martes, 16 de diciembre de 2008

¡C'est fini!





¡Al fin!

Hoy a las 3 y pocos minutos estaba firmando en la hoja, con letra clara y ancha, ya relajada, sobre un mar de nerviosos numerillos, palabrillas y signos aritméticos tambaleantes y borrosos. Acababa de terminar el último examen del año 2008. El examen de Matemáticas, precisamente, el que más temía, ya que en los dos anteriores había sacado notas nada satisfactorias... un 5,5 y un 5,75. El profesor mismo me decía que estaba confundido, ya que en clase mis aportaciones son continuas y correctas, pero en el examen... la cagaba como nadie. Hoy era el último, mañana son las evaluaciones, el de hoy era decisivo. Llegó la hora de la verdad. Y en esa hora tan determinante.... ¡me puse con hilo y aguja, y bordé el examen como nadie! No sé si sacaré un 10... pero cerquita cerquita si que estará. ¡Qué orgulloso me sentí de mí cuando lo entregaba, daba saltos de alegría al comprobar que un ejercicio sabía hacerlo y el siguiente también! En los otros exámenes me ponía muy nervioso, no era capaz de ver nada... me ahogaba en el folio en blanco, le empecé a coger pánico. Gran cosa que me ayudó a colorearlo bien, como me propuse, fueron las llamadas perdidas de mi novio cuando estaba haciéndolo. Mil gracias, amor.

Ya acabó el primer trimestre... en un suspiro. Los primeros 3 meses del curso, en los que empiezas asustado y te das cuenta si eres capaz o no de superar las expectativas que tienen y tienes de ti... Yo en mi caso, me he superado. No he dicho que sea pan comido... sino que, simplemente, es nuevo. Antes nunca había sentido la necesidad de empezar un examen dos o tres días atrás, cosa que ya me veo forzado a hacer, y no me cuesta en demasía. Estoy contento. Contento conmigo mismo, con mi alrededor, con eGeo, y con lo que nos ha dado el mundo. Estoy contento con todo.

¡¡Ya terminaron los exámenes!! ¡¡Aleluya!! ¡¡Qué libertad, qué bonito no ver nada apuntado en la agenda para las tardes, va a ser delicioso no levantarse temprano, maravilloso será hablar por las tardes con mi niño, increíble se me hará acostarme tarde porque a la mañana siguiente no tendré que estudiar!! Por lo pronto, mañana ya tengo planes. Por la tarde, claro... por la mañana, muy a mi pesar, habré de ir a clase. A que nos den la ansiada nota de Matemáticas, a ver una conferencia sobre el plan Bolonia y a exponer un trabajo de Francés que acabo de terminar con otras dos chicas de la clase en la biblioteca. Oséase, chorradas para que no faltemos a clase... aunque claro está, el jueves y el viernes el instituto quedará desierto. Las notas, el último día de la semana... ¡qué ganas, qué ganas! (Je, sin haberlo buscado, me ha salido un pareado :P). Por ahora me han dicho las notas de Filosofía (ante mi sorpresa... ¡¡9!!), Lengua (por el trabajo... ¡¡¡otro 9!!!), Estadística (por caerle bien a la profe... ¡¡¡de un 8 me sube a 9!!!) y... bueh, Historia, un mísero 6 que tenía posibilidades de llegar al 7 pero cuyas fuerzas de salto se está guardando para otro momento. En general, bastante contento estoy... ¡Estoy contento con todo!

Ya llegan las Navidades... y con ellos la familia, las cestas de Navidad y el turrón. Pues este año va a ser distinto. Serán las Navidades más frías, y no solo térmicamente, de todas. Serán mis últimas Navidades en Fuengirola (en secreto me encantaría pasar las del año que viene aquí con eGeo... pero todavía queda mucho por llover, y no sabemos el estado de las carreteras). También será una Navidad sin familia: desde hace pocos años, la familia ya no se reúne, porque simplemente, no se sabe organizar (o más bien, no quiere. Temas aparte que ya hablaré en su debido momento). Serán unas Navidades sin cestas, a diferencia de otros años en los que nos juntábamos con tres o cuatro cestas distintas con sus jamones de diferentes compañías, ahora tan solo una, y más bien austera: la crisis, no hace falta ni dar explicaciones.  Y el turrón... por alguna extraña razón, no hay turrón (de chocolate y arroz inflado) en casa por estas fechas, con lo que me gusta a mi... ¡que lo compro hasta en verano!. Quizás sea por el exceso de cajas de bombones... y es que nos hemos quedado unas 4 cajas... ¡y antes ya nos habíamos comido 3!. Recuerdo que esas cajas de bombones son las que nos ha dado el instituto para venderlas y recaudar dinero para el crucero por las islas griegas, que se efectuará a finales de Marzo con embarque en Estambul, y al no haber vendido todas, nos hemos tenido que quedar algunas.

El día se me hace corto hoy. He pasado unas dos horas en la biblioteca haciendo el dichoso trabajito. Apenas he podido hablar con eGeo. Me he encontrado con Adán en la puerta, y he pasado de él, ni siquiera le he mirado. Hay cositas nuevas que tengo que contar sobre Adán, Alex, y el novio de éste... o mejor dicho, ex-novio.

¡¡¡Un besazo a todos!!!

5 comentarios:

Adolescente18 dijo...

¡Woooooola Gato! Vacaciones, pues ahora a descansar, a tranquilizarte mentalmente y a hincharte de fiestas y llamadas eGeisticas (joder las cosas que me invento resultan cagadas al final xd)

Besitosssssssssssss

eGeo dijo...

Síiii cari! Ahora vamos a hablar más tiempo, porque nos lo merecemos, sobre todo tú, que eres el que de verdad se lo ha "currado" :)

Bueno, ya queda menos, guapo ;)

Te quierooooooooooo!

JAVI dijo...

Felicidades por las notas y ha recibir ese merecido descanso y a disfrutar de las fiestas y un poco mas del contacto aunque indirecto con Egeo .
un abrazo y a cuidarse y dile que menos dulce que se le picaran los diente jeje.
deww

Alan Afuera dijo...

Como me gustaria a mi un descanso mental... felicitaciones!!

* NeMO * dijo...

Felicidades Gatito porque has terminado.

Por otra parte ay no Matemáticas, fatal!!! Y nada de límites que el Cálculo me aburrió.

Besos