viernes, 14 de noviembre de 2008

eGeo y Gato - Novena parte: Haciendo el amor.


Estaba en el cielo, en el paraíso, con la persona a la que amaba.
Era un sueño, maravilloso, reluciente, increíble... pero real. Por una vez, no era feliz en fase REM, sino que mis ojos veían la luz, y mi piel tocaba realmente su piel. Esa piel tan suave y cálida, que me transmitía tanto... esa piel dulce y perfumada de la persona amada. Era el momento ideal, y la persona ideal... ¡no me perdonaría jamás perder la única ocasión que he tenido en mi vida!

Las dudas se disiparon con su cariño. Estaba dispuesto a todo por él, un poco mi consciencia se perdió como se perdió el galopar de los caballos alejándose, y me dejé llevar por lo que me pedía el corazón, y el cuerpo. Sacó de su mochila un preservativo, y lo abrió. Le ayudé a ponérselo. En ese preciso momento volví un año y medio atrás, cuando en una clase de tutoría nos pusieron unos penes de gelatina plástica para que todo el mundo probase a poner condones correctamente, ya sabéis, las ridículos métodos para promover los anticonceptivos, la protección y demás. Pues fui el único que no pude ponerlo. No pude, porque fui incapaz de abrir siquiera el sobrecito: en clase estaban todos mirándome, Adán el primero, se reían de mi... yo me veía totalmente ridículo, fuera de lugar, viendo que eso no era lo mío, que nunca lo sería... y a eso añádele la vergüenza propia, porque me había puesto a cien viendo unos trozos de plástico. Si, me sentí ridículo... y me prometí que ayudaría a mi futuro novio a ponérselo. Pues bien, le ayudé, pero no hizo falta.

Estaba todo preparado... hablábamos con voz suave, melodiosa, yo algo nervioso, indeciso... pero no sé qué pasó, que se me olvidó todo el miedo. Bueno, sí, sí sé qué pasó... estaba enamorado, y en esos momentos, cuando estas con la persona por la cual tu corazón parpita, todo es perfecto, aunque estés muriéndote de frío en un viñedo oscuro a 900 km de tu casa. Se puso detrás mía, mi espalda contra su pecho, y lenta, suavemente me penetró. Se abrazaba a mi vientre, besaba mi cuello, me susurraba al oído esas dos preciosas palabras que tanto había necesitado en innumerables veces... "te quiero".

Sentir su cuerpo, su materia, su ser... dentro del mío... esa comunión tan especial, ese contacto, esa unión única entre dos personas... era la primera vez que demostraba de la manera más pura el amor, ya que era la primera vez que lo sentía. Estuvimos unos minutos así... y me preguntaba que qué sentía, y decía que lo sentía a él, que era algo maravilloso. Entonces me dijo que quería que lo sintiese más aún... y se quitó el preservativo. Este es un momento importante... porque yo no imaginaba que lo haría de tal manera, sin protección... pero pensándolo bien, no había ningún peligro del que protegerse. Sabíamos lo que hacíamos, y eso era lo que queríamos. Volví a sentirlo en mi, esta vez realmente, sin ningún material de por medio, piel contra piel. Una piel que se adaptaba con precisión a la otra, dos cuerpos unidos en uno, dos corazones que intercambiaron su sangre durante unos sagrados momentos, dos almas que pudieron estrecharse en un abrazo, en ese abrazo único que pocas personas tienen la suerte de sentir. 

Porque yo con él no tuve sexo. Yo hice el amor. El hecho de haber dejado de ser virgen casi no tiene importancia, lo que siempre tengo en mente al pensar en ello es lo que sentimos como personas, como seres, como entes abstractos. Lo físico no importó... solo fue una manera más de expresar lo que no podíamos decir ya con palabras. Aunque eso si, hay que decirlo... disfrutar, disfrutamos muchísimo. Me volvía a acordar del Gato de hace unos años, cuando era un felino sin uñas que apenas podía mantenerse en pie, que no se atrevía a morder a los niños malos que le ataban una lata a la cola... y me sentía feliz. Todos ellos niños malos han tenido sexo ya, si... pero nunca han hecho el amor de esa manera, con tanta felicidad, tanto sentimiento (y sobre todo, con tanta originalidad...  nunca lo han hecho en un viñedo!).

Allí, agarrado yo a una barra de metal horizontal, para aguantar las hileras de cable sobre los que colgaban aquellas inocentes uvas que no entendían lo que ocurría, allí, él me apretaba contra su cuerpo con sus brazos, que solían bajar a mi cintura, semidesnudos, sudando y suspirando frases de amor. Yo veía los rácimos desconocidos y familiares alrededor nuestra, un largo campo verde, y sobre él un cielo anaranjado sobre el que se sucedía el atardecer diario, pero especial y maravilloso ese día. Finalmente, terminamos.

Besos, muchos besos, más besos y caricias. Abrazos, hueso contra hueso, la piel nos molestaba, queríamos más... Nos grabamos en vídeo, para inmortalizar físicamente el momento, aunque siempre permanecerá eterno en nuestra mente. Lloramos, lloramos muchísimo. No quería irme... él quería seguirme en bicicleta hasta el siguiente pueblo, Nájera, el día siguiente... pero serían entonces 30 km, cosa posible para él, pero impermisible para mi, no podía aceptarlo. Ya había hecho suficiente por mi... las horas en tren y los miles y miles de pasos que andaría a continuación no serían más que un pequeño esfuerzo en comparación con todo lo que me había dado. eGeo me ha enseñado el amor, no físico, pues no interesaba, sino el real, el espiritual, el puro. 

Pero ya el tiempo se acababa... el paraíso cerraba sus puertas, imponentes guardias de seguridad nos pedían por las buenas salir de la felicidad, o las consecuencias de nuestra negación serían demasiado fuertes. Tenemos que ser buenos, comportarnos como esperan que lo hagamos, para poder luego tener la libertad por la que hemos luchado. Y está comprobado, he aguantado muchísimas cosas, no he dejado de seguir mi sueño... y lo he conseguido. Ahora queda asegurar la prórroga indefinida.


Te quiero, eGeo.

Me hiciste pasar el mejor momento de mi vida. Gracias, mil veces gracias. Te prometo mil y una noches iguales que ésta. Sólo que más cómodos, en una cálida cama de matrimonio.



----------------------------------------------

Este finde me voy... y ahora a casa de Sarita, a ver una peli... esta noche si puedo me conectaré, y seguiré escribiendo, tengo muchas cosas que contar! ^^

Un besazo a todos!!!!!!!

PD: La primera foto sexualmente explícita en mi blog... ya veré si sigo poniendo a veces... todo depende del acogimiento que tenga por parte del público :P

9 comentarios:

joac dijo...

JAaja, me ha gustado tu postdata, si te sirve de referencia yo nunca he puesto fotos explicitas =)

La verdad es que el momento es bonito y pues los viñedos que quieres que te diga... tiene su morbo, jeje.

Un abrazo y ojalá sean mil más como le prometes a Egeo. Besos!!

Anónimo dijo...

La verdad te re entiendo y me gusto escuchar tu relato, y la fto es excelente y de acuerdo con lo q contaste.
Abrazzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzo
Charlieindio
Bs As Argentina

eGeo dijo...

Qué bonitooo!! Que tengas buen viaje!!!! Te quierooooo :)

El tocapelotas dijo...

Doy fe.

* NeMO * dijo...

Aaay que lindos los dos.

Sé que no acostumbras a poner esas fotos dentro, pero = está bien que lo describas y no de una forma morbosa o directamente implicada con el sexo sino con la unión de dos cuerpos y personas que realmente se quieren.

Un beso

My name is not Luca dijo...

Too much :D jejeje

Adolescente18 dijo...

Joder Gato, me ha encantando (aparte de la foto ¬¬) por lo bien que está contado. Espero que las experiencias posteriores sean en una cama jajajajaja

Besitosssss

El Humanista dijo...

bella naración
muy bien narrado

Gato dijo...

Joac: Tienes razón... de eso podemos presumir... a ver, de aquí.. cuántos lo han hecho en un viñedo, con una persona tan especial?? :P. Besos ^^

Charlieindio: me alegro que te haya gustado la foto, y el relato, ya temía haber perdido práctica ^^.

eGeo: ¿Bonito? El único bonito aquí eres tú ^^

Tocapelotas: Si, el tocapelotas da fe. Estaba camuflado bajo uno de los regalitos que los caballos iban dejando por el camino.

NeMO: Si, no quería hacer un relato porno... esos ya me los guardo para mi mente. Solo quería expresarlo de la manera más "pura" posible... aunque sepamos todos que aquí de puritanos no hay mucho :P

Whose name is not Luca:... I'm glad if you liked it ^^

Adolescente18: Gracias! Ya veo que gustan las fotos, así que pondré más :P Y si, sin duda las próximas serán en la cama, vaya que si!

El Humanista: Gracias, me halaga que te guste ^^