martes, 30 de septiembre de 2008

Bienvenido a Vodafone


Siii!!

Hace más de dos semanas lo decidí con mis padres, y vía internet lo tramitamos todo: me iba a pasar a Vodafone y conseguir éste bonito móvil. Han pasado muchos días, y veía que no llegaba... hasta que hoy lo vi encima de mi cama. ¡Al fin! Me lo he llevado al salón, he abierto la caja, y ya empezaba a encenderlo... pero mis padres me pararon. Antes tenía que comer, luego me podría entretener con el móvil todo el tiempo que quisiera... He comido, pensando en mis cosas, cuando he recibido un mensaje a mi antiguo móvil, mi malogrado Sony Ericsson K610i. El mensaje era de Vodafone, informándome que la portabilidad tendrá lugar el día 2... osea, que durante varios días, tendré el móvil, pero no la tarjeta activada. No pasa nada, así tengo tiempo para despedirme del Ericsson que me ha acompañado tanto tiempo...

Me he cambiado a Vodafone sólo por una cosa. Bueno, dos. La primera era por cambiar de móvil, el mío estaba que daba pena. Y la segunda... si, intento convencerme de lo contrario, pero es la realidad. Por eGeo. Porque quiero hablar mucho con él, aunque ya lo hacemos bastante. Y la factura ya era demasiado cara... sin duda ahora descenderá, menos mal. La excusa que tengo con mis padres, a parte de que es por él, pues ya saben que tengo un buen amigo en Logroño, es que todas mis amigas son de Vodafone, y fíjate tu, qué coincidencia, que eso es verdad, así que mejor que mejor.

De manera que al finalizar la semana, seré Vodafone... podré llamarle sin temer la factura, pues el contrato que tengo es ése de 60x1 a todos... osea, pagas un minuto, y hablas 60, para toda la vida, de 6 de la tarde a 8 de la mañana, creo, y los fines de semana completos. ¡Gracias, Vodafone, eres lo mejor!! (Y ahora toca esperar el cheque de la empresa por darles publicidad...)

El día de hoy es perfecto. En clase muy bien, casi todo el rato con Lola, hablando de nuestras cosas, de su Julián y de mi eGeo. Julián también se nos unió un rato, y me estuvo preguntando cosas de mi, sobre la sexualidad y tal... la verdad es que me gusta mucho hablar con ellos... son gente muy abierta, Lola ya tiene asegurado que es bisexual, y Julián no tiene ningún problema con eso. Me he dado cuenta de que el mijeño... no es que me guste, pues no es así... pero me atrae muchísimo, y eso no me había pasado con casi ningún chico de mi clase. Cada vez me parece más guapo, y entran ganas de abrazarle... aunque sé que en el fondo, quiero abrazarle a él por no poder abrazar a eGeo... y resulta que no puedo abrazar a ninguno de ellos. ¡¡Pero la frustación se irá dentro de tres días, siiii!!!!  Ayyy... ¡¡con qué ganas te voy a coger, eGeíto!!

Bueno, me despido... esta tarde voy a salir con Sophía, a dar una vuelta y comprar ciertas cosinas. Eso de cosinas, lo decía el gay alemán que había hace dos años en mi instituto... Álvaro, le llamé. Hace mucho que no sé de él, algún día chatearemos. Seguirá tan hipócrita y narcisista que siempre, pero se le coge cariño.

Y es que hoy, tengo ganas de querer a alguien. 


¡¡¡¡¡¡¡SOY casi FELIZ!!!!!!!


¡¡¡Un besazo a todos, que os quiero yo tanto a cada uno de vosotros!!!

lunes, 29 de septiembre de 2008

Mesenlleando


Mil disculpas. (También por la palabra inventada)

Hoy solo he escrito el cachito que me faltaba de lo de ayer. No he contado ni lo que pasó el finde, no muy interesante, pero digno de mención. Resumen rápido: estuve en la montaña con Sarita, nos llovió, anduvimos por un bosque maravilloso encantado entre la niebla, nos mojamos, estornudé pero ya estoy bueno, hice fotos, pero pocas buenas. Ya está.

Hoy no he hecho nada. Con nada, quiero decir eso, nada. En clase, no he atendido, imposible. No paraba de pensar en eGeo... que si eGeo en los diagramas de sectores en Estadísticas, ¿cuánta fuerza en sentido opuesto debería emplear yo para vencer la atracción hacia eGeo? en Física, cómo hacer una función inversa de eGeo durante Matemáticas, los prefijos y sufijosde su nombre para Lengua, y dibujando rectilíneos corazones entrelazados en la clase de Dibujo. No he parado de pensar, pero tampoco de hablar de él. Lola ya sabe toda la historia, al igual que Kitty, y he intentado contárselo a Lea, pero cada vez está más inaccesible. Vale, puede ser porque ya no me siento con ella, y que la causa de mi rechazo en los recreos sea porque está siempre con su ogro... digoo, novio... pero es que ella tampoco hace nada por evitarlo. Es muy muy orgullosa. No quiero perderla... pero me da igual, ahora sólo pienso en eGeo. ¡eGeo, eGeo, eGeo, cuánto te quiero, eGeo! ¿Se me nota? Pues no me imagináis en persona, emocionándome cuando leo en su blog mi nombre y lo que me dedica, saltando de alegría en mi cuarto cuando me doy cuenta de dónde estoy, y de dónde voy a estar en 4 días.

No me enrollo más, he de cenar.

Esta tarde he ido al gimnasio, y he estado hablando con el novio de Chris (al que he de buscarle nombre), con Lara y con el treinteañero. El primero ha sido el más interesante... con Lara no hablé mucho, con el treinteañero... bueno, cuando me propuso el trío, ya se tuvo que ir. Que pena, con lo interesante que se ponía la cosa (es ironía, aunque lo del trío lo dijo, supongo que en plan coña). Pero con el novio de Chris... he hablado muchísimo durante toda la tarde, y veo que es muuuucho más interesante que el mismo Chris, con el que estaba más emocionado yo. Me ha dicho que le gustan mis fotos, y que le parezco un chico muy mono. No le he creído, por supuesto. Tampoco le he dicho que él también lo es, no sé por qué. Hemos hablado de música, le he enseñado varios grupos (le doy las gracias al Rey del Recorte, que permanece exiliado, por descubrirme a Camille) y dice que soy muy interesante pues tengo algo de conocimiento sobre todas las cosas. El caso es que ya me voy, sin haber podido escribir apenas. Ahora, en el intermedio de Física o Química, termino el post. He estado ocupado, ya ves, hablando con él Mañana prometo escribir más, aunque saldré con mi Sophía a comprar cierta cosita, luego iré a inglés... pero intentaré sacar tiempo de debajo de las piedras. Aunque no sé bien qué contar... diré lo ansioso que estoy de ver a eGeo, claro está. Diez veces lo he nombrado ya en este post. Ya no lo digo más.

Un besazo a todos, otro más grande para mi amor. Y perdonadme, odio escribir todo tan rápido y tan mal.

PD: Foto del bosque "encantado".

El Gato en el grupo gay


Como dije el viernes pasado, había quedado con Sally y Sarita, dispuesto a juntarme con Lara, Chris y los otros chicos en una plaza. Lo que no dije el viernes pasado es que antes de escribir, fui a pelarme, me tocó una peluquera distinta, y me peló demasiado para mi gusto. Pero no pasa nada, lo podré soportar, el pelo me crece muy muy rápido. Volviendo al tema... esa tarde no tenía ni idea de lo que iba a pasar, solo que seguramente se me pasaría el tiempo demasiado rápido: a las 9 de la noche tenía que estar en casa, y sobre las 6 y media salí en busca de los demás.

Al final, ellas llegaban tarde, de manera que, tras las insistencias de Lara y del chico treinteñero vía msn, me acerqué temeroso a ver quién andaba por allí. Vi en los jardines un grupo enorme (buah, unas 15 personas) de gente, y dos manos levantadas saludándome. Mientras yo me acercaba por la otra punta, dos chicas vinieron corriendo hacia mí. La primera, Marta, que andaba por allí saludando a los otros y me vio, me dió dos besos, y se fue. La segunda... Lara, que vino lanzada a darme un enorme abrazo. ¡No imagináis, como no lo habría imaginado yo antes, qué bien me sentó ese abrazo, cuán reconfortado me hallé pegado a su gran y cálido cuerpo! Me llevó hasta los demás, y me los fue presentando uno a uno. Una pareja lesbiana... un gay muy gay y guapísimo, con el pelo igualito que eGeo... el rubito mono de siempre... un tocayo mío, SUPER GUAPO y simpático (con mi suerte, hetero).... una chica que nunca habló... un chico más pequeñito, muy mono y tierno... algunos otros más... y el novio de Chris. El mismo Chris, no apareció hasta el final.

El cielo estaba cubierto de nubes, hacía algo de fresquillo, pero nos daba igual, estuvimos sentados en el húmedo césped, reunidos en círculo, con las mochilas, bolsas y mariconeras en el centro, hablando todos con todos y haciendo el tonto. Yo, bueno... yo no, el payaso no lo hice, pero sí intenté hablar. Al principio no... me senté al lado de Lara, muy simpática ella y habladora conmigo, intentando integrarme en los demás. Pero vi que no hacía falta esforzarse... mi tocayo bromeó conmigo mucho sobre la coincidencia de nombres, y yo le hice reir también, el rubito me prestó atención por una vez en su vida, dejó de pasar de mi y me preguntó por mi vida, lo mismo hizo el novio de Chris. Creo que hablé con todos y cada uno de los presentes, aunque no fuesen precisamente brillantes conversaciones, contacto... emm... contacto oral hubo. Pero aunque no fuese el centro de atención ni el alma de la fiesta, me sentí muy bien: parecía que era parte del grupo, se me escuchaba y yo me prestaba a oir a los demás. Estaba cómodo, mucho, me sentía en mi lugar. Nunca había sentido eso con personas recién conocidas... pero allí fue así. 

Sobre las 7 y algo aparecieron Sally y Sarita, les presentaron a todos, y se sentaron con nosotros. Estuve un rato hablando con ellas, hasta que Sally sacó de su mochila tipo Doraemon sus mazas, bolas, palillos chinos, y demás material circense, y empezó a hacer malabares. Lo intenté con los palillos chinos, pero ni manera. Con las pelotas de tenis sí me fue mejor, si practico, lograré dominarlo, pero lo dejé cuando vino mi tocayo, me las pidió, y nos maravilló a todos con sus artes... ejem... malabariles (se ve que hoy no ando fino para encontrar el léxico adecuado...). Mientras Sally seguía enseñándole a Sarita a usar los palillos chinos, vi a lo lejos a Sophía Lauren, así que a su encuentro fui. Estuve con ella charlando un rato, terminando con planes de vernos próximamente (¡¡Un besazo para Sophía si me lee!! ^^). Volví, y estuve más con mi nuevo grupito gay. Hablé con Lara, con Sarita, con todos... y entonces apareció el treinteañero, que se retrasó mucho. Saludó a todos, y yo me alejé un poco: él y yo entendimos por qué.

Como dije la otra vez, en la anterior ocasión, la primera en que nos vimos, él pretendió acercarse y darme dos besos... pero ante mi mirada, se cortó y me ofreció su mano. Pues bien, este viernes nos alejamos un poco, miré alrederor, comprobé que nadie nos veía, dije "¿y qué importa?", y me dio los dos besos. Todo ésto fue así tan extraño porque me prometió que me los daría cuando nos viésemos, pero claro, sin que mis chicas nos viesen. ¡Y qué bonito fue para mi, qué novedoso y excitante, el acariciar otra faz de un chico gay, con su piel gay, y esos pelitos gays que me hacían tantas cosquillitas gays!. Día para recordar: mi primer beso en la cara con otro gay, aunque tuviese treinta años y fuese a escondidas. Ayyy, pero ya aviso... ¡¡¡le voy a desgastar a eGeo la cara de tantos besos que le voy a dar!!!

Sigo contando... Después del beso, estuvimos un rato hablando los cuatro: Sally, Sarita, el treinteañero y yo. Ya la noche anunciaba su llegada, haciendo bajar el mercurio del termómetro, y enfriando mi cuerpo. Tenía frío, pues con una camiseta de manga corta ya era insuficiente abrico, así que Sarita me puso encima una chaquetita de punto pequeñita, que poco logró impedir la llegada del resfriado y del dolor de garganta. Pero, sorprendentemente (más sorprendente para mi que el beso en la mejilla del treinteañero!!!), el novio de Chris, que andaba cerca, me vió con esa chaquetilla, me escuchó, y me dió rápidamente el pañuelo que tenía guardado en su bolso. Un palestino morado, ya sabéis, eso que tanto se han puesto de moda. ¡¡El novio de Chris, me prestó atención, y me dio su palestino, incluso él mismo me lo puso!!. Ahora su breve descripción: es alto, muy delgado, vestía con pantalones anchos, converse a los pies y palestino al cuello, tiene gafas, una cara bonita, y un pelo larguito, parecido al que tenía yo antes (de pelarme, que tendré proximamente). Era guapo, la verdad, y me gustaba cómo se comportaba: ni muy gay, ni totalmente hetero... se le notaba algo de pluma, pero eso nunca viene mal. Vale, lo confieso, me gusta un poco que alguien tenga pluma... aunque sólo me gusta si es natural: quiero decir, que si alguien no tiene porque no tiene, bien, pero que no sea porque se reprima. Eso es lo que odio. ¡¡Fuera represión!!

El caso es que me lo dio, y a partir de entonces pude sentir mi garganta caliente... ¡¡Gracias, chico amable!! Al rato vino el propio Chris, y me vio con el pañuelo, pero no dijo nada, simplemente lo miró. Se sentó junto a su novio, y se estuvieron besando un rato y hablando de sus cosas, mientras yo lo hacía con el treinteañero (hablar, ojo, de besarle nada). Otra anecdotita... después de aparecer él, otras dos chicas vinieron llamando a Chris, pero se acercaron directamente a mi... de nuevo, volveron a confundirme con él... ¡y es que él también se había pelado (con peinado algo distinto al mío, pero también con el pelo más corto)! Con él, esta vez hablé muy poco... apenas unas palabritas, un estrechamiento de manos, y me tuve que ir. Ya eran las 9, y tanto Sarita como yo debíamos partir: ambos nos íbamos a nuestros respectivos pueblos, que son muy cercanos. Le entregué su palestina al novio de Chris, el que me dio un tierno apretón de manos y me dijo que conseguiría mi msn, para hablar por él. Me despedí de los demás, y me fui a mi casa acompañado por Sally y el treinteañero. Sally se fue, y el treinteañero se quedó unos minutitos, solo para decirme que le había encantado que yo estuviese allí, demostrándome que no había tenido nada de qué temer, me dió dos besos nuevamente, y se largó. Subí corriendo a mi casa, una pequeña bronca sin importancia de mis padres, y de viaje a my second home.


Aquí acabó lo interesante del día. Luego lo típico... cena en familia, jugar a la PS2, y excitación con los chicos de "Todos a 100", leer, y dormir. Y apenas pude hablar con eGeo, ya que me quedé sin batería... pero sí lo hice durante un ratito con Kojie, que se acordó de mi. ¡Un beso desde aquí para los dos!


Fin de la historia. Me gustó muchísimo el día, y volví a sorprenderme. Y cada vez me sorprendo más....


Un besazo a todos!!!

viernes, 26 de septiembre de 2008

7 días, y los siguientes

Así es. Hoy es viernes. Apenas quedan 7 días, menos de 168 horas, para poder llegar a mi destino. Tras las muchas horas en el tren y la parada obligatoria en Madrid para visitar a Milú, el viernes que viene, 3 de Octubre, ese día tan esperado por mi, desembarcaré en la estación de trenes de Logroño, me iré en taxi hasta el hotel que ya tenemos reservado, y, ya de noche, bajaré a la recepción para encontrarme con la persona a la que más quiero en este momento, y que siento que nunca he querido igual a nadie.

Veré a eGeo. Y más que lo veré, lo miraré de cerca, lo examinaré. Estaré nervioso yo, él no tanto pues está acostumbrado... pero la vergüenza se me irá enseguida. Le abrazaré, y seré de los pocos afortunados que tendrán a eGeo tan cerca. Pero será más que eso, pues lo tocaré, acariciaré, recorreré con mis dedos sus cabellos, su cara y su cuerpo... y le besaré. Me besará. Al fin, nunca creí ver ese verbo conjugado en mi persona. Pero así se hará. Ya está todo organizado, por una vez, la primera vez en mi vida, hablo sobre seguro. Eso es lo que pasará esa noche. Nuestros labios se rozarán, primero yo tímidamente, pues me tiene que enseñar a hacerlo bien. Quiero aprender, quiero hacer que él también sienta mucho a través de mis besos. Eso pasará esa noche.

Dentro de 8 días, es decir, al día siguiente, el sábado, me levantaré temprano, y quedaré con eGeo en algún lugar antes establecido. Me enseñará la ciudad, le abrazaré y besaré mucho más en mitad de la calle, sin miedo a que nos vean, porque me da exactamente igual, me importa un pimiento lo que pueda pensar la gente... es hora de vivir MI MOMENTO... más bien, es hora de VIVIR. Voy a tener lo que siempre quise y que Adán me denegó, convirtiéndose casi en mi obsesión, esa falta irreparable de cariño. Me enseñó los pasteles, me abrió un poco el cristal antiestornudos, pero me impidió probarlos lo más mínimo, y de ello surgió esa frustación, esas ganas de hacer lo que no pude, se convirtieron en mi martirio. Pero ya llegó a mi fin. Nadie me puede negar que he sufrido lo mío... y si no, solo hace falta remontarse atrás, a mis primeros posts, a abril y mayo, y veréis cómo lo he pasado. Sobre ésto, tengo muchas cosas por decir, pero aún no lo voy a hacer. Lo haré el sábado, cuando pare en el primer pueblo para descansar de la excitante jornada, donde seguramente habrá internet.

Pasaré con eGeo toda la mañana, me mostrará su Logroño y podré hablar personalmente con el protagonista de tantas historias que transcurrieron allí. Una de las cosas más importantes, y que hacen que en ocasiones no me crea lo que está pasando, es que ahora YO soy uno de esos co-protagonistas de su vida, y de su blog. No se me subirá a la cabeza, tranquilos, sigo y seguiré igual que siempre, el Gato nunca cambiará. Sigo pasando mis malos momentos, aunque todos están, eso sí, iluminados por la clara esperanza que me proporciona él y su imagen. Parece esto una secta y él un falso Dios, pero no es así... sólo es un chico, perfecto para mi, que he encontrado casi de casualidad. Y juro y perjuro mil veces que ha sido sin buscarlo. Cuando entré en el mundo de los blogs, yo no pensé ni por asomo que él y yo tuviéramos este tipo de relación, ni siquiera se me pasaba por la cabeza cuando empezé a telefonearme con él. Nunca tuve otras intenciones que ser su amigo... pero me di cuenta de que la cosa estaba cambiando. Nos prometimos los dos que no nos pasaríamos, que no llegaríamos a sentir nada más, fue nuestra regla de oro. Pero los sentimientos no se pueden controlar....

¿Lo mejor de todo? Que seguimos siendo amigos. Podremos ser algo más cuando nos veamos... pero sólo cuando esté a su lado. Después ya se verá. Si no funciona la cosa, no pasa nada, porque seguiré queriéndole por la buena persona que es, la amistad siempre perdurará. Tendrá que pasar algo muy gordo para que dejemos de ser amigos... y yo creo que eso no pasará, viendo cómo están las cosas. Pero si va todo bien... ojalá sea así... pues tampoco sé lo que pasará, pero... ¿os confieso una cosa?. Daría lo que fuera por estar por siempre al lado de él, pues le quiero mucho, sé que es una buena persona para mi, que me hará mucho bien... lo que no entiendo es que no sé qué bien le puedo dar yo, pero bueno, mientras se da cuenta o no de que no sirvo para tanto, me aprovecharé :P.

Pero todo tiene un lado malo. Lo peor de todo, que después de pasar a su vera toda una fantástica mañana (donde os tengo prometido que pasará mucho... y que, si me animo y tengo tiempo, lo contaré con todo detalle aquí), sentirme la persona más feliz del mundo y tener NOVIO físico por, al menos, unas horas... el tiempo pasará. Y llegarán las 2 de la tarde, la hora del infortunio, la hora prevista para salir con mi padre a hacer el camino de Santiago, destino al albergue del próximo pueblito. Me separaré de él, me costará horrores separarme de sus brazos... y volveré a sufrir. Dejaré una persona que será amada en su lugar, y yo seguiré mi camino. Contando los días para volverlo a ver. Me enseñarán los pasteles otra vez, pero en ésta ocasión si podré tocarlos, olerlos y saborearlos, un delicioso pastelito que me llevaré a la boca incansablemente... pero sólo durante un brevísimo período de tiempo. En ese período, probaré todo lo que pueda, tragaré sin descanso para recompensar el hambre que he pasado antes. 

Terminaré de hacer el camino de Santiago, probablemente le diré, más bien le confirmaré a mi padre que eGeo será,o fue, mi pareja sentimental, mi NOVIO con todas las letras. Volveré al instituto, y hablaré con él todas las noches. Pero las mañanas serán eternas, aburridas, tachando hojas del calendario, esperando a cualquier día en que se presente por la estación de trenes de Fuengirola. Seguiré pasándolo mal. Mal, porque veré a todos mis compañeros con sus amados en clase, y yo, idiota de mi, tuve que hacerlo de uno a más de 800 km de mi. Quizás mantengamos el noviazgo después de nuestro encuentro, desconozco por cuánto tiempo... así que tendré oficialmente novio, pero sin tenerlo. Odio esa situación, esa situación que sufriré mucho en su momento... pero que ya sufro, sin saber por qué, sólo sabiendo que lo que paso es demasiado. Espero ser fuerte, y no venirme abajo. Por ti lo haré, eGeo, como andaré más de 100 kilómetros en el camino de Santiago, porque TE QUIERO.


Después de ésta perorata que no va dirigida a nadie en particular ni en general, me despido otra vez. Finalmente, me he atrevido a quedar con Lara, con Chris y con los demás gays, después lo haré con Sally y Sarita, a las que echo mucho de menos. Es muy extraño, tengo la necesidad de verlas, como sabiendo que así me sentiré mejor, que abandonaré mi sentimiento de soledad y estaré a gusto con mis verdaderas amigas. Más tarde, a las 9, me iré de nuevo a mi otra casa. Espero pasar un agradable fin de semana, aunque aburrido seguro que será. Menos mal que tendré a un interesante interlocutor al otro lado del teléfono, que aliviará mi pasividad.


Un besazo a todos!! ^^

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Les Luthiers, a falta de qué decir

No tengo mucho de lo que hablar hoy, otro día más de esta rutina que vuelve a empezar. El día ha sido largo, pero lo he pasado bien con los profesores... con los alumnos no, pues no he hablado con casi nadie, y no porque no quisiera. Kitty estaba pegada como una lapa a Andrés, y Lea desapareció en el recreo, se fue con su novio a su casa a hacer lo que no hace falta mencionar. Lo sigo pasando mal, pero me tocará pasarlo mal por siempre...

Os pongo algo de lo que más me gusta: Les Luthiers.

De sus obras más antiguas... Serenata Mariachi, todo un clásico para sus conocedores. De 1977, en blanco y negro, yo tengo el DVD de esos vídeos, "Viejos Fracasos". Está en dos partes, y la verdad es que no es que espere que la veáis, ni entero ni un poco... pero bueh, yo lo suelto, porque a mi me gustan, y no tengo de qué escribir.

Parte 1




Parte 2




Espero, si alguno lo ve, que os haya gustado... decidme si es así, aunque no importa si no lo véis ^^


Un besazo a todos!!! ^^

martes, 23 de septiembre de 2008

Segunda jornada de clase en un día perro



Hoy hace un día perro, como yo les llamo. Por la mañana no ha parado de dormir, y nosotros, los somnolientos alumnos, hemos tenido que soportar el panorama del agua caer por los ruidosos canalones al otro lado de la ventana, empapando las motos de los chicos guays (yo NO voy en moto al instituto, vivo cerca). Me gustan estos días, con el techo del mundo encapotado y gris, me hacen sentir animado, despierto: puede ser porque hay más oxígeno, o algo así he oído. Pero hoy no. Hoy no estoy animado ni despierto, y siento que me falta el aire, algo muy importante. 

Acabo de escribir el post de ayer (si, hoy martes, si es que no merezco perdón), haciéndolo con un estilo algo peculiar que me hace sentir distinto, pero me gusta. Que siga así. Frases cortas, exactas, alguna que otra metáfora, compleja sencillez. Si no os gusta, espero que se me pase pronto.

Sigue el día perro afuera. Ya dejó de llover, pero las nubes continúan tapando el cielo, ya no es azul, el verano acabó. Ayer empezó el otoño, y se nota. Algunas hojas en el suelo anunciaban su llegada, y ya fue inevitable pisarlas al caminar velozmente dirección al instituto. Después de tantos meses, me volví a levantar temprano para ir a clase. A las 7 y media sonó el despertador, y la curiosa verdad es que no me costó levantarme lo más mínimo. Sabía lo que tenía que hacer, y lo hice, algo raro en mi. Llegué y sólo encontré caras largas, dormidas, amargadas. Fastidiadas por haber despertado su sueño de verano y verse atadas a la inevitable rutina una vez más por unos ogros cincuentones con los sobacos sudorosos que no tienen otra cosa mejor que hacer.

Poco a poco, las clases se sucedieron. Aburrimiento. Así resumiría todas las horas. Sentado con Lea como antaño, hablando de lo mismo que siempre, escribiendo las notitas que ya nos escribimos, y viendo pasar las lentas agujas del reloj. Los profesores, muchos ya conocidos, otros por conocer, varios nuevos en el centro. Alguno interesante, la mayoría soporíferos. Voces monótonas, caras inexpresivas, movimientos secos, letras de tiza sencillas, no me gustan para nada. Me gustan los profesores con personalidad, que dan también personalidad a la asignatura que imparten. Y los alumnos, también los mismos, exactamente iguales. Es como si el curso anterior no hubiese acabado... sólo con una diferencia: nos han puesto unas baldosas horrorosas en las paredes.

Pero los otros cursos ya empezaron las clases, entraron niños pequeños a 1º de ESO, temerosos, llegarán estrenando libros, sacando punta a los lápices, desencapuchando bolígrafos y desechando los antiguos, rasgando las primeras hojas, escribiendo siempre con buena letra, con el propósito de mantener la limpieza durante todo el curso. Ese propósito que rápidamente olvidas, pues sigue ocurriendo, hasta 2º de Bachiller. Ya me da igual cómo salga todo. Si, tengo todo nuevo, y pienso cuidarlo... pero también tengo experiencia, y sé lo que pasará. Ya es tarde para cambiarlo, además, este año no tengo ganas. Tengo grandes expectativas ante las asignaturas... Lengua no será un problema, Estadística lo podré salvar con buena nota, al igual Historia, pienso sacar mucho en Matemáticas y los idiomas los bordaré. Y, por supuesto, tendré mi 10 en Dibujo, fijo.

Como pensé ayer, Lea desaparecería conforme el profesor abandonase el aula... y así ha sido. Con su monstruoso novio todo el rato, ni en el recreo la vi. Me sentí muy mal. Vi a Kitty. Ella llegó dos horas más tarde, tenía médico, y se quedó sorprendida al ver a su novio Andrés sentado con Azul. Ellos dos estuvieron juntos hace tiempo, y parece que queda un resquicio de lo que hubo, por lo que a Kitty no le sentó muy bien. Estuve hablando con ella y consolándola levemente, pues no estaba realmente mal. Volvió a hablar con él, y la perdí del todo. Solo todo el día, con Lea sentada a ratos al lado, pero siempre durmiendo. O, cuando despierta, arrancando papeles (cosa que odio), haciéndome repetir lo que dice el profesor cual loro, quitándome los bolígrafos: molestándome, en general, en estos días tan susceptibles que tengo. Me aburro en las clases. Ya estoy harto, no quiero ir más. Quiero conocer a eGeo, conocer más a Chris, ir a la universidad, estudiar, tener novio, vivir con él, quererle, amarle, ser feliz, quiero casarme dentro de muuuucho y separarme cuando me jubile. Y eso que sólo llevo un día en clase.... cuando lleve un mes, estaré subiéndome por las paredes.

Pues eso, que hoy es un día perro y me siento solo. A la vuelta, he tenido que soportar una vez más la imagen de mi hermana abrazada a su novio por la cintura. Me parece que cogeré otro camino para llegar a casa, lo paso mal, ando muuuchos pasos atrás mirando al suelo, intentando que ellos no me vean, para no tener que hacerlo a su lado. Lo paso mal. Pero peor cuando, al llegar a mi portal, se dan ese largo beso. Muy muy mal. 

Pero he de pasarlo. O intento convencerme de ello.


Un besazo a todos, espero que hayáis tenido un buen comienzo de clases.


PD: Foto mía, de antes del verano, en el campo de mi abuelo.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Vuelta a las clases


Pues sí, hoy, una semana más tarde que la mayoría de adolescentes y adolescentas españoles, he entrado por primera vez en mi nueva aula después de tres meses sin pisar el instituto.

¡¡No quiero, no, no y no!! Por la mañana estuve sacándome el Carnet Joven, que me tardó como una media hora, y ya llegué tarde a la presentación, que era a las 12. Nada más llegar, vi a toda la marabunta... ¡hala, otra vez los mismos! El cabrón que me insultaba tanto, una amiga queridísima a la que cogí mucho aprecio (la primera a la que le conté mis dudas sexuales, en 3º de ESO!), Miguel el amigo seguramente gay de mi hermana (el superchico, bailarín, campeón de España, muy inteligente), Kitty con su novio Andrés, otra parejita de la clase, otra y otra... y al fin, los solteros de oro: el mijeño, Marcos y yo. El sol aprietaba sobre nuestras nucas, todos estábamos nerviosos con nuestros bolis en la mano (por si acaso), una piel morena y curtida durante todo el verano y nuestras mejores ropas, pues inexplicablemente todo el mundo se viste de gala para el primer día de clase.

¡¡No quiero, no, no y no!! Pero los profesores llamaron a los grupos, y tuvimos que buscar nuestra aula: arriba, la primera a la izquierda. Estábamos asados, la ropa se pegaba a la sudorosa piel, mientras entrábamos temerosos en clase. Volvimos a ver a los que no veíamos, sonrisas forzadas, "¡Hola!, ¿cómo te ha ido el verano?", estrechones de manos y palmadita en la espalda, guerras pacíficas por coger la mejor mesa, todos con todos pero separados. Es difícil volver a ser un equipo en clase, no se quiere hacer sociedad por obligación. Kitty con Andrés, Lea buscando a su correspondiente. Y es que el novio de Lea, de 20 años, ha entrado de nuevo en 1º de bachiller para acabar los estudios... así que si el año pasado perdía a Lea muchos recreos porque se escapaba para visitarlo... ahora ni siquiera la veré en cambios de clase. Es un tipo grande y gordo, barbudo, horroroso, cuando quiere buena gente, pero cuando no... mejor no acercarte. Da miedo.

¡¡No quiero, no, no y no!! Solo fue una hora, siempre es así el primer día, y no vino nuestra tutora, sino la futura profesora de Estadística. Me cayó simpática, aunque no cesó de gritar, a pesar de que yo elegí con todas mis esperanzas Literatura... pero no pudo ser, denegaron la solicitud de esa optativa por falta de gente, y ahora todos damos Estadística. Me da coraje, pero podré soportarlo, la muchacha merece una oportunidad. Pasó lista, y nos dijo quién era nuestra verdadera tutora... la de inglés, una señora gorda gorda con cara de cerdita Peggy, que en 4º de ESO nos cogió manía. No sé por qué. Quizás porque Kitty, Marcos y yo pasábamos las clases corrigiéndola y haciéndola sentir en ridículo, hasta que nos hizo pasar el resto del curso en la biblioteca del centro. Y, lo peor de todo, nos castigó de la manera más cruel posible: bajándonos la nota. ¡Nos puso un 9!

¡¡No quiero, no, no y no!! Y aun así, aquí estamos de nuevo. En clase, todos juntos, otra vez como antaño, ninguna persona nueva, solo dos repetidores. Eso es MUY aburrido, yo quería conocer a gente nueva, pero va a ser que tendré que buscarla fuera de las verjas del instituto. Esas verjas verdes, altas, en ciertas partes cubiertas por un frondoso seto, en otras al aire libre, tentándonos a romper las normas para tener un poquito de libertad ante la vista del quiosco de la acera de enfrente. Pero no podemos, porque aquí estamos de nuevo. Empieza la rutina, intentar hacer caso a los profesores, cabecear discretamente mientras el filósofo habla y dormir a pierna suelta cuando le sigue el historiador. Porque si, esos siempre son los mismos, nunca cambian... habrá que esperar al día siguiente para ver quiénes son los otros.


Sigo sin querer, pero después de la horita de presentación nos fuimos a un pub irlandés a jugar al billar. Allí pusieron una de mis canciones favoritas: Peace train, de Cat Stevens. Me gusta ese sitio, porque hay buen ambiente, y la música de fondo siempre acierta con mi estilo. Luego, a casa de Azul, hasta las 3, que me volví a la mía a comer con mis papás y mi mani (hermana). Kitty no vino, se fue con su novio, no hablé absolutamente nada con ella durante toda la hora. Está perdida, mucho, y eso no me gusta ni un pelo. 


La tarde sin sobresaltos... fui al gimnasio, me cansé, volví, y listo. Por la noche hablé con eGeo, y luego después de colgarle pasé un momento delicioso, que no voy a detallar aquí, por no ser de ese tipo el blog. Todos saben lo que es, aunque se vea vergonzoso, pero por no ser dos, qué remedio... ¡No os escandalicéis, que los Gatos también tienen sexualidad!


¡¡¡Un besazo a todos!!!



PD: Raro me salió el post hoy, eh??

domingo, 21 de septiembre de 2008

Peticiones rechazadas del Nuevo Grupo


Lo de peticiones rechazadas es por algo que ha pasado durante éstos días, pero que no he ido contando. ¿Recordáis a mi clon, que conocí este lunes, verdad? Le llamaré Chris, porque me gusta ese nombre. Pues con Chris he hablado mucho por msn... él me ha contado algunos de sus problemas, y yo los míos más superficiales (ejemplo, lo ocurrido en la aburrida Málaga el aburrido jueves). No me ha dicho que tiene novio, pero sí lo ha nombrado: yo sé quién es por su fotolog, aunque en persona no lo conozca. Me está cayendo muy muy bien éste chico... Chris es simpático, divertido, inteligente... y MUY MUY guapo, tiene ojos ojazos azules increíbles. Le gusta una música parecida a la mía, en muchas cosas pensamos igual, y ambos adoramos los días grises y nublados. Me mandó una historia que él escribió, y le dí mis opiniones (tanto positivas como negativas, ya que respecto a eso soy muy crítico) sobre ella: no lo hace mal, la trama es buena, pero en el estilo pierde mucho. Le dije que yo también escribía, pero en mi blog; no me preguntó por él.

Ese mismo día, conocí a otra chica, cuyo msn luego me pasó Chris. Es Lara, la "chica impertinente" que me preguntó que si era gay aquella larga noche de Agosto. He hablado muchísimo y muy intensamente con ella, y la verdad es que he encontrado a una joya de persona. Ella dice lo mismo de mi... pero con muchísimos más piropos, me parece que le gusto. Pero como ella me lo preguntó directamente, es la única a la que le he dicho que soy gay y hablamos sobre ello sin problemas. Hemos intimidado muchísimo, sorprendentemente. Dice que antes se fijó en mi, ya me había echado el ojo y tenía por seguro que yo sería una persona especial. Alegaba que vió mi mirada cierta vez, y que le parecí alguien muy muy cálido y con mucho que dar. ¡Cuánto acertó!. Ella también me gustó mucho... me gusta su forma de pensar, de ver las cosas, es muy muy divertida. Y simpática, divertida y dicharachera, le gusta la fotografía y Les Luthiers... ¡al fin puedo hablar con alguien que tenga fundamentos sobre ellos! Me parece que va a ser una gran gran amiga... nos hemos conocido en profundidad muy muy rápido, será que yo no tengo ni chicha, ni limoná (en memoria de una queridísima profesora mía).

La cosa es que el viernes, tras pasar toda la tarde hablando con Chris, me dijo que me fuese con ellos. Él, el chico parecido a mi (pero en versión bonita y bella), que acababa de conocer unos días atrás, me invitó a quedar con él y los suyos... no le dije que no, ni que sí. Al final, esa tarde salí con Dani, y no los vi... me arrepentí. Aunque no sé si hubiese sido capaz... en un momento de incertidumbre, dubitativo me encontraba en el portal de mi casa sin saber si acercarme al parque (donde estarían seguro) y verlos de nuevo, o subirme al ordenador. Lo primero... me daba muchísima vergüenza, corte, volvió mi timidez, me puse nervioso solo de pensarlo y mis palmas comenzaron a sudar. Sin duda, allí me volvería el tembleque a las piernas, no sabría qué decir, y la humedad empaparía mi pelo pegándolo odiosamente a mi frente. No, no puedo, además no lo aseguré... así que opté por lo último, me subí a casa. Ayer igual, ésta vez Lara me invitó a salir... pero tenía el teatro, osea, la excusa perfecta. Hoy se repitió la cosa, de nuevo por Lara, y seguí sin asegurar mi aparición. Sobre las 5 y media quedé con Azul (la fanática de La Casa Azul), Sam (el mijeño buenorro, que se está dejando el pelo largo, y le queda DIVIIIINOOO!!), y Marcos (por la costumbre de poner paréntesis, diré que se dejado mismo peinado que yo). Estuvimos un rato en la tetería, fuimos a mi casa a por la cámara y luego nos dirigimos al parque. Allí vi varias figuras difícilmente reconocibles que podrían ser el grupo de Lara, pero entre todos los skaters, breakdancers, pijos y señores con bastones que había allí, poco me pude fijar. Nos fuimos a la parte verde, y estuve haciéndole a los tres un gran reportaje fotográfico.

Tras el "reportaje", de los primeros que he hecho a mis amigos con total libertad, pasamos de nuevo por la plaza... y no los vi. Estuvimos pateándonos Fuengirola durante un rato, y me encontré con el treinteañero del otro día, el del grupo de Lara. Simplemente me saludó diciendo mi nombre y se fue, querría haberle preguntado por los otros... pero Azul y los demás estaban delante, no era plan. Poco más que contar, dimos más vueltas por la ciudad y me comí un pastelito riquísimo en una pastelería pequeñita muy barata. 

La cosa es ésa... la vergüenza. Lara me dice que me ha cogido cariño, y que incluso entre ellos hablan un poco de mi. Me da mucho corte, y casi no me lo creo... porque acabo de conocer a un grupo espectacular, muy muy distinto a lo que había conocido antes... y a parte del miedo (siempre dan algo de miedo las cosas nuevas), siento mucha curiosidad... y más ahora que parece que me abren las puertas para pertenecer a él y ser uno de ellos. NO es una secta, claro está... pero aquí no se suelen permitir a nuevos compañeros con tanta facilidad. Supongo que pronto quedaré con ellos, porque yo no dejaré de salir ni de chatear... el tiempo dirá a dónde va la relación. Pero la verdad, por ahora me han dado un pequeño empuje, lo poco que me queda para llegar a la felicidad... no me lo creo, pero todo se está poniendo de acuerdo para hacerme sentir bien. Y ya queda poco, apenas 12 días, para ser realmente feliz... 


Un besazo a todos!!! ^^

PD: La foto no tiene nada que ver... sólo con mi deseo de algún día despertarme viendo una mano abierta y recibiendo una mirada así....

A night at the theatre: La Venganza de Don Mendo.



Ayer fue un día largo, pero por la noche vino al fin mi disfrute.
Después contaré lo poco que pasó por la mañana, ahora me detendré a relatar lo que bien dice el título de la entrada: he estado en el teatro.

La obra a ver, pues La Venganza de Don Mendo, de Pedro Muñoz Seca. No espero realmente que lo conozcáis, me sorprendería si es así, de manera que acá viene un pequeño resumen, de la obra y del autor. Pedro Muñoz Seca nació en el Puerto de Santa María, Cádiz, en 1879, y a comienzos del centenario siguiente empezó a escribir teatro, especialmente el género del que es ejemplo ésta obra: la astracanada. La astracanada, o astracán, es un tipo de teatro en el que lo único que busca el autor es la risa del público, acudiendo a la satirización, el absurdo, la inverosimilitud, los juegos de palabras y la modificación del lenguaje. 

La Venganza de Don Mendo es una "caricatura de tragedia en cuatro jornadas", totalmente escrita en verso, como a mi me gusta. Adoro las rimas, los romances, las redondillas, las cuartetas y las quintillas, me gusta leer en voz baja, susurrando, como si yo fuese el Don Mendo que clama su venganza, o su adorada, que le engaña. Todo transcurre en el siglo XII, la historia es muy simple: durante una noche, el caballero Don Mendo visita a su amante Magdalena, la hija de Don Nuño, quien ha concertado la boda de ésta con Don Pero de Toro. Descubren a Mendo en el aposento de Magdalena, y finge que es un ladrón para protegerla y no delatar que le pone la cornamenta al Toro. Magdalena, que es una mujer muy... generosa con los hombres, pues acaba prefieriendo al De Toro, quedando Mendo apresado y mandado a emparedar. Consigue escapar, y entonces promete venganza contra Magdalena. Y la historia sigue, por supuesto... pero no voy a contarla entera, claro. El que quiera leerla... aquí lo tiene, en PDF:  http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~04700442a/Mendo.pdf

La recomiendo encarecidamente... me encanta esa obra, la adoro. Descubrí hace años el libro en mi casa, y ya me lo he leído unas cuatro veces mínimo, la última estos dos días atrás. Se lee muy rápido, y como digo, es muy divertido. Sólo hace falta ser avispado, tener algo de conocimiento sobre literatura y saber de qué se quería reir Muñoz Seca. En cada estrofa encuentras un chiste, siempre hay algo que de un toque de humor a la escena... está muy currado, la verdad. Y bueno, la puesta en escena en sí, fue maravillosa. Actores muy buenos, entrañables, que hacían de todo. Además, como suele pasar, la obra estaba algo modernizada a corde con los nuevos tiempos. El verso era tal y como yo recordaba en el libro (salvo ciertas partes suprimidas), pero tenían toques muy suyos... como por ejemplo, cuando salió por primera vez Don Pero de Toro, empezó a sonar "Ese toro enamorado de la luna..." y los personajes, vestidos de época, se pusieron a bailar. También tocó hacerlo con "La Macarena", y con la banda sonora de Superman, entre otros. El teatro como edificio es moderno, pequeño pero suficientemente espacioso, desde todos lados se ve y se escucha fenomenal.

Lo vi anunciado en un programa de eventos del mismo teatro, que durante casi todos los fines de semana hasta Diciembre habrá actuaciones de teatro, de música y de danza, por lo que es probable que vuelva a asistir. El año pasado fui a ver un grupo que tocaba música medieval, que estuvo increíble. Cuando se lo dije a mis padres, que quería ir y que vinieran ellos, primero se mostraban reticentes... pero conseguí convencerlos de que les gustaría, y así acabó siendo. Me encanta el teatro... ¡que pena que mis padres no compartan la misma afición con tal intensidad!.

Pues nada, ya está, siento que no lo he hecho bien, pero ya lo he contado todo. Podría contar más cosas que han sucedido... pero la verdad es que no me encuentro inspirado. Algo me pasa, no sé, que no encuentro las palabras para escribir bien, como a mi me gusta. Espero que todo cambie pronto, no soporto estar así sin mi muso, haciendo posts de tan mala calidad.

Hala, me voy a dar una vuelta, aunque no sé aún con quién.


¡Un soso besazo a todos!

viernes, 19 de septiembre de 2008

Bienvenidos al Camping Internacional La Marina - Parte 5: Me paso el día bailando.


Lo confieso. Bailé por primera vez en mi vida, en público, y mi hermana, Miriam y Roberto son testigos de ello. Yo nunca he bailado... siempre lo he hecho mal, me decían que no sabía moverme... pasaba mil horrores en Educación Física, cuando tocaba hacer chachachá, merengue, salsa, o pasodoble... me movía como un palo, sin ninguna gracia... pero la verdad verdadera es que, en secreto, en mi intimidad... me gusta bailar, y me querría aprender a hacerlo bien.

Algo fue, la situación, el campo magnético de la zona, el aire limpio y oxigenado, la música que la acompañaba... el estar de vacaciones, sin que nadie te conociese... que me liberé de toda vergüenza, de toda timidez, de todo el ridículo que he sentido en mi vida, me despojé de mis prejuicios, de mis ideas anteriores, de lo que pudiesen pensar los demás... me dio igual que la música que sonase no fuese de mi gusto, que fuese tan estridente que me doliese la cabeza, o que un grupito de chicas cuchichease mirándonos desde la otra pared, yo empecé a mirar a los otros chicos que también empezaban a moverse poco a poco al ritmo de la música.

Como dije, la primera semana estaba todo atestado de franceses. Había un francesito en especial, bajito, rubio, ojos verdes, cuerpo bien marcado... que se improvisaba unos bailes increíbles. Bailaba algo muy raro que yo era la primera vez que veía. Tecktonik, la "nueva" moda de baile, que empezó hace relativamente poco de la mano de dos franchutes, más que nada como una forma de promover el hardstyle y el jumpstyle, tipos de música electrónica. Se movía super rápido, movimientos de robot, mecánicos, a milímetro, muy bien ejecuados. Bueno, para eso os dejo un vídeo, por si queréis verlo.





¿Qué, cómo te has quedao? ¿Igual que yo al principio, flipándolo en colores, no?

Pues le cogi el gustillo. No, no lo bailé... pero esos movimientos extraños me llamaron la atención. Cuando el francés se fue dejándonos impresionados, llegaron dos vascos con la misma marcha que el anterior. Ellos sí que marcaron tendencia... se subían al escenario y bailaban música electrónica (o lo que más se le pareciese) de tal curiosa forma. Al principio todos se extrañaban, sin saber si reírse de ellos o aplaudir al final de cada "actuación" tan bien interpretada. Se empezó a crear un grupo alrededor de éstos dos vascos, algunos chicos les intentaban imitar (ellos les daban clases) las chicas querían bailar con ellos pero las rechazaban, y poco a poco se convirtieron en personas bastante conocidas entre los jóvenes, porque además ellos eran muy simpáticos y sociables. Hablaron conmigo sin nisiquera conocerlos, chocábamos palmas al vernos, y todo guay chachi piruli con el grupo de camaradas que surgió. Terminaron bailando en el pequeño escenario de la discoteca los dos amigos de la infancia que eran, y todos abajo mirándoles (me incluyo) expectantes y alucinando. Me parece que ni yo, ni muchos otros, habíamos visto a nadie bailar de tal manera.

Pero nosotros, a nuestra bola. Miriam les criticaba, decía que eso no era bailar, mientras perreaba al ritmo del poco (gracias a Dios!!) reggaetón que sonaba. Si la tengo que odiar por una cosa, es por eso... piensa que eso a lo que llama música es lo mejor, desechando todo lo demás, y pensando que es inferior. Mi hermana, pasando del tema, también estaba algo escéptica. Ella baila de una forma... no sé, a mi ver superficial... o es que no me acostumbro bien a ver a mi hermana bailando, quizás. Roberto y Abel... bueno, el primero bailaba de pena... poniendo caras raras e imitando todo lo que veía. Abel... Abel si tenía un estilo más suyo, incluso demasiado. Se movía muy rápido y confusamente, era raro verlo... pero se movía, eso si, con ganas y disfrutándolo, que es lo importante. Me dijo cuál era su secreto... que no tenía ni una pizca de vergüenza. Buen truco, sí señor.

Ojalá yo pudiera hacer eso que hace Abel... olvidarme de la vergüenza y los bailarines que se agitan a mi alrededor, y bailar según mi cuerpo me mande. Y, aunque no lo crea ni yo ahora mismo, lo conseguí. Esa semana bailé muchísimo, aprendí a mover el cuerpo muy bien... que si la cadera, que si los pasos básicos, moviendo también la cabeza y los brazos... incluso me marqué una salsa, o un chachachá, no me acuerdo, con mi hermana en mitad de la pista. Los únicos bailando según el ritmo de la canción que tocaba, y los demás con sus monótonos movimientos empleados en cualquier canción. Zapateé el suelo con "Sarandonga, no hamo a comé!", grité al cielo (techo de luces y bolas de cristal) la melodía final de "I Will Survive" dando saltos como loco y con mi orgullosa camiseta gay, hacer la famosa coreografía de "YMCA", bailar al estilo de los 50 con la banda sonora de la película Grease o rezar por poder decir algún día que "aleluyah, it's rainning men!!". Me lo pasé muy muy bien, conmigo mismo y mi cuerpo, viendo los ánimos que me daba Miriam y cómo era el centro de atención de ciertas miradas indiscretas. Y es que, en muchas ocasiones, yo era el único chico en la pista que se atrevía a bailar.

Miradas... con un chico mantuve contacto visual durante mucho tiempo en repetidas ocasiones... miradas, nada más, que no llegaron a ninguna parte. Quizás simplemente se reía de mi forma de bailar, quién sabe.


Comencé este post hace tiempo... pero ya era hora de terminarlo. Mil disculpas, pues sigo contando, 19 días después, lo que hice a finales de Agosto. Ya ni os interesa... pero como dije, lo hago más por mi que por vosotros.

Un besazo a todos!!

Non, je ne regrette rien

Hoy toca limpiar el cuarto por la mañana... así que os dejo una muestra de lo que estoy escuchando.

Edith Piaf, LA VOZ francesa de todos los tiempos. Me encanta, romanticismo puro.





Las imágenes supongo que serán de la película de su vida, La Vie en Rose. Tengo que verla algún día... Os pongo la letra, para que sepáis lo que dice.

Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
C'est payé, balayé, oublié
Je me fous du passé

Avec mes souvenirs
J'ai allumé le feu
Mes chagrins, mes plaisirs
Je n'ai plus besoin d'eux
Balayés mes amours
Avec leurs trémolos
Balayés pour toujours
Je repars à zéro

Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Car ma vie
Car mes joies
Aujourd'hui
Ça commence avec toi...


Poco más que decir. Esta tarde, ¡más novedades!.


Un besazo a todos

jueves, 18 de septiembre de 2008

Día perdido

Así puedo resumir todo lo que ha pasado esta tarde. No merece ni la pena contarlo aquí... pero tengo ganas de escribirlo.



Me he aburrido soberanamente en Málaga, por varias razones. La primera, y principal, es que no fue como avisaron. Dijeron que iba a venir Kitty, Alba y otras chicas con sus correspondientes novios... Lea me prometió conseguir dinero para el tren... pero me quedé de piedra la ver solo a Marcos, Tony, Marta y Ariadna. Yo que tenía ganas de hablar con alguien interesante, y contarle mis muchas novedades en la vida... pues nada, a pasar un día aburrido con ellos. 

¿No dije en la entrada anterior que no tenía ganas? Pues debería haberle hecho caso a mi instinto, o a lo que fuera que me alertase, y quedarme en Fuengirola, quedar con Sally, e irme a su casa a aprender a hacer malabares (si, estoy aprendiendo!!). Pero no, movido no sé por qué, quizás por la "responsabilidad" de mantener los "amigos" de clase, me obligué a ir, para seguir manteniendo el contacto y no quedar como un ogro o como un inadaptado social. Pero al final, como tal quedé... pues siquiera hablé mucho... no me sentía cómodo entre ellos.

Otra de las razones, es que al final no jugamos a los bolos, ni a ná de ná. Yo dije que no tenía ganas, pero (ya que estaba dispuesto a "sacrificarme") si tendría que jugar jugaría; Marta dijo que no tenía dinero, por lo que solo quedaban tres. Tony dijo que tampoco tenía ganas, así que Marcos y Ariadna, enfurruñados, salieron de la estación. Estuvimos varias horas andando por la ciudad, separados unos de otros. Yo pegado a Marta, pues es con quien mejor me llevaba en ese momento... Tony seguí con su pesada arrogancia, a Ariadna se le estaba pegando, y Marcos.... bueno, con él apenas hablo, no tenemos nada interesante que decir. En varias ocasiones, los tres se separaron de nosotros, así que estuvimos andando solos por la ciudad, pasando de ellos, ya que el pasotismo recíproco. Ella y yo estábamos algo enfadados con ellos... defraudados, me parece a mi. Para colmo, el cielo se encapotó, y empezó a llover.

Marta y yo nos fuimos de nuevo a la calle Larios y volví a entrar en Las 400 gallinas, donde me compré la misma chapa que se me había perdido, algo bueno saqué del día. A la salida, es cuando empezó a llover, pero una lluvia leve, que apenas mojaba, por lo que no me cobijé bajo el paraguas que mi acompañante me ofrecía. Como sabéis, o si no lo aprenderéis ahora, me gusta la lluvia, y caminar bajo ella. Ya atardecía, así que nos fuimos al Vialia, el centro comercial de la estación de trenes, nos tomamos unas hamburguesas y esperamos a la vuelta de los otros tres mosqueperros. Con Marta, hoy aprendí una cosa... que es muy fácil robar, y divertido. Entró en una tienda de complementos... y zaca, sin que nadie se diese cuenta, cuatro pares de pendientes y un anillo que se agenció inmediatamente. Los pendientes tenían los colores del orgullo... y es que ya está asumiendo su condición de, al menos, bisexual, por lo que le gusta llevar los colores, salir con lesbianas e ir a Torroles, la zona gay de la Costa del Sol. También en el hipermercado, el Eroski, cogimos dos botellas de agua pequeñas, nos las bebimos, y las abandonamos por ahí tiradas. Pero qué malvado fuimos... y es que no sé por qué, necesitaba hacer yo alguna estupidez. Tranquilos, no soy ningún cleptómano, solo ha sido una vez!

A la vuelta en el tren, me volví a sentar solo. Claro, somos cinco, los asientos se agrupan en cuatro... 5-4=1. Siempre 1, estas matemáticas de mi vida nunca me fallan. Mirando por la ventana, con un hombre misterioso delante, escuchando música y deseando que pase el tiempo. Arrepentido de haber hecho lo que no quería, sabiendo que podría estar con Sally y las chicas pasándolo verdaderamente bien. Me he dado cuenta de que con ellas sí que lo paso bien... con mis "amigos", es decir, la gente de clase... no, con ellos no es igual, puedo pasear con Sally o Sarita pasándolo mil veces mejor solos los dos que con todo mi grupo. Son unas personas irreemplazables... y me da un miedo terrible que empiece el instituto y que perdamos el contacto. Pero se intentará que no pase así... me daría mucha pena. ¡Son únicos!

Irremediablemente, volveré a las clases y a encontrarme con los mismos de siempre. Ahora acuden las dudas... ¿qué sentiré? ¿me sentiré entre amigos, entre iguales, después de tanto tiempo entre chicas que entiendo y que me entienden DE VERDAD, después de conocer a varios gays a los que he cogido cariño, y que todos están en los otros institutos? La única esperanza... que venga gente nueva a clase. Pero me parece que no... nunca nunca me ha funcionado... y cuando ha pasado... el nuevo ha sido Adán. Y para eso, como que no, prefiero seguir sin amigos. Quizás me junte con Julián y Lola... tendré que ver cómo se suceden los hechos.


En fin, este día ha sido muy muy frustrante para mi. No he aprendido nada, absolutamente, solo que es fácil mangar si tienes la cara suficiente. Y no es un conocimiento muy aconsejable, ni muy moral...


Un besazo a todos, espero que mañana sea un día mucho más productivo!

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Saliendo con Sally y Sarita

Bueno, también salgo con la chica tímida, pero como nunca habla, poco variará la historia si no la cuento. Salgo mucho con ellas... y están pasando cosas interesantes.

Empecemos por el principio, como de costumbre.


Anteayer estuve con ellas tres en Málaga, nos cogimos el tren de las 2 y 17 y antes de las 3 ya estábamos comiéndonos nuestro bocadillo en un banco de la estación. No me voy a parar a detallar todo lo que hicimos... solo decir que estuvimos una hora en el Centro Comercial de la estación, luego en otro CC más pequeño (estuvimos en una tienda friki, viendo comics para Sally) donde nos tiramos otra hora sentados en el suelo, haciéndonos fotos y el ridículo. Después, sobre las 5 y algo, derechitos a lo que nos interesaba: La calle Larios, el casco antiguo de Málaga, el verdadero núcleo comercial.

Una ancha calle decorada con macetones de flores, arbolitos y grandes farolas ornamentadas. El suelo enlosado de mármol, los edificios antiguos, bonitos y limpios... todo eso hace que esa calle, para mi, resplandezca, que tenga una luz muy clara, brillante y blanca. Pero lo que caracteriza a una calle, es su tránsito, la gente que lo recorre, y las actividades que a cada salto se suceden: un señor tocando el acordeón, otro la guitarra, dos haciendo un dúo de violines, un mimo, un mago, dos estatuas humanas que interactúan... siempre son los mismos, pero siempre son nuevos, mágicos, crean cada día la misma expectación. Y, en los bajos de los edificios, las ricas tiendas... que ahora mismo no voy a recitar, pues son conocidas. A destacar las heladerías, hay muchas, y centenarias. Atravesamos la larguísima calle, llegamos a una plaza, tiramos a la izquierda y, pasando la Iglesia del Sagrado Corazón (preciosísimo neogótico), llegamos a nuestro verdadero destino: Las 400 Gallinas.

Las 400 Gallinas...  por el nombre, nadie imagina lo que es... pero en Málaga es super conocida. Es una tienda, una tienda pequeñísima, diminuta y alargada, pero siempre abarrotada de gente. En las dos paredes y en el techo, miles y miles de chapas de metal, pulseras, collares, pearcings, lazos, gomillas, pegatinas, etc, etc, etc... Muchísimos complementos, todos pegados en las paredes y el techo, llenándolas, siendo imposible saber el color original de éstas. En la pared del fondo, un pequeño mostrador, y de fondo música rock de los 80. Es la típica tienda donde puedes encontrar de todo... perfecta para los pijos, los heavies, los emos, los góticos, los normales, los rockeros... para los que no tienen nada que ver, pero quieren regalar un detalle... perfecto para eso, además, a muy buen precio. Pero lo famoso de allí son las chapas. Hay cientos y cientos, miles probablemente, de chapas de todos los tamaños y colores... con mensajes, sin ellos, con nombres propios, logotipos de marcas, señales, nombres de grupos, signos famosos. Estuve tentado a comprarme el de A-Style (ya sabéis, el de la A con dos puntitos, que parecen dos personas enculándose), pero al final me decidí por el logotipo de los Red Hot Chili Peppers y por otra negra, con una estrellita y escrito ZERO arriba, muy mona.

A la salida, pasamos por una heladería, y estuvimos paseando, viendo a unos skaters muy monos y hábiles. A la vuelta a la estación, me di cuenta de que había perdido mi chapa de ZERO, mi preferida... y, sorprendentemente para mi, Sally me regaló la que se había comprado de CONVERSE. Volvimos a la estación, ticket en mano, y entramos en el tren. Allí, Sally me dejó un comic que se había comprado, y me lo leí entero en 20 minutos, mientras ella se recostaba en mi hombro para descansar. ¡Pero qué mona es! Poco más decir de ese día, que de vuelta en el tren vimos un precioso anochecer tras el cristal. El viaje en el Cercanías se fija como ruta obligada para cuando venga eGeo, que vendrá algún día (rezo por que sea pronto!)


Con éstas chicas, Sally, Sarita y la tímida, salgo mucho... todos los días quedan, y siempre me llaman... así que las veo casi todos los días. Ayer por la mañana quedé con Sally para ir a comprar material para el instituto, nos encontramos con Sarita y se nos enganchó. Entonces fuimos a ciertas papelerías, a los chinos, y finalmente terminamos apoyando en una pared haciendo pulseras. Me compré cuerdas de plástico en el chino, que eran malísimas, pero suficientes para enseñarles a hacer pulseras, como aprendí en Alemania hace tanto tiempo. Son feas, infantiles, y no quedan bien pues no son suficientemente largas (yo las tengo en el llavero)... pero el detalle es lo que importa, así que ya le he hecho una a cada una. 

Esa misma tarde me dijeron de quedar en el parque sobre las 6. Pero ayer después de comer no estaba yo muy bien, por ciertas cosas, y me dió un repentino bajón. Y, una vez más, eGeo estuvo allí para animarme y para volverme a hacer sonreír. [[¡Muchas gracias, mi cielo, eres el mejor amigo que podría tener!^^]]. Tras la horita de charla telefónica correspondiente, decidí salir al parque donde estaban y visitarlas, pero antes tuve que chatear con Milú media hora, que estaba esperando pues yo me había enganchado al móvil y pedirle disculpas alegando que no tenía un buen día. Ya varias veces le he dicho eso... y es que cuando estoy mal, no me gusta estar en el ordenador, o hablo poco por msn... pero como ella siempre está ahí empezando nuestra conversación es eterna y continua, muchas veces me nota distante, se empieza a rayar, y ya me insinúa que si no quiero volver a hablarle, que si me he olvidado, que si me aburre, etc... Hasta que le he tenido que decir que estaba mal... pero claro, nunca le he podido decir las razones. Es un lío tremendo... si no le hablo, se queja, y le tengo que decir la verdad, que estoy mal... pero entonces, como no le puedo contar nada, dice que no tengo confianza con ella. Ojalá supiese todo lo que me pasa, pero sin tener que contárselo!! Y lo de enseñarle la dirección del blog... no, aún no. Ni ella, ni yo, estamos preparados.

Bueno, sigo... tras hablar con ella y conseguir que se tranquilice, sobre las 7  me fui al parque con las tres chicas. Allá estaban, Sally haciendo malabares con mazas, y las otras dos viéndola. Me senté con ellas, saqué mis cuerdas, y estuvimos haciendo pulseras, charlando y riendo un largo rato, en el que Sally en ciertas ocasiones me insinuaba algo sobre mi doble y yo. En cierta ocasión, Sarita me preguntó la causa de por qué no había ido... y le dije que era porque necesitaba estar solo, pues no llevaba un buen día. Entonces se preocupó, pero no quiso preguntar mucho más, vería que yo no estaba por la labor de contar mucho, pues seguía algo afectado.

Pero cuando se fue la chica tímida, y salimos del parque ya de noche, Sally y ella volvieron a preguntarme... y ya les dije que estaba algo deprimido, tenía mi día de bajón, pero ya se había pasado... entonces empezamos a hablar de las depresiones. En la esquina de la calle, iluminados por una farola, los tres reunidos nos contamos que cada uno habíamos sufrido una depresión, que habíamos sufrido y que ciertas cosas aún nos hacen rayarnos. Sally fue la única que lo contó todo... sobre un chico, y sus historias con él. Sarita, no contó mucho, solo dijo que eran por tonterías... pero creo que tiene que ver con su autoestima y con su vida familiar. Y yo... yo si que no conté nada. Les dije que había sufrido mucho, y que me habían pasado cosas que superaban a las experiencias de las dos... ellas me avisaron amablemente que si quería contarlo, que lo hiciese, pero que no me viese obligado a ello, aunque a ellas les preocupaba porque querían verme bien. ¡¡¡Pero qué monas son!!!. Nos pusimos algo serios, "filosóficos", hablando con profunidad y de cosas interesantes... ¡me encantó!. Tras media hora o más, cuando llamaron a Sarita para que volviese a casa ya, pues había perdido su cena, nos fundimos los tres en un gran abrazo. Estábamos algo conmocionados... sacando lo más profundo de cada uno, confesando lo más superficial de sus secretos... llegué a decirles que si, que llevaba mal desde hace 3 años por culpa del amor... pero no por alguien, sino por nadie... es decir, por la falta de alguien. 

Me gustó esa conversación nocturna, me encantó, me sentí muy compenetrado con ellas. Pero, lo malo, que dentro de poco me veré obligado a contarles todo... y no sé verdaderamente cómo empezar. Supondrán que soy gay... pues me dijeron que les contase lo mío cuando yo quisiese, que no me forzarían... osea, prueba irrefutable de que lo saben. Pero es que me cuesta horrores confesarlooooooooo.....

En fin, ya se verá cómo va todo. Por lo pronto, esta tarde me voy de nuevo a Málaga... en esta ocasión, con mi grupo de clase... a ver como va la cosa! Aunque sinceramente, no tengo ningunas ganas... pero bueh, hay que cumplir!


Un besazo a todos!!!!! ^^

PD: Hombre de papel en la Calle Larios... foto hecha por mi, of course ^^

Meme!

1-Tu nombre completo: Gato Sin Botas

2-De qué color son los pantalones que llevas?  Unos vaqueros algo desgastados, con varios descosidos y arrugas, estampados por detrás... me los compré la semana pasada, los estrené ayer.

3-Estás escuchando algo ahora mismo?  Nada. El ruido del ordenador. Me acabo de dar cuenta de que tengo puesto a Feist, pero con el volumen apagado!. Ya estoy sufriendo las consecuencias del Meme...

4-Tienes las piernas cruzadas en este momento? Estoy sentado en mi silla, con las piernas encima de la cama, una encima de otra, mirando de lado al ordenador.

5-Qué es lo último que has tenido en la boca? Lo que menos me gusta. Lentejas, puajjj!!

6-Quién ha sido la última persona con la que hablaste por teléfono? Podría ser eGeo, pues le he dado un toque al móvil, que puede significar mucho... pero creo que fue con Lea, anoche, pero poco hablamos.

7-En qué te fijas primero en el sexo opuesto? Pues en los ojos... me encantan. Y que sepan comportase en público. También en el pelo.

8-Color de ojos: Los tengo marrones vulgares... pero me encantan los azules, como los de mi clon!

9-Utilizas lentillas o gafas? Gafas, éstas nuevas, desde hace poco. No tan caras como las de eGeo, ni mucho menos... me salieron baratitas, 150 euros con el cristal integrado, y porque nos hicieron oferta...

10-Tienes hermanos? Si, una hermana!

11-Te gusta alguien? También afirmativo. Para el que sea nuevo, es eGeo, y mucho.

12-Cómo te va todo? Pues... todo me va. Vaya bien, o vaya mal... sigo adelante. Aunque no lo escriba, sigo teniendo altibajos, aunque he estado muy alto durante mucho tiempo, y no quiero bajar más.

13-Estación favorita del año: Otoño o invierno. Me encanta el frío, acurrucarme en mi manta tomándome una manzanilla, mientras veo la lluvia caer afuera.

14-Tu comida favorita: Hace años probé una vez la feijoada (comida brasileña) y me encantó. Pero podría decir que la pizza (la buena, no la de Casa Tarradellas, ni la de Telepizza... las italianas de verdad, esas sí), o las salchichas alemanas!

15-Última película que has visto: ¿Entera? Hace mucho que no veo una entera... pero podría decir "La Liga de los Hombre Extraordinarios"... adoro esa película, me encanta. Pero qué guapos son los protas...

16-Cuál es la tontería más grande que has hecho?  Puf. No sé... decidirme a hacer este meme, me parece... Pero espero nunca arrepentirme de mis tonterías anteriores.

17- Mejor día del año: El último día de clase... me encanta, siempre lo he pasado bien ese día!

18-Di la primera persona que te venga a la cabeza: eGeo.

19-Eres tímido? Un poco, si. Me pongo nervioso cuando hay mucha gente, y me bloqueo. Pero lo estoy superando ^^

20-Chocolate o vainilla: Vainilla... habéis probado la Coca Cola de vainilla? Está buenísima...

21-Te has lanzado tú alguna vez? No, ni siquiera a la piscina. 

22-Caricias, besos o abrazos? Los tres a la vez, aunque no tenga experiencia en ninguna de ellas.

23-Qué hiciste ayer por la noche? Pues nada... lo de todas las noches... aunque estuve bastante cansado por el largo día.

24-Tu bebida favorita: Té, o café...

25-Cuántas pulsaciones tienes por minuto? Estoo... ahora? Espera que lo cuente.... 60 pulsaciones por minuto? Estoy vivo??

26-Te has despertado antes de que sonara el despertador?  Hoy? Mmm... nop, no suelo hacerlo. Me despierto varias horas después de que suene el despertador

27-Tienes despertador? Uso la alarma del móvil ^^

28-Perfume favorito: El aroma de algunas personas...

29-Coche favorito: No me gustan los coches... pero por decir, el nuevo Seat León!!

30-Flor favorita: El jazmín... me encanta... o los claveles. 

31-Eres buen estudiante? Si, yo creo que si.

32-Mejor día de la semana: El viernes. Día de descanso normalmente en las aulas, tarde libre, y noche despejada donde salir.

33-En qué piensas al levantarte? Espero que éste día sea distinto, y lo aproveche, no como el anterior!!

34-Y al acostarte? Mierda, otro día igual. Mañana cambio de rutina, lo juro.

35-Canción favorita? Puff... muchas... ya las dije alguna vez... pero una que siempre me acompañó, Black Horse and a Cherry Tree, de KT Tunstall ^^

36-Eres un buen amigo? Me parece que sí, al menos no he recibido ninguna queja al respecto.

37-Tienes novio, rollo, amante o marido? Este es mi blog, sabéis toda mi vida... es necesario responder a esta pregunta sin que me duela?

38-Dónde te gusta que te besen? Igual que antes. ¿¿¡¡Por qué yooo!!??

39-Sabes hacer chupetones? ¡¡Pero que pare éste suplicio ya, por Dios!!

40-Cómo te llaman tus amigos?  Bueno... pocas veces me llaman. Pero Sally me llama "hey, warra".

41-Qué tono tienes puesto en el móvil para cuando te llaman? Take on me, de A-ha... me encanta!

42-Dónde tienes el lunar más grande? Ejem... pues si, cerca de ahí donde pensáis.

43-Qué parte de tu cuerpo prefieres? Pues prefiero el cuerpo de los demás... no me gusta NADA del mío. El pelo, quizás.

44-Un color: No, muchos. Viva el arcoiris!

45-Alguna vez nadaste desnudo? Mmm... sip, en el mar, cuando era pequeño, en cierta playa nudista... pero me gustaría en una piscina... o en un jacuzzi... tiene que ser increíble!

46-A qué le temes? Al futuro. A no estar a la altura de las expectativas.

47-A quién no querrías haber conocido? A Adán, que por mi estaría ahora bajo tierra, donde está. No muerto, sino cavando su propia tumba.

48-Con quién te gustaría estar ahora mismo a su lado? Con eGeo... a él si que le abrazaría, y le demostraría toda mi gratitud por muchas cosas... y jamás me separaría de él.

49-Último concierto: El concierto de OT, aunque me quieren invitar a uno de metal pronto.

50-Frases o palabras que más dices: "Ay dios!!" Se ha convertido en la coletilla de toda conversación con Sarita.

51- No podrías vivir sin: aire. Porque he vivido sin nada, y sigo aquí.

52-Cada cuando te lavas los dientes? Cada mañana, después de desayunar.

53-Helado favorito: El de melón... está riquísimo! O el de Kinder... chocolate con vainilla, vaya.

54-Marcas favoritas: Samsung... Converse... Sony Ericcson... aunque apenas tenga nada de ellos xD

55-Algo que te cueste decir: Me cuesta decir lo que realmente pienso...

56-Un defecto tuyo: Que tengo demasiados defectos.

57-Una virtud: Que soy la única persona sin virtudes, quizás? Nahh... no sé, creo que soy muy comprensivo, paciente, y que puedo ayudar mucho.

58-Deportes favoritos: No me gustan... el ping-pong, quizás?? O el ajedrez, quiero aprender...

59-Cuándo lloraste por última vez? Hace... vale, lo confieso. Hace una hora. No preguntéis por qué, no contestaré

60-Has practicado sexo alguna vez? ¡¡¡¡PERO QUIEN COJONES HA CREADO ESTE MEME!!!! ¿TANTO ME ODIA???

61-Fobias: Aracnofobia... y... vale, lo confieso, creo que tengo apeirofobia. ¿Que qué es eso? Miedo a las cosas infintias, me da vergüenza admitirlo, pero es así, le tengo pánico a la infinitud.

62-Tiempo que tardas en arreglarte: Poco... 10 o 15 minutos.

63-Lugar en el que te gustaría estar ahora: Saliendo de la estación de trenes de Logroño.

64-Serie de TV favorita: Mmm... me encantaba Azuki... y Dragones y mazmorras... y Los Simpsons... y Padre de familia... y Física y química, dejémonos de dibujitos! Y el Internado... :P

65-Quién te escucha y te apoya? Varias personas, la verdad... pero pocos lo hacen siempre. eGeo, me veo casi forzado a nombrarlo aquí, es el más importante.

66-Dónde quieres ir de vacaciones? A Venecia... o a Alemania... o a donde quiera ir eGeo, si me deja ir con él ^^

67-Frío o calor? Frío.

68-Carta o email: Email... aunque tengo prometido que algún día escribiré una carta, tiene que tener algo especial...

69-Persona a quien te gustaría ver ahora: ¿Es que no se sabe ya? A eGeo, por supuesto! También me gustaría asistir a un espectáculo de Les Luthiers... pero eso pa mi que será el año que viene.

martes, 16 de septiembre de 2008

Descubriendo gays en Fuengirola


Me parece que este post va a traer muchas visitas del google a mi blog...

Ayer tarde fui al gimnasio, pero de eso prefiero no hablar. Terminé físicamente destrozado, pero al menos pude chatear un poquito con eGeo a la vuelta. A las 7 había quedado con Sally, Sarita, la chica tímida y la parejita en un parque, pero hasta bien entradas las 7 y media no apareció la mayoría. En mi espera, compartida con la chica callada, vimos al rubito, el gay que conocí en un cumpleaños y que (parece ser, si no estaba delirando) se interesó por saber si yo lo era. Nos saludó (a mi con un exagerado estrechón de manos), y nos dijo que estaría en otro parque. Cuando llegaron todos, me compré mi Sandy de fresa (un helado) en el Burguer King, pues estaba desfallecido de hambre, y nos fuimos para ese otro parque en busca del rubito.

Volvimos a saludarlo (yo efusivamente), nos separamos y nos sentamos en un banco a la otra punta del parque, aunque manteníamos contacto visual, él estaba con dos chicas.  Mientras nosotros hablábamos de nuestras cosas, de una moraga (fiesta nocturna en la playa) que queremos hacer, de los planes para ir a Málaga y del comienzo del curso, Sally nos entretuvo haciendo malabares con pelotas y mazas. En cierto momento, tras una media hora solos, se acercó una chica (la tía borde en cuya casa estuve en el cumpleaños de Sarita), y vino corriendo el rubito a saludarla, acompañado de sus amigas. La chica borde se fue, y nuestro grupo aumentó, al integrarse esos tres nuevos compañeros.

Poco a poco, más personas conocidas del rubito o las chicas que pasaban por allí se unían a nosotros, y sobre las 9 éramos un considerable grupo de 11 o 13 personas, de las cuales casi la mitad eran gays, lesbianas o bisexuales. Aparte del rubito, había dos que parecían pareja (uno de edad indefinida pero alrededor de 18 años, y el otro mayor, de unos 30), y otro chico. Cuando apareció ese chico, dos chicas (de las tres o cuatro que había) lo pusieron al lado mía, y preguntaron a todos que si éramos iguales o no. ¡Así que ese es mi doble, el que tanto se parecía a mi! Y claro, las dos chicas que nos presentaron eran las dos desconocidas que me preguntaron si era gay.... ajá, ahora todo encaja, al fin pude poner caras a los que me faltaban. Los demás, mi grupo, dijeron que si, que éramos clavaditos... y nosotros callados riéndonos. Al principio estaba tímido, la verdad, algo nervioso ante la presencia inesperada de tantos gays por metro cuadrado, cosa a la que no estoy acostumbrado. Pero luego, cuando ya conocí a todos, fui capaz de hablar con fluidez de lo que fuera, hacer alguna broma, meterme un poco con el rubito y hacer reír al mayor. 

A mi grupo, lógicamente que no lo olvidé, aunque se formó algo extraño: a la derecha estaban los míos, mis chicas y la parejita (que pronto se fue), yo en medio, y a la izquierda el "grupo sexual", gastándose coñas y soltando comentarios muy salidos, que en parte me gustan. Iba de un bando para otro... ¿mi pura y limpia inocencia, ante personas que no me conocen, o mi real homosexualidad, ante personas que tampoco me conocen, pero que nos une algo común? Es de necios creer que Sally y Sarita no se han dado cuenta ya... es más, Sally me insinuó algo sobre mi clon por la noche, via msn. ¡Lo negué todo!

Pero volvamos al momento. Yo, al lado de otro chico, mi supuesto hermano gemelo. La verdad es que si... se parecía muchísimo a mi. El pelo igual, algo más claro, tirando a pelirrojo y a rubio, un poco más largo, como yo quisiera pero como mi madre no me deja. Gafas parecidas a las mías, de pasta más dura, bonitas. Cejas densas (desgraciadamente, como las mías), ojos acostumbrados a las lentes, cara algo estrecha, una sonrisa igual a la mía. Pero él es mucho más guapo, principalmente por sus bellos ojos azules, muy muy expresivos. De mi estatura, delgado, me gustaba cómo vestía, algo oscuro, radical, más agresivo, como todos los otros. Las chicas vestían todas con ropas negras, con algunos dibujos, pero en plan bien. No sabría cómo clasificarlas, pues aún no las conozco... góticas, emos, metaleras... prefiero no hacer ninguna distinción, un poco de todo ello es. Mi clon si que parecía algo emo, más por unas fotos suyas que vi después... pero vayamos por partes.

Ya todos presentados, estuvimos hablando un largo rato. Bueh, quien dice hablando, dice observando cómo el rubito largaba sin parar, muy muy activo y nervioso, metiéndose con todo el mundo y mariconeando con los demás. Lo pude ver una vez más, está más salido que el pico de una plancha, siempre hablando de lo mismo e insinuando ciertas cosas. Y, aunque no lo parezca, eso a mi me encanta, no sé por qué, alguien pícaro y con su puntillo. A mi, menos mal que apenas me trató... como siempre, al principio no reparó en mi, sólo al final estuvo "tonteando" conmigo, y yo me burlaba de él, ganándome las alabanzas del mayor. Con él si hablé algo más, vio que yo era más serio, no una locaza como el otro, y la verdad es que era muy simpático. Fuera prejuicios y diferencias de edad, me cayó muy bien. Con mi clon apenas crucé algunas palabritas, pues enseguida se puso a hacer malabares con las bolas de Sally, dejándonos (al menos a mi) impresionados. Con las chicas si hablé más... eran simpáticas, muy habladoras, divertidas, y fáciles. Entonces, oyendo conversaciones, vi que todos tenía novio, aunque de las chicas no sé ciertamente si tenían novia. Podría sentirme solo... pero descubrí que me sentía a gusto. Estaba feliz. Podía hablar con Sally y mis chicas de siempre...  y con las nuevas personas recién conocidas, pero que me daba la sensación que eran amigos de la infancia. Aquí veo que no tengo práctica en ésto del vivir... conozco a un par de mariconas más, y me emociono como nunca. Pero qué le voy a hacer... estoy feliz!!

A las 10 y algo, mis chicas y yo (como dije, la parejita se fue antes) nos despedimos de los demás. Un fuerte apretón de manos para el rubito (cada vez más fuerte, la próxima le haré daño queriendo, je), y el mayor a punto de darme dos besos. Con la mirada le intenté decir algo, mientras yo le ofrecía mi mano, y él rápidamente me la estrechó. Necesito primero poder hablar con Sally y las chicas y contarle ciertas cosas, para tener permitirme algunas "licencias". En el camino, estuvimos hablando de mi clon (del que no me despedí, pues andaba con otra chica dando una vuelta), le insinué algo a Sally, pues ella decía que le caía muy bien, y me dijo que no, que era gay y que tenía un novio muy guapo... así que dijo que quizás al que le interesaba era a mi.

Volví a casa, más contento que unas pascuas, y tras ver Física o Química, y casi llorar un poquito de emoción, me conecté al msn. Hablé con Sally, y, por una coña que le dije, le dio mi msn a mi clon. Me puse super nervioso, aunque algo lo sobreactué, y Sally me lo notó. También hablé con eGeo, le animé, pues tenía un momento de bajón...[[Espero que no vuelva a repetirse, no merece la pena llorar por lo pasado... lo sé muy bien. Alégrate, cielo. Sabes que no me gusta verte así. Un beso, te quiero]]. Me atreví a dirigirme al nick que poseía mi doble, y temeroso y avergonzado le hablé. La cosa fue bien y estuvimos un largo rato charlando de nosotros mismos, de nuestras personalidades, nuestros gustos, aficiones y hobbies, etc. Tenemos, a parte del físico, ciertas cosas en común... él también escribe, y no lo hace mal (y con todas las letras!), le gusta la fotografía, y estilos de música parecidos. Me dio el msn de la chica impertinente, la que me preguntó de imprevisto si era gay, y lo primero que hizo fue pedirme perdón. Me explicó por qué actuó así, me dio a ver su forma de ser, y me gustó mucho, en la manera de pensar tenemos muchas cosas en común. Los dos, ambos recién conocidos, me cayeron muy bien... más mi clon, que vi algunas fotos suyas, pude admirar una vez más sus preciosos ojos azules y pude ver a su novio. Encima, le pasé mi cuenta de Flickr, y le encantaron mis fotos!

Antes de nada, y más como diciéndomelo a mi que por vuestros posibles comentarios, he de decir que son personas interesantes, pero ya está. Seguiré hablando con ellos, me haré sus amigos, quizás vuelva a salir... La verdad, no siento ningún interes más especial, no me gustan ni veo que lo vayan a hacer. Ésto me lo digo a mi por mi antigua costumbre de enamorarme del primero que veo, aunque me parece que ya estoy algo curado. Además, también me parece que ya estoy algo enamorado...


Y ya está. C'est fini. Estoy contento, he conocido a personas nuevas, me he abierto el mundo, me he dado cuenta de que ser gay no es malo y que para los demás puede ser normal. Y también he aprendido que hay muchos más como yo en mi pueblo... lo que pasa es que es muy difícil encontrarlos por estos mundos cibernéticos.


Un besazo a todos!


PD: El tío bueno de la foto es Jared Paladecki, actor estadounidense, protagonita de la serie "Supernatural". No viene la caso... pero está como el pannnn!

lunes, 15 de septiembre de 2008

Caminata cansada (pero recompensada!)


Estoy molido. Me duele la espalda, y las piernas. Y siento un gran pesar en mi mente. Pero empiezo por el principio...

Este fin de semana he estado en casa de mis abuelos, en Córdoba. No avisé, lo siento, mil perdones, y he perdido dos días en los que no he escrito. Como dije, ando falto de inspiración, necesito empezar las clases y que sucedan cosas nuevas. Ahora estoy en un período de transición, expectante, esperando a que pase el tiempo para que ocurra algo importante. Y ocurrirá. Por ahora, pasaré los días escribiendo sobre cualquier cosa, como por ejemplo sobre el camping, pues aún tengo dos posts empezados que aún no he terminado sobre esas vacaciones. Ya no las escribo para vosotros, sino para mi, para poder dentro de unos años recordarlo todo con claridad y detalladamente. Ese es otro de los fines de éste Diario... que en un futuro pueda ver cómo era mi pasado, rememorar viejos tiempos, saber que ya pensaba así (o que no pensaba de tal manera) cuando estaba en mi plena adolescencia.

En aquella casa de cuatro habitaciones, un gran comedor de muebles grandes, el salón acogedor, y las vistas al campo, los toros a la sombra de los robles y las enormes fincas, todo rodeado de gatos cariñosos y limpios, el ladrar de los perros en su patio, mi abuelita cocinando arroz (bueno, en esta ocasión no hubo), mi abuelo comentando el fútbol con mi padre en el salón, los juegos de mi hermana con mi prima pequeña de apenas un año, el gallo del vecino que canta a todas horas... Me encanta salir al porche delantero, sentarme en el ancho columpio (un banco que se columpia), bajo el extraño árbol parecido a un olvio enorme, acariciando a un gato, y no escuchando nada. El rumor del viento entre las afiladas hojas en los oídos, y por los orificios nasales el perfume del jazmín y de tierra mojada que embriaga el momento. Y pensar en vosotros, en mi vida, en las personas que la componen... pero de una manera distinta, diferente, ajena, sin subjetividad, como si en realidad nada importase.

El sábado por la mañana me levanté temprano, a las 8 y media ya estaba en pie, para salir a las 9 y pocos minutos a andar con mi padre. Provistos con nuestras enormes mochilas cargadas con botellas de agua (para tener peso), empezamos la marcha, primero hicimos 1km y medio por una larga carretera, y luego el resto del trayecto al lado de las vías del tren, viendo los campos de trigo, maíz, girasol y naranjos, bajo el justiciero sol aliviado por una suave brisa. Empecé bien, tranquilito, sin hablar apenas con mi padre, con algo de sueño pero despejado mentalmente. Al llegar a la vera de las vías comenzamos a andar sobre el verdadero campo, piedras y arena, hierbas secas que crean una tupida y cómoda colcha. Adoro sentir las piedras bajo mis pies, el murmullo que producen esos mundos diminutos sobre los que, imparables, mis titánicas zapatillas se posan, me cuenta mil historias, me hace ver por dónde voy, las huellas en la arena son la memoria de mis pasos y dejan el rastro de mi presencia. Esas marcas que no volveré a pisar, los pasos que nunca volverán atrás, siempre hacia adelante, avanzando hasta tocar el futuro.

Estuve hablando con mi padre sobre muchas cosas, y volví a descubrir que él es una persona interesante que sabe más de lo que parece, que tiene inquietudes, analiza las forma de actuar de las personas y saca sus propias conclusiones. Vi una vez más que él es como yo... es decir, que yo soy como él. Por eso quizás me deja libertad en muchos aspectos, él casi nunca me manda acostarme más temprano (cuando lo hace, es coaccionado por mi madre), me deja leer lo que quiera, escuchar mi música al máximo volumen, tener mi independencia... confía en mi, y eso me gusta. Con mi madre, eso no pasa... no nos conocemos casi nada. Como iba diciendo, el diálogo se extendió sobre el sentido de la vida, la religión, el más allá, los extraterrestres... sobre las grandes dudas, compartimos nuestras opiniones, que no eran muy dispares. 

Al hacer unos 8 kilómetros y llegar hasta un embalse no realmente bonito, tuvimos que desandar lo andado. Volver atrás, pero sin pisar la huella de mis pasos, pues aunque lleguemos al mismo punto de partida, siempre se evoluciona de alguna manera. Yo, desarrollé más que nada mi dolor de espalda a la llegada de esos 16 km que recorrimos en 4 horas.

Esa tarde del sábado dormí una larga siesta y me repuse casi del todo. Aquí empieza el pesar. Por eso mismo, por el pesar de la mochila sobre mi débil constitución, me empezó a doler la espalda, terminé realmente agotado. Aún hoy lunes me duele algo, pero ya ha remitido en parte. Entonces vi que quedaban unos escasos 20 días para hacer el camino de Santiago... y que yo no estaba para nada preparado. No puedo andar muy bien tantos kilómetros en este estado... la verdad es que no sé qué hacer. Si, aprovechar el tiempo. Iré a partir de ahora al gimnasio siempre que pueda, para reforzar los músculos de la espalda, pues los 6 o 7 kilos de la mochila son demasiados si los cojo de repente sin entrenarme antes. Quizás en el momento de hacerlo siga estando mal y no tenga fuerzas... pero hay algo que si me motivará para seguir adelante y apoyar un pie tras el otro, y es que el día 4 de Octubre, pasaré la mañana al lado de eGeo. Él tendrá el poder de hacer que pueda superar todos los obstáculos físicos, porque espiritual y anímicamente estaré en el paraíso durante mucho tiempo. Le quiero, por él voy a hacer el sobreesfuerzo.

El domingo por la mañana también me levanté temprano, a las 9, esta vez para comer churros. Pero churros de verdad, no las porritas madrileñas ni esas pijadas... churros gruesos, grandes y muy largos aceitosos, que están riquísimos mojados en chocolate caliente. Después me fui con mi tío y mi hermana a la clínica veterinaria del primero: mi hermana desearía ser veterinaria y quería experimentar un poco con ese mundo. Yo ya tengo una profesión descartada: demasiado mal olor, los perros me daban mucha pena (el más bonito estaba terminal), y no soporto la sangre ni las jeringuillas. Hasta mi hermana se mareó en un momento, pero dice que fue por hambre, sigue en pie con su deseo de futuro. Mucha suerte le deseo yo también, la necesitará.

Y ya está. Otro fin de semana más, sólo que este demasiado cansado. Ahora comienza la cuesta, la cuesta que cuesta, no descansar nada, empezar a estudiar hasta el límite, no dormir, e inflarme a café. Intentaré aprovechar estos últimos días de paz...

Un besazo a todos!!

viernes, 12 de septiembre de 2008

Milú


Milú es una persona muy importante en mi vida. 

Es una mujer adulta que sobrepasa la cuarentena, que conocí por casualidad en un foro de internet hace tres años. Desde entonces todos los días que hemos podido, que son muchos, hemos hablado por el messenger... siempre ella estaba ahí conectada, dispuesta para escucharme, y yo preparado para hacerla sonreír un rato. Le cogí cariño muy rápidamente, le presenté a mis padres, y se hicieron amigos. Hicimos varias reuniones con otros amigos del foro, y pasamos muy buenos fines de semana juntos, era como si nos conociésemos de toda la vida cuando sólo habíamos hablado a través del monitor. En cierta vez fui con la familia expresamente a visitarla a Madrid, se alegró mucho y me enseñó varios museos madrileños en un bonito paseo.

Milú no es feliz. Vive con su marido y su hijo... a éste lo quiere mucho, pero nunca me cuenta cómo es su relación con el marido, del que apenas sé el nombre y poco más. Está desilusionada con la vida, defraudada, porque desde siempre ella se ha llevado todos los palos desde todos los sitios. Tiene una autoestima muy baja, y piensa que todo lo que ocurre a su alrededor es por su culpa, teme haber caído en el lugar equivocado y no encontrar el suyo. Siente que sobra, que no sirve para nada, no sabe cuál es su finalidad... ya no tiene ilusiones, solo vive porque su corazón dolorido late.

Pero por mi sí que ha hecho mucho... a falta de unos padres con los que hablase, pues casi nunca ha habido diálogo de verdad, donde contar los problemas (aunque ahora con mi padre sí que está surgiendo esa confianza), ella fue mi apoyo moral y psicológico durante el primer año, me enseñó muchísimas cosas, aprendí a escribir bien gracias a ella y lo pasé muy bien en nuestras conversaciones en verso. Me ayudaba con cualquier duda, me daba consejos, yo le contaba todo... pero al año justo, empezó mis fatídica historia con Adán... y entonces tuve que dejar de contarle. Ella siempre ha pensado que soy hetero... ha dicho que soy un caballero andaluz, que soy su señorito, y cuando he salido mucho con alguna chica y se lo digo, pues me empieza a insinuar que si estoy con ella. No me atrevo a decírselo... creo que le defraudaría... pero aún así, le he prometido que algún día le contaría muchas cosas que no podía decirle sobre mi, al igual que ella me contaría cuales son sus verdaderos problemas. Temo que venga ese día, sinceramente... pero en un futuro, sucederá y le contaré la verdad. Me encantaría poder enseñarle el blog... sé que se sentiría muy orgullosa... pero no puedo hacerlo, aún no.

Normalmente está bien... hablamos por el msn siempre, de todo... pero es que en los últimos meses no he podido prestarle la misma atención que antes. Esto pasa porque tenía que estudiar, porque cada vez quedo más con los amigos, porque suelo estar ocupado haciendo cosas, porque estaba escribiendo aquí en el blog (yo necesito mi tiempo, me olvido de los demás cuando lo hago), o porque estaba hablando con otras personas que por momentos se volvieron primordiales. No es que hubiese pasado de moda... no, en absoluto, ella siempre fue importante, y las ganas de hablar nunca cesaron. Pero otras cosas entraron en mi vida, también de suma importancia, como era lógico con la edad. Este año menos la veré, ya que iré al gimnasio, a las clases de inglés, tendré que estudiar mucho... y los fines de semana saldré todo lo que pueda, es lógico, quiero aprovechar mi tiempo.

Ésto a ella le molesta un poco... porque piensa que la voy olvidando, que la reemplazo. Y no es verdad... claro que no, solo que mi tiempo libre cada vez es más limitado, y no puedo dedicarlo exclusivamente a chatear con ella. Se lo he intentado explicar muchas veces... pero es difícil, porque cuando un día no aparezco por el msn, al siguiente me reprocha algo... y aunque sé que lo hace en broma, a mi me sienta muy mal. Eso a veces me crea una tensión increíble... pero bueno, voy saliendo del paso, la vida es así. Soy un adolescente, es normal que cambie... ella incluso me dice que ya no soy como antes... que le contaba todo con pelos y señales... y que ahora siempre estoy "pues bien!". ¿Pero qué decirle? Me cuesta horrores decir que soy gay... y sé que eso no es lo más importante, que no lo cambia todo, no es decisivo ni determinante...

Pero me cuesta. Con mi padre igual. La situación es algo extraña... seriamente creo que sabe que soy gay, porque muchas veces las palabras faltan. ¿Pero qué hago yo ahora? ¿Cómo se lo digo? ¿De qué manera? ¿Cuándo? ¿Qué responderá? Y mi madre... me da la sensación de que mi madre no tiene ni idea. En ocasiones me insinúa algo con una chica, o imagina mi boda... Mamá, que va a ser que no me voy a casar, y no es por falta de ganas... pero sigue con lo mismo. Es verdad que ya no tanto como antes, no está tan desesperada por que me busque novia, sabe que soy raro y listo. Pero a veces cansa... nadie deja lugar a la duda, todos dan por hecho que el hombre debe de estar con la mujer... pues no, yo quiero yacer con otro hombre para toda la vida!

Estoy desvariando un poco, me parece. Empecé este post ayer por la mañana, al igual que otros dos... pero ninguno terminé. Próximamente os contaré por qué...

Terminando con el tema... Milú es una persona muy importante para mi. Es una gran amiga, le quiero mucho, y nunca la olvidaré, que eso es lo que ella teme. Espero algún día tener el valor de pasarle la dirección de éste blog, y que ella lea aquí cuánto la aprecio. Supongo que le gustará.


Un besazo a todos, y otro enorme para Milú, si algún día lees éstas palabras!