miércoles, 30 de diciembre de 2009

Año nuevo



No podré contar
qué ocurrió ayer,
fue hace tanto tiempo
que el sol se ha vuelto a poner.

Embobado, insomne,
acaricio la piedra que encontré.
Todos duermen pero ella,
con el ruido, no la pudo ver.

Con vivos, muertos, brindando juntos
por un año más, un año menos
que dolerse de esta herida y de esta luz.

Ella llegó tarde, no vio a nadie,
fue directa a dormir.
En vez de su piedra
encontró una fiesta en su salón.

Con vivos, muertos, brindando juntos
por un año más, un año menos
que dolerse de esta herida y de esta luz.




Sin duda, uno de los mejores grupos que han existido.

Y sin duda, un año muy, muy intenso.


¡Cómo ha cambiado todo desde que empezó!
¡Y cómo he cambiado yo!



lunes, 28 de diciembre de 2009

Villancico para mi cuñado Fernando - Love of Lesbian.




Uno de los mejores grupos que hay en la escena rock-pop independiente española.

En directo son geniales.



Navidad, Navidad. Triste Navidad. Maldita Navidad Estoy deseando de que termine.


Más problemas de los que podéis imaginar me atosigan, me ahogan, me sumergen en lo más profundo de la miseria. Parecen banalidades las historietas que aquí contaba, mis pequeñas aventuras, mis sufridos martirios no son más que un rasguño teniendo en cuenta lo que estoy pasando ahora.


En nada me puedo apoyar. Vivo en una ciudad extraña, completamente solo. Sin verdaderos amigos con los que contar. Sin ilusión por conocer más. No deseo esta soledad a nadie.

Y vuelvo a mi ciudad, mi querido pueblecito al pie de las montañas, y todo es peor. Es el núcleo de todos los problemas. No me siento en mi casa.

Mis padres se han separado, y mis amigos, aquellos a los que tanto amaba, han preferido apartarme de sus vidas. No tengo con quien salir, no hay regalos para Navidad, ni cena familiar. No hay paz ya en el hogar. Me duermo deseando no despertarme jamás. Pero vuelvo a abrir los ojos ante la dolorosa luz.

Los días son eternos. Éstos tres meses me han parecido tres años. Y a la vez, el tiempo pasa demasiado deprisa. Porque siento que no siento, que no vivo, que no lato. Que la vitalidad, la energía se me escapa.


No me siento yo, y eso es frustrante. No sé qué soy ya. Qué he hecho bien y qué mal. Qué puedo hacer para arreglarlo. Qué se puede arreglar.


No tengo fuerzas. Y el año se acaba. Un año muy largo, demasiado.



Que por una vez, no termina tan mal como empezó. Al contrario que otros años, que siempre me mantenía en la misma miseria.

En este caso, estoy mucho, mucho peor que hace 365 días.


Infinitamente peor.


¿El sufrimiento tiene límites, verdad? Decid que sí.





Ah, y por supuesto, no tengo novio, ni lo tendré en mucho, mucho, mucho tiempo.

martes, 8 de diciembre de 2009

Vuelvo a la luz.

Este vampiro ya no tiene miedo a ser incinerado.


Hasta la próxima.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Sigo vivo.





Sí, todavía respiro.

¿Pero qué queréis que os diga?

Que mi vida es como una banda de Moebius. No hay otra cara, ni cambio ni transformación.

Todo sigue igual... incluso peor.


Pero sí, mantengo estables mis constantes vitales. En última instancia, supongo que no puedo quejarme.



Hasta la próxima.

Gato.

lunes, 20 de julio de 2009

El adiós definitivo.

Me despido.



Adiós.

Me da una pena enorme, pero es así.

Ya se acabó.

Tantos posts, tantas historias, tantas emociones, tantos sentimientos desbordados...

... tantas lágrimas, tantas sonrisas, tantas ilusiones, tantas decepciones...

...todo se acabó. Ya nada volverá a escribirse como antes. Si lo hice bien o no, tan sólo depende de vuestro juicio. Lo que es cierto es que durante un tiempo, mi mayéutica y mi estilo desaparecerán... se perderán, o volverán a renacer, eso no se sabe.

Siento tristeza, por algo que se acaba, pero también alegría, por lo bonito que fue mientras duró. He conocido a mucha gente excepcional.

He hecho grandes amigos, he aprendido mucho de ellos, he sentido envidia, celos, y odio, pero también alegría por el prójimo, satisfacción y confortabilidad rodeado de vosotros. Incluso encontré el amor.

Empecé el blog como un novato, simplemente por probar. Fue uno el que me marcó, un blog cualquiera de un chico cualquiera, que acabó convirtiéndose en emo y cambiando radicalmente su forma de vida. Lamentablemente, su blog desapareció, como su anterior personalidad. Supongo que, cosa que yo no me atrevía ni a sospechar en un principio, eso le está ocurriendo ahora a este blog, casi dos años después de introducirme en el mundo blogger. El dueño cambia, y de repente descubre que no es capaz de seguir escribiendo diariamente.

La verdad, en estos instantes no estoy muy bien. Mi vida está cambiando muchísimo... de tener novio y un futuro en Granada, a encontrarme sin nadie y sin saber aún dónde voy a ir a parar a estudiar. Me siento muy solo, y me da pena que el cambio sea regresivo... no quiero volver a lo mismo.

Pero no os preocupéis por mí. De veras. Siempre he podido salir adelante, lo habéis podido ver. Aunque no tenga vuestras palabras de apoyo, sí puedo continuar soportándome en mis amigos, que por fin, he logrado conseguir.

Os deseo la mejor de las suertes. Os lo merecéis. Habéis sido una parte muy importante en mi vida, y no os olvidaré a ninguno de vosotros.

El magnífico Tiz, sabes que siempre te he admirado y apreciado, para mí eres especial, distinto, único.
Mi andalúz Joac, una de las mejores personas que conozco, te deseo felicidad.
Bo Tare, al que siempre recordaré con cariño, y espero que encuentre el amor y la estabilidad.
El Rey del Recorte, ya desaparecido, que nunca olvidaré, aunque él lo haya hecho conmigo.
El irreverente pero fantástico Jorge, divertido, variable, sorprendente, inestable, hasta que encontró la piedra angular que le faltaba.
Mi Osito, tan cariñoso, tan sabio, tan sincero y tan extrañopaisano.
Y por supuesto, eGeo... que ya dije suficientes palabras de él. Eres lo más importante que he sacado del blog y de todo el tiempo con él.


Sé que han pasado muchísimos más, cientos, por mis páginas, leyendo mis letras, y comentando mis pensamientos. Lo sé, y de ellos no me olvido. Esa lista se debe tan sólo a que ellos fueron los que de verdad me marcaron, a los que nunca olvidaré. De los que siempre guardaré un pedacito en el fondo de mi corazón, ellos son quienes volverán a mi memoria a lo largo de mi vida, como co-protagonistas de esta bonita e interesante etapa.


Todo es efímero, pero no hay que lamentarse por ello. Espero que hayáis disfrutado de mí, ya que he dado lo mejor que podía dar. Yo me he quedado sumamente satisfecho de este viaje.


La canción es de donde saqué la letra que pone subtítulo al blog. Es la última canción que pongo, de veras espero que os guste. Me inspiró el convertirme en un gato.


Pero ya este Diario De Un Gato llegó a su última página. A las 17 horas y un minuto se publicó elPRIMER POST. A las 17 horas y un minuto, se publicó el último. La privatización (con las invitaciones que me pidieron por mail) llegará esta noche, a partir de las 12.


Adiós... Adiós.

Es hora de continuar el camino.



Volveremos a encontrarnos en cualquier recodo de nuestras vidas.




Un besazo a todos, y un sentido abrazo.


Os quiero. Siempre os querré. Punto final.



GdeGato

martes, 14 de julio de 2009

¿Qué más puedo decir?


Pues eso, poco queda ya que añadir. Ya sabéis todo lo que ha pasado, gracias a que eGeo lo ha contado en su blog, lo que me parece genial. Lo que no sé es qué impresión os habréis llevado, si soy yo el malo de la película o no. Sinceramente, no me preocupa, ya que pienso, y supongo que también todo el que sea un poco racional y benevolente, que la culpa no es mía, ni de eGeo, ni de nadie. Esto ha tenido que pasar, el fin ha ocurrido inesperadamente, tan inesperadamente como el comienzo sucedió, sin haberlo buscado en ningún momento.

La pareja más importante, o una de ellas (ya que no quiero darme protagonismo, es inmerecido) de la blogosfera se ha separado. La que más planes y ambiciones tenía, ha acabado sucumbiendo. La que pretendía realizar un proyecto titánico, finalmente desechó sus ideas. Los que habían aguantado toda la tempestad con fuerza, agarrados de la mano, a pesar de habérselas siquiera rozado en muy pocas ocasiones, ahora corrían en direcciones contrarias. Ha pasado muchísimo tiempo, y habéis podido leer todas nuestras historias, ilusiones, anhelos y desesperanzas, y nos habéis apoyado, animado y aconsejado en todo... pero ya, eso acabó. Esto es muy triste, porque significa que hemos fracasado en todo lo que prometíamos, tanto a vosotros, como a nosotros mismos. Eso es lo que más pena me da... que después de 9 meses aguantando, hayamos tenido que desistir. Bueno, haya yo tenido que desistir. Porque no echo la culpa de nadie, pero sí sé que la razón principal reside en mí.

Para bien, o para mal, y a pesar de que eGeo tomó la decisión, fui yo quien lo motivó. No estaba muy contento con la relación, veía que podría estar mejor en otras circunstancias, y, a pesar de que la semana a su lado fue fantástica y me sirvió de mucho, no logró que me quitase de la mente mis temores, cada vez más fundamentados. Temía comprometerme demasiado pronto y que todo fuese mal en Granada. Si ya, por mi parte, veía que no iba del todo bien aquí, no quería imaginar en cómo sería allá. Acabaríamos verdaderamente destrozados, muy desilusionados. Así que de alguna manera empecé a sopesar las distintas posibilidades, y todos los pros y contras de las soluciones. Y bueno, ya véis que decisión decidí tomar... no obviar aquello que me incomodaba, no aguantar el leve sufrimiento que poco a poco aumentaba. Soy feliz con eGeo, sí... pero no soy feliz separado de él. Y esta infelicidad constante, sólo levemente iluminada, ha hecho mella, y nos ha cambiado mucho. Él, necesitando más de la seguridad, la estabilidad y la tranquilidad... y yo, rehuyendo de todo ello. De alguna manera, nos hicimos más incompatibles, en ese sentido. Y esa breve brecha que se abría lentamente acabaría haciendo que todo nuestro embalse se derrumbase ante nosotros. Esa grieta fue producida por la distancia, por esa incomodidad continua... y por ello mismo digo que no fue culpa de ninguno de los dos. En todo caso, nos podrían haber acusado de no haberlo visto antes, o de no haber sido suficientemente fuertes como para dejarnos afectar tanto.

No dudéis que hay amor. Mucho amor, sí, sé que le quiero, y sé que me quiere. Pero ello a veces no es necesario. Trabar un amor, un amor DE VERDAD, es prácticamente irrealizable a la distancia, si eGeo me permite decirlo, pues es lo que pienso. Un amor completo y puro, realmente complejo, tan sólo se consigue con la vida continua, con el día a día y el trato seguido, al poder meterte de lleno en la mente de la otra persona y saber qué piensa, qué siente, o qué quiere. Hace unas semanas dos grandes amigos míos rompieron, y lo que les dije, lo hice más bien pensando en mí y en mi caso, aunque según me confirmaron, no estaba tan equivocado al generalizar. Una relación por teléfono o email es totalmente distinta a una relación física, personal y diaria. Esas dos personas alejadas pasan la mayor parte del tiempo hablando por teléfono, intentando conocerse, hasta que llegan a un límite. Si deciden considerarse novios, es nada más que por las perspectivas que tienen, la idealización de la otra persona que espera cumplirse cuando finalmente, estén juntos. Pero ese finalmente difícilmente llega, pues antes siempre es recomendable haberse conocido en persona. Cuando se encuentran cara a cara, empiezan a vislumbrar si aquello que tanto deseaban era lo que tienen ante sí. Pero este proceso necesita su tiempo, volver a descubrir totalmente a su persona sólo por sus rasgos físicos, y no ya tan psicológicos. Por ello, y contando con que están mucho más cargados en el sentido emocional y sexual y con que se intenta aparentar perfección aunque sea inconscientemente, esos encuentros son insuficientes para apreciar a la otra persona (en todos los aspectos) tanto como se necesita apreciar cuando es un vecino tuyo y tanteáis la posibilidad de salir juntos.

Lo que quiero decir con todo esto, es que 9 meses de relación, en el sentido más completo, no son apenas nada. Siquiera se reducen 3 días juntos y efectivos. Es difícil de creer, y es bien seguro que me equivoque, pero lo veo así. Por esa incertidumbre, a pesar de tantas horas de llamada, puedes tener suerte y que sea la persona perfecta (lo que en una relación normal sería un flechazo certero), o simplemente descubrir que no estáis hechos en realidad el uno para el otro (lo que, también en la pareja clásica, sería una simple relación fallida, pero tan corta, que apenas hace daño, porque no da tiempo a ilusionarse de veras). El problema lo encuentro aquí. En que nosotros en ningún momento hemos sabido nada. Éramos totalmente ciegos, tan sólo confiábamos en nuestra suerte, ya que en realidad no conocíamos suficientemente al otro. Y aun así, nos atrevimos a ilusionarnos. A montar nuestro castillo de nubes e imaginar el futuro que cada uno ideaba por separado en sus respectivas vidas. Y ahora, duele más que nunca, por supuesto, desengañarse. Pero si hubiésemos seguido, nos habríamos visto con un futuro totalmente planificado y montado, que, tal vez, no nos habría gustado ni hecho feliz. Y en ese momento, el desmantelamiento de todo sí que sería verdaderamente doloroso.

Ahora pienso que hemos tomado la decisión más acertada, o al menos, la más sabia. Hemos sabido anticiparnos a algo que yo cada vez veía más probable. Que nos duele, sí, repito que me entristece por haber echado por tierra tantos deseos e ilusiones... pero, yo, así, estoy mejor. Así, aunque no lo tenga como novio, estoy feliz, porque sé que le sigo teniendo, que lo más valioso, su amistad, su presencia etéra, no la he perdido.

Si de verdad amas a una persona, no la amas para tí, habrás de amarla para él mismo. El amor verdadero se alcanza cuando tú te consideras feliz, si y sólo si la otra persona lo es. Cuando amas al prójimo, no has de desearlo, has de desear su felicidad. Es ese amor ya casi religioso tan manido, ese tan caritativo y fraternal... pero yo entiendo que ese es el amor puro. A pesar de que estemos separados, si él es feliz, y yo me alegro de su felicidad, sabré que estoy de verdad amándole. Él, al permitir esta situación, a pesar del dolor y de haber sido contra su voluntad, ha pensado que así yo seré feliz, demostrándome que de verdad me ama. En los otros casos, en los que el que ama sólo quiere a su objeto de deseo para sí mismo, tan sólo lo que busca es incrementar su amor propio. Pero hasta que ese amor propio no te lo sepas proporcionar tú y sólo tú, no podrás sentirlo de verdad por otra persona.



Y ya, dejo de desvariar. He hablado de todo un poco, de mil temas diferentes de los que podéis o no estar de acuerdo, pero pienso que he dicho muchas de las cosas que quería decir. El resto de ellas, ya saldrán cuando se me ocurra cómo escribirlas.

Lo que sí es cierto, como ya había yo anunciado y vosotros habéis temido, es que este blog se muere. Y antes de que agonice dolorosamente, prefiero practicarle el coma inducido. Quiero decir, que lo mantendré, pero como privado. El estado de exclusividad lo impondré dentro de unos días. No invitaré a nadie, solo a un par de personas, más que nada, por vagueza, y porque quiero que sólo las personas que de verdad quieran leerme lo hagan.

Ahora sí, el más grande de los grandes besazos para todos y cada uno de vosotros, que os quiero más que ná en er mundo.


(Creo que tengo mi récord en longitud!!! :P)

PD: Ah... y, no sé si lo he hecho ya alguna vez... pero el que aparece en la fotografía, sí, es el Gato ^^

domingo, 28 de junio de 2009

Au revoir!


Nenes y nenas (aunque solo conozca a dos por estos pagos, merecen ser tenidas en cuenta)... el Gato se va, que sí, que se va!

Es un momento muy importante en mi vida... en menos de 24 horas, estaré en Logroño, el lugar donde, hace 9 meses, me presenté con mi padre y nuestras dos mochilas. Tras esperar muriendo de frío los dos al taxi que no llegaba, y conseguir divisarlo, llegamos al hotel, precioso hotel con preciosos arcos centenarios. Después de ducharme, afeitarme y perfumarme, desayunar un sandwich e intentar ponerme guapo con las pocas ropas que tenía, bajé al hall del hotel.

Salir de allí muerto de frío, la vibración de mi móvil en mi mano, oír su voz emocionada que me guiaba por un callejón, el sudor en las manos a pesar del frío. Divisar una bicicleta extraña, girar a la izquierda... y escucharlo. Escuchar, a viva voz, su grito. Por primera vez, la recepción de las ondas de sus cuerdas vocales en mis tímpanos. Y, también por primera vez, verlo en persona, comprobar su talle, su anchura y altura, sus pelos tan parecidos a los míos, su cara empapada en llanto. Mientras nuestras gafas se chocaban, sus piernas temblaban, y mis brazos acercaban su cuerpo al mío (también he de mencionar que al hacerlo, noté "algo" entre nosotros... ya me entendéis :P).

Todos ellos son recuerdos que jamás olvidaré. Recuerdos que permanecen muy muy latentes en mi memoria y que por siempre permanecerán. Recuerdos que se avivan a cada instante, y que volverán a intensificarse al máximo cuando llegue el momento de ser acompañados por otros. Cuando mañana llegue a Logroño y vea a mi niño en el hotel.

Estoy sin palabras que decir.

Y eso me preocupa. No me preocupa por mí, o por eGeo, no... me preocupa por el blog. Ya es demasiado evidente que la inspiración, la ilusión por escribir, las ganas de mostraros mi mundo han ido desapareciendo poco a poco... y temo seriamente que no vuelvan. Por lo tanto, me parece que es mejor no llenarlo de conservantes ni de drogas para alargar su agonía. Simplemente, lo voy a ir dejando morir en paz, sosegadamente, tranquilo. Tengo razones externas, sí, que os puedo contar, pero en la tranquilidad del msn. Postearé cuando tenga ganas de postear. Por supuesto, no va a ser un final repentino... puede que incluso acabe volviendo. Lo que sí sé es sobre mi capacidad creativa, tan poco explotada en tanto tiempo, que seguiré intentando potenciar y desarrollar, pues es una faceta mía que me gusta mucho, y que pienso que puedo aprovechar muy bien.

Pero aún no ha llegado el momento de la despedida definitiva. Tan sólo del "hasta luego". Del mejor "Hasta luego" que pudiera desear. Porque volveré renovado, volveré yo. Porque en cuanto el tren arrive a Málaga de nuevo, seré de nuevo el Gato feliz y contento, el Gato decidido, el Gato que tiene fuerzas para ser feliz.


¡Un besazo a todos!!

PD: Esta foto se utilizó hace casi 9 meses ^^

viernes, 26 de junio de 2009

¡¡Me voy!!!


Señoras y señores, este Gato.... SE VA!

Hace 9 meses estaba contando con igual emoción algo parecido, algo exactamente igual. En unos días, voy a ver a mi NOVIO, al que no veo desde hace MUCHO, MUCHO TIEMPO, y con el que solo pude estar 10 HORAS de mi vida. Y me voy, nada más y nada menos, que 5 DÍAS, en los que viviré en LOGROÑO a SU LADO.

Y sí, cada vez más, me piedo considerar FELIZ.

Sin duda, es un acontecimiento muy importante en este blog... dentro de tres días, el propietario se reunirá con su amado. Estoy de los nervios, no os imagináis cuánto!

Bien es cierto que poco podéis imaginarlo, si apenas lo he plasmado... pero la razón de ello es que este verano, especialmente, el tiempo vuela más rápido que nunca, por lo que quiero aprovecharlo al máximo. Salgo todas las tardes con mis amigos, y vuelvo por la noche, veo películas con Sarita y Sally y también, como esta mañana, me fui junto con Paco, Lírika y mi profesora de literatura de 1º de Bach a dar una vuelta por Torremolinos. Sin duda, experiencias especiales que, lamentablemente para vosotros, me quitan muchísimo tiempo para estar aquí escribiéndoos. Han pasado cosas, muchas cosas... pero ya he de dejar de contar todo lo que vivo o debería vivir, y empezar a vivir de verdad todo lo que cuento o debería contar.

En nada de tiempo, seré totalmente feliz. Qué ganas tengo, por Dios!

(Y no hace falta mencionar que voy a dejar a eGeo más seco que el esparto...)

¡¡Un besazo a todos!! ^^

sábado, 20 de junio de 2009

I want to break free

Well, I'm really free now!.






Pues sí, señoras y señores, soy LIBRE. Llevaba deseando mucho tiempo poder decir que NO He de ir a clase más, que NO he de levantarme temprano, que NO he de aguantar monólogos exasperantes del profesor de historia, que NO he de ver siempre a las mismas caretas aburridas, que NO he de soportar las insistencias de mi madre porque estudie, que NO he de estudiar más. Adiós matemáticas, filosofía, lengua, historia, francés, inglés, física, dibujo técnico, estadística. Adiós a todos, nunca os volveré a ver. Aunque eche de menos la voz cansina, pero siempre interesante, de nuestro filósofo, la poesía de la de lengua, o los caramelos de dibujo técnico.

Este jueves, junto con muchos otros andaluces y españoles, terminé mi último examen de la vida adolescente, firmé en la casilla mi nombre y puse las malditas pegatinitas. Sobre cómo me fueron... sinceramente, no quiero hablar. No sé muy bien qué resultados tendré, y sinceramente, tengo miedo. Pero no me importa, no quiero pensar en ello, lo que venga, vendrá. Ahora hay que disfrutar...

... porque en una semana y dos días estaré con mi niño!

Así es... ya habréis visto en su blog que el día 29 desapareceré de la faz fuengiroleña y haré acto de presencia en aquel lugar tan alejado de mi mano, para pasar cinco días que habrán de ser PERFECTOS, MARAVILLOSOS, INCREÍBLES y, sobre todo, FELICES. Luego vendrá lo que tenga que venir, la verdad es que no quiero pensar en lo que pase después. Tan solo me preocupa el presente, y el futuro más cercano.

Hoy mismo, mientras nos zampábamos un poco de lasaña mi hermana y yo, solos pues nuestros padres estaban de bautizo, le he confesado a ella que estoy enamorado... y que mi amor está en La Rioja. Le dije que me iba a visitar a esa persona... y le pareció genial. No pareció muy sorprendida, aunque sí me gustó muchísimo su reacción. Estaba como ilusionada, más al contarle que llevaba 9 meses saliendo con alguien. Lo curioso es que, como suponía, no se le puso sexo a esa persona, y quedó así en neutro, aunque sabíamos a lo que nos referíamos. Me preguntó incluso que qué habían dicho los padres, y le conté que mi padre lo llevaba perfectamente, como ya sabéis, pero que en cambio mi madre no. Lo comprendió, y dijo que a ella le pasó lo mismo cuando empezó a salir con su novio, mucho mayor que ella (unos 8 años de diferencia, y ella tiene 15!). Mi madre ahora, como hizo con mi hermana, no me habla apenas... está como enfadada, enfurruñada, cabreada por lo que voy a hacer. Entiendo en parte que esté muy saturada por sus problemas... (follones de película que tiene en la familia de su padre, mi abuelo, que nos pueden arruinar...), pero no entiendo por qué, después de tanto tiempo, sigue sin aceptarlo del todo, o atreverse a llevarlo con normalidad. Espero que se le pase pronto... aunque presiento que esta sensación de estar peleado con madre sin saber por qué va a durar mucho.

--------

Al fin, estoy libre. Libre para hacer lo que quiera. Este verano daré clases de acordeón, me apuntaré en la autoescuela e iré al gimnasio. Puede que este lunes empiece, quién sabe. Ciertamente, ganas no tengo, pero hay que hacerlo. Tengo que perder todos los kilos que he ganado sentado aquí estudiando. Lo que sí va a ser verdad es que NO me voy a pasar tantas horas, ni mucho menos, sentado aquí como el verano anterior. Este es el segundo verano del blog, y sin duda será completamente diferente al anterior. Me temo que será peor para él, porque postearé muchísimo menos... pero ello significa que su autor está mejor que nunca, teniendo en cuenta que sus escritos son fruto, casi totalmente, de su aburrimiento y de sus oscuros pensamientos cuando vienen las nubes. Este sí, va a ser el mejor verano. Tengo amigos, tengo libertad, tengo, por supuesto, novio (a pesar de todo), y por primera vez me voy teniendo a mí mismo.

Lo estoy consiguiendo, casi. Este verano será mi verano. Llega the summer of the cat.


¡¡Un besazo a todos, y os deseo LO MEJOR!! ^^


domingo, 7 de junio de 2009

Fuengirola con ritmo propio



Como dicen en la descripción del vídeo... "Desde luego, los políticos ya no saben lo que hacer para atraer votos (o alejarlos)".

Ole, la mejor publicidad para nuestra ciudad, eh?

Si es que... ¿cómo no estar orgullosos de nuestra querida alcaldesa y de nuestro respetado pueblo, al que pertenece ni más ni menos que Darth Vader?

Espero que os riáis tanto como yo.

¡Un besazo a todos!

PD: creo que ya lo había puesto antes...

¡Ya me gradué!


Hiro Nakamura cuando consigue detener el tiempo y transportarse en el espacio, llegando a Nueva York, con su gracioso grito "Ya-ta!". Ésta es la versión en cómic, aunque no me convence demasiado, no he encontrado nada mejor. Como símbolo de júbilo por haber conseguido aquello por lo que luchaba.


A las 6 y media ya estaba con el traje listo dirigiéndome en coche a nuestro teatro municipal. Allí, nervios, algún que otro ensayo, más nervios, y algunas fotos. Nada más llegar, no reconocí a nadie... ¡Todos estaban tan cambiados! Hay personas que cambian radicalmente cuando se les pone un traje... otras que están igual, pues siempre van bien vestidas... y, ciertamente, otras a las que les queda mejor una camiseta de publicidad de la ferretería de tu tío que un vestido. A las 7 y media ya habían llegado los padres, apagado las luces, temblado las piernas y mordido las uñas de cada uno.

El evento duró unas 4 horas, cosa que parece muy larga para una simple graduación... pero si duró tanto fue por la cantidad de cosas que se hicieron. Se dividió la ceremonia en cuatro partes, y en cada una, presentada por dos alumnos diferentes, se entregó la orla a un curso, se hicieron varios espectáculos y algunos profesores hablaron. De la entrega, yo fui el primero de 2º de Bachiller, por lo que estaba muy nervioso... menos mal que antes ya salieron los del nocturno, y tenía alguna idea de cómo debía ser. La orla me la dió mi profesora de dibujo, y le devolví un abrazo... persona amable, buena, toda una madraza, mientras que la banda (sí, a los alumnos se les ocurrió esa una americanada... unas bandas rojas con el logotipo del instituto, la verdad es que estaba gracioso), la banda me la dió mi tutora, a la que le dí dos besos, más fríos, pues no soporto a esa mujer. ¡Me ha puesto un 9!

Hubo actuaciones de todo tipo: Ariadna (compañera de clase) tocó el piano, otro chico hizo un "concierto" (la cagó como nadie) de guitarra, dos chicas cantaron, por separado (horteridades enormes), y una pareja hizo una coreografía. En la pareja, el chico era ese tan Miguel Ángel, alguien que ya quedó olvidado, un compañero de mi hermana, chico muy muy guapo que es un gran bailarín (ganador de premios a nivel nacional) y que nos impresionó a todos. Ya hace un tiempo me dijeron que era gay... y hoy ya me lo confirmaron. Durante todo el espectáculo, Lola, con quien estaba sentado, no paró de decirme que ligara con él... y yo de reírme por su insistencia.

El director, nuestro querido director, bueno en su cargo pero pésimo como profesor de francés, nos deleitó con un divertido discurso plagado de humor y jovialidad, al contrario que los demás directores que en otras graduaciones han sumido al público en el más dulce sopor. El profesor de matemáticas, secretario del instituto, también hizo lo suyo con unas emotivas palabras al final del acontecimiento, aunque el que sí que emocionó fue el esperado discurso de otro profesor de matemáticas, que a pesar de ser de ciencias, las palabras se le dan perfectamente. Nos leyó varios folios cargados de sentimiento, que no caían en la ñoñería ni la sensiblería rosa, pero sí hacía encogerte el alma con sus metáforas precisas y los adjetivos acertados. O, al menos, eso me produjo a mí. Por último, decir que nuestra alcaldesa, famosa en Fuengirola por muchas cosas, más exactamente por su vídeo, que como no os lo debéis de perder os pondré ahora, nos dió otro discursito en el que no se dejó de percibir su aspecto político. Querida por algunos y detestada por otros, hizo claramente campaña, dándose a sí misma la enhorabuena por ser la que promovió la construcción del teatro, y desprestigiando a los que le llamaban de elitista, pues la oposición pensaban que ella iba a cobrar por el uso del recinto municipal. Craso error decirlo... teniendo en cuenta que nuestro instituto ya tenía reservado el espacio hace muchos meses, y se descubrió semanas antes que el día previsto, el 30 de Mayo, el teatro sería ocupado por un grupo de ballet que, lógicamente, con dinero había comprado nuestro puesto. Aun así, nuestro director, tan humilde siempre, no paró de deshacerse en alago hacia su señoría.

También en cada parte, se visualizaba un vídeo, de unos 15 minutos de duración cada uno, perfectamente realizado, con música muy apropiada (¡los Beach Boys, incluso Freddie Mercury!). También muy emotivo, nos gustó mucho. Se lo curraron muchísimo, con efectos en las imágenes y retoques muy buenos, aparte de fuertes toques de humor.

Hacia el término de nuestra "función", recibimos una gran sorpresa. En la disertación del secretario, acabó derivándose (nunca mejor dicho, siendo profesor de matemáticas) hacia el tema del esfuerzo de los alumnos y a su recompensa, saltando de ahí a las matrículas de honor. De repente, comenzó a nombrar a personas, para que subieran a recoger su título que certificaba tener uno de los 11 mejores expedientes . Éstas fueron Julián (con un 9'72), Aida (un 9'11) y Lola, con también más del nueve. Yo ya me lo esperaba, así que el sexto o séptimo nombre correspondió al mío, y me levanté hacia a recogerlo al escenario. El secretario me estrechó la mano fuertemente, le susurré un "gracias, ha sido todo un honor", el director me dió el título y nos dijimos algunas palabras, y le dí dos besos a las dos concejalas (creo recordar) que habían subido. Las dos me dijeron que tenía pinta de intelectual, nos reímos, y les dije que no había engañado, si había conseguido la matrícula. Sinceramente, la considero inmerecida, pues he sacado un 8'89 de media, y no me parece suficiente para tener la matrícula... pero es un favor que el instituto nos hace. Me explico: ellos pueden entregar matrícula de honor a el 5% de los matriculados en Bachiller, y, aunque deben de tener más de un 9, dejan de lado esa norma, y la entregan a los que tengan más nota... a ellos no les cuesta nada, y ayudan así a los que más se lo merecen. Ese fue uno de los momentos más importantes de la noche, pues mientras subía al estrado y recibía un aplauso del público, me sentí bien conmigo mismo, satisfecho por lo que había conseguido. Ví entonces recompensado todo el sufrimiento, todas las horas malas, todas las noches preocupado, todas las lágrimas. Estaba feliz, pues, a pesar de haber perdido muchas cosas, estaba ganando con ese papelito firmado todo un futuro prometedor.

Otro de los grandes momentos fue cuando subimos todos al escenario a hacernos fotos. Ya las lágrimas comenzaron a aflorar en todos. Los chicos de apariencia más fuerte, lloraban sin consolación, y las chicas se preocupaban de la separación a la par que de su pésimo aspecto porque se les corría el rímel. Yo tan sólo me emocioné de veras, que se me empañaron los ojos, cuando volví a saludar efusivamente al profesor de matemáticas, agradeciéndole por todo lo que había hecho por nosotros. Fuí buscando a todas esas personas que durante 6 años han amargado y alegrado mi vida, y agradeciéndole a cada uno todo por ser como son. Muchos lloraban, otros me daban las gracias a mí, dí abrazos a todos los que pude y besos a las que se dejaron. Fue un momento muy bonito, sinceramente. La mayoría me dieron la enhorabuena, y yo les contesté que sin ellos no habría sido posible. Me gustan muchos de mis profesores. Son personas, y además, de las buenas.

Hasta aquí, el acto oficial... luego llegó la cena, y la celebración... no tan celebrada por mí.

(continuará, tranquilos)

¡¡Un besazo a todos!!



sábado, 6 de junio de 2009

Hoy me gradúo




Parece increíble, pero sí, es cierto.

Esta tarde me gradúo, recibiré mi título de bachiller, y dejaré a tras, definitivamente y sin posibilidad de retroceso, 6 años de mi vida. Una tercera parte de lo que llevo viviendo la he pasado asistiendo a esas clases, con los mismos profesores y entre los mismos compañeros. Pero esta etapa se acaba, y empieza una nueva, unos nuevos 6 años que comienzan al final del verano, sobre los que no hay nada escrito (aunque bien sepáis que ya intentamos hacer nuestras trazas ^^), y que no sé cómo acabarán. Lo que sí es seguro es que acabarán como acaban ahora: felices, y con la profunda marca de las experiencias ganadas, que siempre son buenas.

Hoy me gradúo, y aún no me lo creo. Sinceramente, no me hace mucha ilusión la ceremonia, ni la cena, ni salir con mis amigos, eso es lo que menos me gustará. Sé que será como un baile de máscaras, en el que sonreiré a todos, a pesar de que deteste estar entre ellos. No puedo soportarlo, acabo siendo muy selectivo, demasiado. Entre muy pocas personas de mi entorno escolar me siento realmente cómodo. Así que me sentiré más en un carnaval veneciano que en mi graduación. Pero lo importante es el hecho, el significado.

Aun así, hoy estoy muerto de sueño. Y es que me he levantado a las 7 de la mañana, para estar a las 9 en Málaga y hacer un examen oral de inglés, para conseguir el First Certificate de inglés por la universidad de Cambridge!. Ha sido muy fácil, aunque se notaban las secuelas del madrugón forzoso, por lo que la rapidez mental no fue nuestro fuerte. Anoche, además, estuvimos cenando con mi profesora de inglés de la academia y con sus otros alumnos, todos mayores que nosotros... pero aún así, era patente el nivel superior que tenemos nosotros. Antes de ello, habíamos ido a buscarle unos regalos, y nos hicimos con una pulsera de plata y una graciosa postal en la que aparecía un camarero sexy sin camiseta... pero que al rasgar con una moneda, acababa desapareciendo, y se le veía casi todo (bastante bueno estaba, la verdad, lo malo que era algo feillo). Le encantó, y le emocionó. Se disculpó y fue al baño, notamos que había estado llorando de la emoción cuando volvió y nos hicimos fotos.

Ella es Cristine, una de las personas más fantásticas que he conocido en estos 18 años. Es una londinense muy avispada, independiente, lista y divertida, con un desparpajo y un afán por viajar que la ha llevado a recorrerse Australia, Thailandia y media Europa con su mochila al hombro, cuando tan sólo tenía 20 años de edad y unos ahorros mínimos. Ya se ha establecido en España, cosa que no le viene bien, según dice, pues ha engordado muchísimo y, lo peor de todo... no moja desde hace siglos, lo que ella lleva muy mal, anunciándolo siempre en tono de broma. Es una persona maravillosa, y como profesora, mucho más: no manda deberes, no te regaña por nada, ¡es la profesora de inglés perfecta, pues hasta te enseña a decir palabrotas en inglés!. Todo ello que hace no está permitido en la academia para la que trabaja, pero aún así lo hace, ya que nosotros estamos en los últimos cursos, los más relajados, donde ya lo importante es la expresividad y la velocidad al hablar, junto con el vocabulario. Por ello, ella habla muy rápido, como si dialogase con un compatriota, con un vocabulario complicado (bueh, realmente, con un vocabulario "real", el coloquial, no el que emplean los profesores de idiomas en las escuelas públicas de España, que no tiene ni aditivos, ni expresiones, ni nada, y todo está minimizado), y nosotros intentamos seguirle. La echaré de menos, muchísimo. Han sido los dos mejores años de mi vida, respecto a la educación de inglés se refiere, pues lo he pasado genial en sus clases.

Bueh, dejando de lado este tema que a nadie interesa, pero del que me ha gustado hablar, voy a despedirme. Tengo aún que ducharme y cambiarme, ponerme mi traje gris casi negro y mi camisa morada, dirigirme al recinto a las 6 y media, para que una hora después de comienzo el evento. Dato interesante: seré el primero de todos los que se gradúen, "gracias" a mi apellido.

Intentaré no caerme, ni hacer nada raro mientras esté en el escenario. Me reprimiré las ganas de gritar al borde de las escaleras "¡Al fin, os pierdo de vistaa a todos!".

¡¡Un besazo a todos!!

lunes, 1 de junio de 2009

¡Notición, notición!

Pues eso, que tengo algo que contaros.
Algo muy importante.

(Dadle al play.)




Un acontecimiento único, merecedor de ser anunciado a bombo y platillo en este nuestro blog. Y ha de recibir el honor de ser el medio de difusión, porque él ha sido partícipe de algo que vosotros habéis visto crecer cada día. El amor que compartimos eGeo y yo.

Hace tiempo que eGeo dice en su blog que quizás vaya yo a verlo este verano, si se da la casualidad. Bien es verdad que a mí me habría encantado afirmarlo, pero no tenía nada seguro, tan sólo nuestra ilusión y nuestras ganas. Yo decía que podríamos encontrarnos, pero que no sabía, pues no le había dicho nada a mi padre, y desconocíamos si me dejarían. Sinceramente, veía algo improbable que, a pesar de haber cumplido los 18 años ya, me dejasen irme solo a ver a alguien que no conocen.

Aun sí, mi querido novio institía en que le contase a mi padre algo, y yo me veía incapaz de ello, al carecer de una... digamos, coartada, pretexto, o al menos tema del que ser derivase la cuestión. Pero a pesar de no saber cómo empezar, le prometí que este fin de semana que acabamos de dejar se lo diría. Porque nos fuimos a mi otra casa en Torre del Mar, pensaba que encontraría la ocasión exacta para hablar con él tranquilamente, pero ni aún así lo conseguí, siempre algo trastocaba mis intentos.

(Al margen de todo ello, decir que he pasado un fin de semana genial. Por primera vez en mucho tiempo, he visto la tele y he leído durante gran parte de la tarde sin ningún remordimiento, me he entretenido con tonterías sabiendo que tenía el derecho a hacerlo, me he acostado tarde pero sin que la razón sea el deber, y me he levantado más tarde aún simplemente porque quería. Es digno de mencionar, por lo que por mi interés respecta, que me he bañado por primera vez este año en la piscina comunitaria. Tras leer un rato "Los renglones torcidos de Dios", altamente recomendable, me dí un chapuzón cuando ya el sol no calentaba y el día llegaba a su fin, a pesar del frío, y pasé un espléndido momento hablando con mi niño, tumbado en el borde de la piscina con los pies rozando el agua. También debo decir que he estado tocando el acordeón varias horas, y he empezado a aprender la canción de Yann Tiersen que arriba tenéis... y espero que estéis escuchando, jiji. Este verano me apuntaré a clases de acordeón por la tarde en la casa de la cultura, espero que se me dé bien. La pena, que es un instrumento que tiene un volumen muy alto, y puede llegar a molestar... pero ya encontraré el momento de practicar tranquilamente. Y ya, cierro paréntesis y prosigo con la buena nueva.)

Al fin, al llegar ya a Fuengirola el domingo por la noche, me logré hacer con un momento de paz. Hube de esperar a la noche profunda, cuando las chicas se acostaron y me quedé con mi padre en el salón viendo la tele. Entonces, con la mayor naturalidad del mundo (simulada), le expuse que este verano me gustaría hacer el viaje... y, con una sonrisa algo tímida, abrazando mis rodillas en el sofá mientras él fumaba desde el sillón, le insinué que, de paso, podría ir a ver a eGeo. Entonces muy tranquilo me dijo que claro, que era lógico y que lo esperaba. Que por supuesto podría ir a verlo este verano, pues él ya lo había pensado antes. Es más, le había dicho a mi madre el día anterior que él pensaba regalarme un viaje para mí, unos cuantos días solo, a donde yo quisiese... lógicamente, mi destino preferido sería con mi novio.

Estuvimos entonces, yo más relajado y exultante, empezamos a organizar cómo lo haríamos, cuándo y cuánto tiempo. Supuso que yo iría al terminar selectividad, y que me tiraría allí una semana o 10 días, lo que me pilló por sorpresa. Yo pensaba quedarme como mucho tres o cuatro días, y ahora creo que eso acabaré haciendo, por varios factores que ya se hablarán. Y cuando dijo que podría ir al final del mes presente... supe que eGeo se alegraría enormemente, como así sucedió.

Seguimos hablando un poco más del tema, y le expuse lo que yo tenía planeado. Ir primero a Madrid en autobús, pasar allí el día con Milú, mi amiga madrileña (a la que, por cierto, esta misma mañana le he confesado que soy gay y que tengo novio... ante lo que no ha mostrado ninguna sorpresa, aunque sí gratitud por habérselo contado, y de ello hemos hablado un rato... sinceramente, no me ha costado mucho decírselo, no sé. Tengo más seguridad en mí mismo.), para luego, por la noche, ir a algún concierto o a la ópera, cosa que me encantaría. Dormiría en la capital y al día siguiente saldría en tren en dirección a Logroño, donde pasaría los mejores días de mi vida al lado de mi novio. También se habló de si iría acompañado de alguna amiga, y de eso ya se hablará. No me importa que alguien me acompañe, la verdad, pienso que estaría muy bien... pero como es lógico, en cuanto esté en Logroño, no tendré ojos más que para cierta personita.

Por último, se tocó un tema muy interesante. Me propuso hacerme una tarjeta de crédito con una cuenta mía, aunque mi madre también tendría acceso a ella, más que nada por seguridad. Por mí, me parece perfecto, porque tendré más independencia, y no habría de ir cargando el dinero a todos lados. Esta semana ya tramitaremos todo, y tendré mi tarjeta de crédito.


Otro tema importante... mi madre. Le pregunté también que qué pensaba ella sobre todo. Dice que no lo sabe bien, pues han hablado muy poco del tema. Por lo visto, hace tiempo estuvieron dialogando sobre ello, y acabaron casi discutiendo... pero no por culpa mía, como me aseguró mi padre, sino por sus diferentes formas de ser. Son muy muy distintos, totalmente antagónicos, pero aún así, o quizás por debido a ello, se llevan muy bien. Mi madre aún está asimilando lo mío, y mis planes de futuro. He de tener paciencia, lo sé. Al menos, como me prometió mi padre, contaré siempre con el apoyo de los dos, tan solo hay que dejar el tiempo correr.


¡Qué bien, ya es cada vez más seguro que a final de mes esté con mi novio! Realmente, nos lo merecemos...

¡¡Un besazo a todos!!


¡¡Y ya soy cada vez más feliz!! ^^

jueves, 28 de mayo de 2009

Te quiero.


Que bueno, que bueno - Jarabe de Palo con Jorge Drexler.

Te quiero
aunque ahora no viene a cuento
aunque no te lo demuestro
te quiero.
Te quiero
aunque pareza que me olvide
aunque creas que no es cierto
eso es lo que siento.

Me gusta
pensar que me gustas
saber que te quiero
qué bueno, qué bueno.
Me gusta
ser el dueño de tus celos
despertarme y darme cuenta
de lo mucho que te quiero.

Quererte
quererte no es bastante
quererte es no entenderte
y que te siga queriendo.
Quererte
quererte es acordarme
quererte es merecerte
más de lo que te merezco.

Me gusta
pensar que me gustas
saber que te quiero
qué bueno, qué bueno.
Me gusta
ser el dueño de tus celos
despertarme y darme cuenta
de lo mucho que te quiero.

Te tengo, te pierdo
te agarro, te suelto.
Te vas y te espero
te busco, te encuentro.

Te acercas, me alejo
te escucho, te cuento
te compro, te vendo
te odio, te quiero.

Te dejas, me dejo
me besas, te muerdo.
Te lamo, te huelo,
qué bueno, qué bueno.
Te pido, te ofrezco
(te amo, te miento)
te abrazo, te aprieto
me duermo, te sueño
qué bueno, qué bueno.

Te quiero
y lo que más echo de menos
es que no te quiera más
de lo mucho que te quiero.
Te echo de menos
tu retrato en la pared
una cartita en el correo
para decirte que te quiero.

Qué bueno, qué bueno...


Es todo tan triste... de veras, espero poder decírselo en persona. NUNCA tengáis una relación a distancia, si no sois suficientemente FUERTES.

Espero que te guste, mi vida.

¡¡Y yo, mañana tengo el último examen de matemáticas!!

También, he llegado hoy a los 20.000 visitantes... bravo por mí (¿?), que lo he conseguido (¡¡¿¿??!!), a pesar de postar tan poco durante estos tiempos!

Muchas gracias a todos, sin vosotros no habría sido posible ^^

¡¡Un besazo a todos!!

Te quiero...

sábado, 23 de mayo de 2009

El fin del comienzo.

(Aviso: pónganse cómodos, hagan sus necesidades, coman algo antes de empezar... porque es laaargoooo!)


Hoy he pasado las últimas 6 horas oficiales lectivas. Me he despedido definitivamente de las clases, de los profesores, de mis compañeros, a pesar de que los veré la semana que viene en algún que otro exámen que nos queda por realizar, y en varias clases que aún hemos de dar.

He paseado con mi cámara de fotos por todo el recinto. Observando, cegándome la vista por el intenso calor de hoy. El sol salió tan pletórico como nunca: quizás sea una forma de despedirse, de demostrarnos lo bonito que puede ser el instituto, o tal vez fuese una premonición de nuestra vida futura. Me he acercado sin miedo a la parte del instituto que nunca visito, a los campos de fútbol, aquella zona donde años ha pasaba todos los recreos. Estuve haciendo un concienzudo repaso mental de todos los cursos.

En el primer año, yo era un chico tímido. Pequeño, inexperto, pero muy razonador. Pensaba en todo, intentaba analizar cada detalle de cada persona, pretendía entender el complejo intríngulis que, como ya podía apreciar, era la vida. Vagueaba por el recreo solo, como todos los primerizos, acercándome o bien a los que ya conocía de otros años, pero seguían siendo simples conocidos, o bien a los que poco a poco iba conociendo más en el nuevo panorama. Pero amigos, amigos, ahora me doy cuenta que no tenía. Me juntaba mucho con alguna chica, de esas que siempre han estado en tu vida, que saben todo de tí y a la que le cuentas todo... pero que no hay algo especial, algo que os una de verdad... compartíamos todos los secretos por puro aburrimiento y costumbre. Ese año conocí a Marcos, y a otro chico que se unió a mí en cada recreo durante varios años.

En el segundo curso, ese tal chico, Dani, seguía pegado a mí, me perseguía. Y tan sólo era porque él parecía muy raro, algo friky y geek, y yo era el único que le hacía caso. No llegó a ser un gran amigo, ni tampoco le conté nada de mi vida, digamos, oculta (la gay), aunque sí le contaba de las chicas que en ese momento me gustaban. Ese año caí en una clase totalmente solo, con mayoría de repetidores de otros años, que no se interesaban más que por los problemas. Me enamoré, o eso creía, de una chica inteligente, guapa, sencilla pero interesante... o, repito, eso creía, pues ahora veo lo simple, llana y poco atrayente (en todo sentido) que es. Era un amor platónico, por el que me autofustigaba, escribía poemas desesperados, le mandaba notitas con cualquier excusa para llamar la atención, le miraba y sonreía... y era correspondido... pero no de igual manera. Como ya no me era de extrañar, a pesar de mi ingenua ilusión, pasó de mí. Pero sobreviví, conseguí meterme en mi burbuja durante todo el curso, aislarme más aún, y pasar el curso.

En ese año de 2º de ESO, me marqué mis retos. Quería ser un chico inteligente, educado, interesante, muy culto, y, cómo no, guapo. Empecé a leer muchísimo, me tragaba los libros a pares. Comencé también una terapia para que el maldito acné me desapareciese, y empecé a dejarme el pelo largo. Estos primeros cambios físicos se dieron en el tercer año de mi estadía en el instituto. Ahí conocí a Kitty y a Lea, dos chicas que me acompañarían en el siguiente curso. Conocí también a Julián, quien puede ser mi futuro compañero de piso, aunque en ese momento no se me habría pasado por la cabeza tener una relación tan buena como la que mantengo ahora con él. Empezaron los de siempre a joder más que nunca, y aparecieron los primeros insultos homófobos. En ese momento, yo no le había dicho a nadie mis dudas sexuales, tan sólo a una chica tímida y alternativa que también sentía lo que yo. 

El 4º curso fue decisivo. Ya nos sentíamos casi los reyes del instituto, pero por ello mismo, las responsabilidades aumentaban. Estar en el último año de ESO no era moco de pavo. Ética, física, biología, aquella aterradora profesora de Matemáticas (que luego se convertiría en una de las personas más entrañables que jamás conocí), todo nos daba miedo, nos imponía. Y yo, personalmente, había empezado de culo. Ya sabéis la historia, paso de contarla.


Pero hoy, al pasear de nuevo por esos pasillos, he recordado cada uno de esos instantes. En aquel lugar es donde Adán me intentó besar y me pidió salir con él, en aquel otro le veía sentarse y hablar con sus amigas, por aquella zona del aparcamiento me sentaba yo, escuchando las peroratas de mi amigo el friki sobre la chica que supuestamente me gustaba, mientras mi mente volaba lejos y se llevaba a otro de la mano. En aquellos baños de puertas metálicas destrozadas y ventanas arrancadas, había derramado miles de lágrimas. Sobre las libretas que los niños llevaban de un lado para otro, había yo descargado mi furia, y también las había acabado empapando. Había abrazado con todo mi cuerpo a Kitty y a Lea... pero por mucho que mojase sus hombros y apretase mis brazos, no las sentía, era frío, todo era frío. Total apariencia. Puro teatro.


Volví a pasear esta mañana solitario por entre los demás niños. Sin acercarme a nadie, sin atraer ninguna mirada, pasando desapercibido, silencioso y transparente como había aprendido. Volví a fijarme en los más míseros y pequeños detalles, en las miradas de una chica a un chico, en la pobreza de otro en el vestir, en los toques maestros de pelota que hacían tres futbolistas, de la pluma poco discreta de un tercero y en dos chicas que, disimuladamente, se daban la mano. El amor, la diversión, el juego, fluía por todas partes. Y me llenaban. Pero me entristecían

Me entristecía por mí. Era una especie de nostalgia, de deseo antiguo, de sentimiento caducado, un rememorar exacto, una melancolía por lo que ya no está. Lo pasé mal, muy mal, allí. Fui desgraciado, estuve solo, me trataron mal, y me sentí como una mierda. Pero allí pasó, el lugar continúa en su sitio, no tiene la culpa. Tan solo es un espectador que no elige la obra que ante sí ha de representarse. Estaba triste porque, de todos esos momentos, ninguno resplandecía por luz propia: era incapaz de recordar las cosas buenas. Me esforzaba, y no podía. Siempre, en cada instante durante estos seis años, una nube negra se ha cernido sobre mi cabeza, oscureciendo mi alrededor. Por ello me entristezco aún.

Y me entristecía también por ellos, aquellos niños. Con sus vidas tan ajenas a la mía, pero que sentía casi propias. Con historias totalmente desconocidas para mí, sí, pero que yo antes había experimentado. Quisiera poder ponerles en su corazón aquello que llevo yo ahora, para que comprendiesen muchas cosas, y sintiesen menor ese miedo y peso. Me gustaría poder protegerlos, avisarles, ponerles en antecedentes de lo que puede pasarles si hacen esto o aquello. Pero es imposible, no se puede salvar a nadie. Ellos han de salvarse a sí mismos. Esto aún no he llegado a aprenderlo del todo yo, a ponerlo en práctica, tan solo sé la teoría... pero es un tema del que hablaré en otro momento.


Hoy he fotografiado por última vez a mi clase. Y como veis arriba, así ha quedado tras la última hora de filosofía de mi vida. Esto es un adiós definitivo a algo que siempre será y quedará en mí.

Quizás como alegoría de la superación, como deseo por llegar a más, con la intención de demostrarme que podría con todo, subí la silla a aquella mesa.

(Y aún se me quedan mil cosas en el tintero que decir...)

¡Un besazo a todos!

jueves, 21 de mayo de 2009

Solo pienso en tí - Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán.


Me pongo a pintarte y no lo consigo 
después de estudiarte lentamente termino pensando 
que faltan sobre mi paleta colores intensos 
que reflejen tu rara belleza 

No puedo captar tu sonrisa 
plasmar tu mirada 
porque poco a poco 

Solo pienso en tí 
solo pienso en ti 
solo pienso en ti 
solo pienso en ti. 

Tu sigues viniendo y sigues posando 
con mucha paciencia 
porque siempre mi lienzo está en blanco 

Las horas se pasan volando 
dispongo el trabajo adelantado para tu retrato 

Sospecho que no tienes prisa 
y que te complace ver que poco a poco 

Solo pienso en ti 
Solo pienso en ti 
Solo pienso en ti 
Solo pienso en ti 

Sospecho que no tienes prisa 
y que te complace ver que poco a poco 
solo pienso en ti......


Sin duda, influencia directa de mi padre, gran aficionado a los cantautores.

¡Y seguiremos hasta terminar!

miércoles, 20 de mayo de 2009

Berceuse al espejo dormido.


Duerme.
No temas la mirada
errante.
Duerme.

Ni la mariposa,
ni la palabra,
ni el rayo furtivo
de la cerradura
te herirán.
Duerme.

Como mi corazón,
así tú,
espejo mío.
Jardín donde el amor
me espera.

Duérmete sin cuidado,
pero despierta,
cuando se muera el último
beso de mis labios.


Federico García Lorca

Sigo siguiendo hacia adelante, estudiando sin levantar la cabeza, y aguantando la respiración hasta poder ver el sol de nuevo.

¡Qué ganas de ser libre!
Un besazo a todos.

viernes, 15 de mayo de 2009

El eterno retorno a lo nuevo.


Anoche apenas dormí unas cuatro horas: me acosté a la 1 y media y me levanté a las 6. Es la primera vez en mi vida que estudio hasta tan tarde, y tanto, pues estuve toda la santa tarde liado. También es verdad que es un poco suicida dejarse toda la filosofía de Nietzsche y la de Marx para el último día... pero qué le voy a hacer, soy así. Intento luchar contra ello, pero como mucho, logro hacerme un resumen varios días antes. Es en el momento crítico cuando ya veo los cuernos al toro en el que empiezo a estudiar de verdad.

El examen, bueh, ni fú ni fá, lo hice normal, aunque el profesor se excedió con la dificultad... era mucho contenido lo que había que plasmar, y poco definido teníamos el qué había que poner en cada cuestión. Pero hecho, está, y solo eso es lo importante. En general, me ha gustado mucho Nietzsche, había leído ya algo de él, ya lo comprendo bastante... algún día seguiré indagando y profundizando en su filosofía, que, como le expuse al profesor como crítica personal, es admirable. 

En el recreo, he ido a por mi cámara a casa, y me he lanzado a hacer fotos a los de la clase. Dibujo y matemáticas pasaron como un suspiro, con alguna que otra fotografía furtiva al profesor. Dibujo técnico cada vez me gusta más, lo comprendo perfectamente... estoy empezando a apreciarlo de verdad, a descubrir la magia que, aunque no lo parezca, guarda. Ahora sí, en Arquitectura el año que viene, me voy a matar a dibujar rectitas como el que más...

A última hora nuestra "querida" "profesora" de "inglés" (no la soporto, no es una profesora, sino la cerdita Peggie -clavadita- y hace como que habla inglés) nos ha traído a su cuñado, para que nos dé una charla. Podéis cuestionaros que qué tiene ese hombre de especial como para que atengamos espectantes a sus palabras... pues bien, se trata ni más ni menos que de Jaime Ordóñez... ¿Que quién es Jaime Ordóñez?... Pues aquel señorito calvo que recitaba textos kilométricos y con terminología incomprensible en "Aquí no hay quien viva"... para el extranjero, o el que no sepa quién es, aquí tenéis un videíto:





Pero el hombre lo que ha hecho no ha sido hablar rápido... no. Ha hablado sobre su vida como actor, y lo que ha aprendido de ella, queriendo que nosotros lo apliquemos a la nuestra. Ha estado bastante interesante, la verdad, tocando muchos temas de los que quiero hablar próximamente.

Me queda nada más que una semana de clase. Me parece increíble. Segundo de Bachillerato se va. Se esfuman seis años de secundaria. Toda una etapa de mi vida va acabar en tan solo una semana. ¿Estaré preparado para ello, para el cambio?

Supongo que sí, pues el hombre siempre está experimentando, a cada momento, un instante repetido, pero aun así, totalmente nuevo.

¡Un besazo a todos!

jueves, 7 de mayo de 2009

La historia de nunca acabar... ¡acabó!


Sí, al fin. Hoy, a la 1 y pocos minutos, mi mano crispada debaja a un lado el bolígrafo que veloz había escrito las últimas ininteligibles palabras. Firmaba rápidamente en la parte superior del folio y se lo entregaba al profesor que estaba por salir del aula.

Entonces, aún con las piernas temblando (cuando estoy muy muy nervioso, un temblor me sacude las piernas, no lo puedo entender, pero es así... preguntadle a eGeo, el las sintió), me dirigí a mi asiento, cogí el bolígrafo, lo metí en el estuche... y respiré tranquilo.

Hoy he hecho un examen de Historia sobre Franco y su régimen. El último examen de historia... ¡¡De mi vida!!. Qué alegría me dio... ahora veo que poco a poco las cosas van pasando, que todo llega, y que siempre experimentaremos aquello que antaño ansiábamos desesperados. Que vamos avanzando poco a poco, y que todo lo conseguiremos... El presente llega a ser pasado, y deja su lugar al futuro, es algo muy importante que jamás hemos de olvidar.

Al margen del día de hoy, contar un poco sobre mi cumpleaños. Fue, como todos mis cumpleaños, triste. Triste porque quizás lo hice yo así, triste porque fue muy aburrido, triste porque recordé todas las mil cosas del cumpleaños anterior. Odio comparar, pero es inevitable. Todos comparan, con la única pretensión de ver que lo que tienen es mejor que lo que tienen otros, o que lo que tenían antes, cuyo único sentido es el regocijo y la satisfacción propia. Fue un cumpleaños aburrido porque hice algo que hace tiempo que no hacía, paradójicamente: fui a visitar a mis familiares a Sevilla, a comer con mi abuelo y mis tíos de pueblo. Me encanta verlos, claro que sí... pero no en el día de mi cumpleaños, en el que lo único que quería era estar con mis amigos. Por supuesto, no me regalaron nada, un "felicidades" y otro "¿para cuándo esa novia?".

Estaba triste, no podía negarlo, y se notaba. Al volver al atardecer, me fui a duchar, tratando infructuosamente que con el agua corriesen también todos los recuerdos y malos rollos que me habían acompañado. Cuando salí, una pequeña alegría: dos cajitas envueltas papel de regalo sobre mi cama. Se trataba de un SingStar de la PS2 y de la nueva Nintendo DSi. No estaba nada mal, contando con que no había pedido nada... pero no me sorprendió, sabía que me regalarían eso. Y precisamente, para mí, lo más importante de un regalo es el factor sorpresa... pero bueno, se agradeció. La verdad es que la DSi no está del nada mal, tiene muchas cositas, como la cámara y la edición de las imágenes, o la grabación de sonidos, y por supuesto su gran pantalla.

Pero lo mejor del día fue al salir por la noche un poquito. Estuve con Lírika y con Martin. Pasaron ciertas cosas, pero tan solo es merecedor de mencionar lo emotivo que fue todo. De empezar un día horrible, acabó siendo uno de los más felices de mi vida. Fue mi peor cumpleaños, pero también la vez que cumplí años siendo más dichoso. Ahora soy feliz, porque sé que tengo amigos. Y tan solo me faltaba eso.

Por el momento, solo es necesario esperar.


¡¡Y seguir estudiando!!


¡¡Muchos besos a todos!!

martes, 28 de abril de 2009

El blog se muere.


Tan solo 9 posts en el mes de Abril. Podría alegar que he estado muy ocupado, que tengo que estudiar y que apenas tengo tiempo siquiera para respirar, pero todo serían mentiras como castillos. La realidad es que sí he tenido tiempo, pero no ganas. El blog había ido perdiendo mi interes cada vez más, cosa mala, muy mala.

No quiero que muera. Es algo que yo he creado, un rinconcito en la web hecho por mí con estas manitas, y que no merece desaparecer porque sí. No desaparecerá, tranquilos. Quizás sí se merezca un descanso. Quizás esté yo cansado de escribir y me aburra. Quizás necesite ideas nuevas, un nuevo aire, nuevas experiencias.

Pero es que mi vida sigue igual que siempre, va bien. Estudiar un poco por las tardes, hablar todos los días con mi niño, salir los fines de semana, agobiarme en clase... nada cambia. Tal vez algún finde diferente con mis amigos, con los que sí voy trabando cada vez mayor amistad. Pero nada nuevo que contar. Mis reflexiones ya son escasas, no hay tiempo para ellas, y cuando surgen, estoy tan alejado del ordenador que no las escribo. Puede ser que mis dedos estén cansados de teclear todos los días. No lo sé, pero el blog se muere.

Aun así, que nadie se preocupe. El blog sobrevivirá, como que me llamo Gato Con Converse. En verano volveré poco a poco a cogerle el gustillo, a descubrir tantos aspectos que antes me maravillaban de escribir diariamente. Volveré a exponer mis pensamientos, a contar mis historietas, a hacer largas descripciones, a hablar del futuro... prometo que volveré a entreteneros. Haré todo lo posible porque así sea, este blog se lo merece, vosotros os lo merecéis.

Mil disculpas. Los exámenes me quitan las ganas de todo, mi novio lo puede comprobar. Menos mal que queda menos de un mes. ¡Más me vale sacar una buena media!


¡Un besazo a todos!

jueves, 23 de abril de 2009

Rescatando: La salsa de la vida.

Os pongo un texto que escribí hace algún tiempo, en uno de mis bajones. Estaba por ahí guardado, hoy lo he rescatado y he considerado oportuno mostrároslo. Espero que os guste. Lamentablemente, no he vuelto a escribir nada más de este tipo... ¿quizás debería volver a intentarlo?



La salsa de la vida.





Hoy he ido a cenar, y he encontrado un paisaje desolador. Esta noche cada uno se prepara su comida, cada uno puede elegir. Bien, es el momento de dar rienda suelta a mi creatividad culinaria. Pero al coger el bote de ketchup... me percaté de algo desagradable, horrible, que no había podido ver antes, ciego ante mis ojos, que podría cambiar el transcurso de toda una vida.

No podía ser verdad, no.

No había ketchup.

Ni una gotita rojiza y pegajosa, nada. Apretaba con fruición, sacudía el envase, y con él temblaba mi mundo, pero nada iba a conseguir. Se acabó, ya está. Habían venido otros a usurpar mi oro sangriento. Me lo habían arrebatado de las manos, esa preciada salsa que da un sabor especial a cada instante. Otros la disfrutan, todos lo hacen, menos yo, que continúo apático con mi bote vacío entre las manos, mirando el infinito de mi pasado.

Y ya es tarde, demasiado tarde. Hoy está todo cerrado, hasta la argentina de la tienda de 24 horas estará en su casa, o viendo la tele, o durmiendo, o comiéndose una de sus barras de pan tan ricas que tiene siempre. Acompañándola de su ración correspondiente de ketchup, cómo no. Pero ya es tarde, demasiado tarde. Podría decir que mañana será lunes y que podré ir a comprar ketchup a cualquier establecimiento, pues lo hay por todos lados, y de todas las marcas. Curiosamente, de las buenas, las Heinz no las he podido tener nunca. Tan solo en esporádicos momentos, muy lejanos ya, demasiado. El sabor no permanece, siempre es variable. En realidad, nunca he probado el ketchup de verdad. El que proviene directamente de los tomates. Jamás he sabido cuál es su sabor. Eso me hace sentir insignificante.

Al igual que se puede decir que será lunes, también puedo decir que no lo será. No es seguro. Quizás el inicio de la semana del ketchup no llegue nunca. Quizás la hayan derogado. Quizás malvados señores vestidos de paisano hayan raptado al lunes que debería tener. O que en España se de una ola de compras obsesivas y mi querido acompañamiento haya desaparecido de los estantes. Nada es seguro.

Tan sólo es seguro que, en estos instantes, no queda nada de ketchup en mi botellín de plástico.

¿Volveré a sentir ese sabor tan característico en mis labios?

¿Llegaré a probar el tomate primigenio?


Nadie me lo dirá. Tan solo el camino que me marque del tiempo.



Mientras, tendré que conformarme con la sosa mayonesa para condimentar mis cenas.



¡Un besazo a todos!

martes, 21 de abril de 2009

Salah - Vídeo obligatorio.

Debéis ver este vídeo. El tipo este es maravilloso. No sé si lo conocéis ya, yo lo he visto algunas veces en El Hormiguero. Espero que os guste. No os perdáis el baile del segundo vídeo, continuación del primero. ¡Es un genio del street-dance!











Y ahora, a seguir con Estadística e Inglés. Espero que estéis todos bien.


¡Un besazo a todos!

lunes, 20 de abril de 2009

Finde de avances.


Escrito el domingo a las 11 y pico de la noche.


Escribo rápidamente. Tan solo serán notas. Mi novio querido estará esperándome para hablar. Pero es que tengo ganas de escribir, y pienso hacerlo. Adiós tuenti, adiós msn, aunque la música -Vetusta Morla- se quedará, tengo que concentrarme para escribir.

Este fin de semana he estado en Córdoba, en casa de mis abuelos, como tantos otros findes. En esta ocasión, hemos coincidido con un primo de mi padre, su esposa y su pequeña hija. El primo de mi padre es policía, no sé bien en qué rango está, tan solo que pretende ascender a Sargento; su mujer es profesora de seguridad laboral; su hija es una niña, y tiene 4 años. Lo importante: viven en Granada. Por ello, el tema central de la mayoría de las conversaciones surgidas en estos dos días han sido Granada, y por extensión, mi futura vida allí.

Me han informado de mucho. La Facultad de Arquitectura está remodelándose, y ahora se encuentra en otro lugar, aunque cercano, en una zona muy buena en la que no hay problemas con la gente, según me dijo el primo de mi padre, que ahora se dedica al tema de la droga. Lo mejor para moverse por Granada es utilizar la moto, así que la mía me vendrá de perlas y el coche no será tan urgente. Hay muchísimos eventos culturales, según me dijo la profesora, mujer muy dicharachera y divertida (y cocinera, que nos hizo un cuscús riquísimo), y es un lugar perfecto para fotografiar.

El domingo por la tarde fuimos a dar un paseo por un parque cercano. Entonces aproveché para hablar con mi padre sobre otra buena noticia que surgió el viernes. Lola me preguntó que si queríamos vivir con ella y su novio Julián en Granada, ya que también van allá, estudiarán Arquitectura, y buscan compartir piso... por supuesto, e inmediatamente, acepté. Se lo conté a mi padre y le parece perfecto. Entonces, él mismo me preguntó que cómo estaba eGeo. Le estuve contando cómo le iba, y se interesó por saber qué es lo que haría cuando estuviese en Granada. Bien, eso es un punto positivo, pues ya ha asumido que vamos a hacer todo lo posible por que nuestros planes se hagan realidad, y no lo ve como una quimera, fantasía de unos niñatos, lo que al principio parecía que pensaba. Le dije que haría Bachillerato, lo más seguro a distancia, pero que estudiaría y que trabajaría a la vez, en lo que fuera, pues la ayuda económica por su parte debía ser tenida en cuenta. Mi padre, como repitió, nos ayudaría en lo que pudiera. 

-Cambio de música. Dos canciones de Facto Delafé, dejo de escribir y llamo a mi novio, lo prometo-

Habló de un tema espinoso. Piensa que eGeo debería contarle a su madre nuestro plan, aunque fuese levemente. Dice que como madre, debería entender lo que quiere él, y que tendría que apoyarle y ayudarle económicamente, pues es su hijo. Mi padre no se quieren meter, claro, es eGeo el que ha de hacerlo todo con su madre. Volveré a hablar con mi novio sobre el tema, ya se verá lo que se hace. Como dice mi padre, si se lo cuenta a su madre, o una de dos, o ella ayuda y él se viene, o él se viene de todas formas, aunque sin la ayuda de su madre. Si se organiza todo bien, él no tiene nada que perder, y mucho que ganar para los dos.

Esto ha sido todo. En estos dos días he estado otra vez mudo, pero no por ello me he deprimido. He pensado mucho, he observado, he aprendido... y he jugado. Una vez más, mi prima pequeña, y ahora la hija del sobrino de mis abuelos, han conseguido que me olvide de todo y que corra tras ellas haciendo el payaso y poniendo caras raras. No me gustan los niños, los veo molestos, malolientes y cagones. Pero cuando te dicen "pimo" para que corras detrás de ellos, entonces me conmuevo. Y medito... ¿seré padre yo alguna vez?.

¡Un besazo a todos!

domingo, 19 de abril de 2009

Se acabó lo que se daba - Heraklion, y los Juegos

La cubierta durante la primera noche...

Los días pasaban. Ya llevábamos más de la mitad del viaje en el barco, y se notaba. Estábamos un poco tristones, no nos podíamos creer todavía dónde estábamos, dónde habíamos estado y dónde estaríamos después. Quedaban tan lejos aquellos padres, aquellos exámenes, aquella rutina... que no queríamos volver, tan solo que el ritmo de museos, caminatas, pero discoteca, comida a mansalva y descanso domincal continuase indeterminadamente.

El sexto día en el extranjero fue en el que más se hicieron patentes las huellas del cansancio. Estábamos muertos. Como decimos, era el día zombie. Tocó ir a la capital de Creta, Heraklion, ciudad que no tiene nada en especial, salvo que se encuentra cercana a los yacimientos de Cnosos, muy conocidos (al menos en Creta). La verdad es que estaban muy bien, eran interesantes... de no ser porque un tal Evans restauró los hallazgos a su manera, según él pensaba en el momento que hubieran sido, destrozando así lo poco que había e incapacitando posteriores investigaciones... aunque poniéndolo bonito, eso sí. Pero ese día, como decía, no estábamos en correctas condiciones para ver el pedazo de templo (o lo que quedaba, reformado, de él), estábamos derrotados, dormidos, con ojeras... menos yo, que jamás se me han notado. Todos con gafas de sol, ese día fue el que menos fotos saqué. El profesor acabó cabreándose, claro, porque a él le hacía ilusión, siendo profesor de Historia del Arte, pero su entusiasmo ese día no nos lo pudo transmitir. Lo siento, pero ese día no. Vimos Cnosos, volvimos en bus a Heraklion, y subimos corriendo al crucero.

Allí, después de dormir la siesta unas cuatro horas, salimos a dar vueltas por el navío. Era como una ciudad en miniatura, donde podías vagar a tus anchas. En ese momento, nuestra creatividad explotó. Más exactamente, la creatividad de Paco. No se le ocurrió otra cosa para pasar el tiempo jugando a cosas que se inventaba, como abrir las puertas con las tarjetas, pero con la boca, o jugar al ascensor. Teníamos que ponernos de rodillas en el rellano del primer piso, meternos en el ascensor que parase primero, tocar con la boca el último botón, de la planta 10, y continuar de rodillas aunque todo el mundo parase el elevador y se montasen. Era el juego del ridículo. Nadie nos conocía allí, no nos podrían decir nada, tan solo reírse, quizás mirarnos extrañados. Algunos guardaban silencio, otros se miraban, otros preguntaban por lo bajo que si estaba rezando a la Meca, incluso otro le preguntó muy afectado que si necesitaba ayuda para levantarse. Por supuesto, ese ritual lo repetimos Marcos, Azul y yo muchas veces (yo menos... ya que me empezaban a doler las rodillas). Por supuesto, eso no lo repetiremos jamás... por eso, quizás, nos atrevimos a hacerlo. Hacer cosas absurdas y sin sentido, era lo interesante. Como la noche en la que Paco y yo nos presentamos en la discoteca... con nuestros pijamas y nuestras zapatillas de andar por casa, las mías robadas a una niña. Este local estaba situado en el mejor sitio del barco, en la popa, desde la que se veía todo, con una redonda pista de baile, muchos sillones y una barra libre con varios camareros constantemente acosados. La gente no bebía mucho, la verdad, eran todos muy responsables. Yo tan solo probé un mojito y me tomé un chupito diminuto de tequila con limón y sal, que no me gustó. Había buena música, aunque algo repetitiva, al menos pudimos pedirle las canciones que queríamos escuchar, como Marisol; lo que no pusieron era la música de Interestatal 5555, película animada que estaban proyectando en una pantalla continuamente, basada en las canciones del grupo francés Daft Punk. Cuando empezamos a bailar tecno con nuestras ropas de noche, la gente nos miró raro... pero mucha otra dijo que con seguridad debíamos estar más cómodos así. Otra anécdota fue el enlace matrimonial de Marcos y Azul, quienes habían decidido un año atrás que se "casarían" cierto día de abril, así que fijaron la fecha en la noche de gala. De manera que organizamos la boda en el mejor sitio que podríamos... ¡el ascensor principal!. Yo al vídeo, otro chico con la cámara de fotos, Paco con su alzacuellos, otra chica con los anillos, bien trajeados nos dispusimos a casarlos. Hasta la cancioncilla nupcial tarareada constantemente, incluso un "¡Que vivan los novios!" final al que se unieron las personas que en ese momento se montaron en el ascensor. Cómo no, cuando se entregaron los anillos, lo hicieron en el salón delante de todos... y poniéndoselos con la boca directamente en los dedos. Fue una vivencia muy buena, lo pasé muy muy bien. Qué pena que esas cosas no se vuelvan a repetir...

Con ellos tres, Paco, Marcos y Azul, pasé la mayor parte del tiempo. Recuerdo: Paco, chico "interesante", compartimos muchos gustos, solemos discutir de filosofía y muchos otros temas; Marcos, compañero de clase desde primero de ESO, aunque tan solo eso; Azul, chica también interesante, le encanta La Casa Azul (de ahí su sobrenombre), de extrema belleza, cuya madre es fotógrafa y me pasa libros del tema para aprender. Practicando esos extraños juegos, hablando en los camarotes, jugando al Trivial o al Intelect, paseando, hablando, y sobre todo, riendo. ..Lo mejor del viaje sin duda fue estar con ellos, más exactamente, con Paco. Descubrí a una persona nueva allí, que me encantó. En varias ocasiones mantuvimos conversaciones muy interesantes de temas profundos, que no esperé encontrar allí. Fue una experiencia muy enriquecedora en ese sentido, el encontrar una persona en mi clase con la que disfrutar las cosas. 

Y tras la penúltima noche a bordo, una de las que más duró, nos fuimos a dormir, para levantarnos en Atenas, durante el séptimo día de nuestra travesía.


(Continuará... y acabará... algún día xD)