miércoles, 2 de julio de 2008

A la antigua 2

Oh, bien, enhorabuena por mi, he encontrado una vieja libreta en un cajón, con garabatos míos, de mi hermana y mi prima, aunque ya las paginas han perdido todo rastro de la cuadrícula y lo escrito, así que ya puedo seguir escribiendo a máquina...

Oh, mal, que pena por mi... ahora mis dedos seguirán sangrando! (exageración, ehh?? :P)


Y es que éstos días estoy hecho un Cristo... en el paseo con Liria y si amiga me llevé una zapatillas nuevas, y decidí ponerme con ellas unos calcetines de esos cortitos que suelo llevar ahora. Y quién me manda a mi ponérmelos, caray!... En los varios kilómetros que hicimos, me raspé totalmente los dos talones con la dura tela de las zapatillas, llegando a andar como si tuviese la cadera atrofiada o algo raro, moviendo cuidadosamente lo pies y soltando de vez en cuando un gritito inesperado de dolor, hasta llegar a casa. Pero, como es lógico, por alguna extraña, nueva y macabra Ley de Murphy, todo el mundo esa noche no paraba de pisarme ahí detrás. Incluso anteayer, el sábado (téngase en cuenta que ésto se escribió el lunes 30), que estuve toda la tarde en la piscina de Marcos con Tony y Marta, sus primos, Ariadna y otros chicos más (La fanática de LCA, y el buenorro mijeño, aunque cada vez hace que me caiga peor... es demasiado hetero!), varias veces me cogieron por los tobillos jugando en el agua, con mi correspondiendo alarido de dolor.

Por cierto, mientras llevaba a Marta en mi moto, hablando mencionó al chico que había visto la mañana anterior, el de Ceuta o Melilla, así que le dije que lo conocía de vista y que lo había visto, preguntándole por él. Enseguida recordé que ya le había insinuado sin querer a ella totalmente mi homosexualidad, así que ella ya lo tenía en mente... y me arrepentí de inmediato de las palabras dichas. Irremediablemente, me preguntó que qué me parecía el chico, que si era guapo y que si me interesaba conocerlo. Entre risas, le dije que no siguiese por ese camino equivocado, que la conocía, y cambié de tema hasta llegar a la urbanización de Marcos.

Ya doy por hecho que lo sabe... y la verdad es que no sé si ello podrá ayudarme, no entiendo muy bien a qué, quizás incluso a encontrar a alguien. Aunque, sincerándome conmigo mismo, en estos precisos instantes me siento muy bien como estoy, aunque irremediablemente eche de menos a cierta personica, pero siento que algún día encontraré a alguien que vivirá conmigo, y con el que seremos felices para siempre. Porque, como escuché anoche en la radio antes de dormirme, "a veces hay que dar un paso atrás y retroceder, para poder avanzar tres pasos más". O algo así era... simple pero me gustó, era una frase cargada de razón.

En fin, dejo de escribir... cada vez hace más calor, tengo el dedo índice negro, y la verdad es que el tiempo invita a pegarse un chapuzón en la piscinita con las amigas de mi hermana (una de ellas gran amiga mía, por ser la hermana de Iñaki, el indiesito xD). Ahora toca ver dónde esconder estos papeles hasta que llegue a casita, sin que lo descubran ni me pregunten sobre lo que escribía tan secretamente.


Otro besazo a todos, queridos, se os echa de menos!!!! ^^

2 comentarios:

* NeMO * dijo...

Carajo, un dia las intromisiones nos ayudan, otro nos confunden; en este caso, bueno que mas da si ya todo se sabe, muchos se preguntan si guardamos secretos a veces y creo que muchisimos tanto asi que somos una cajita con la posiblidad de ser abierta algun día.

bo tare dijo...

Sitio muy molesto el talon.

Pásalo bien

Solo pasaba

Un beso!