domingo, 28 de diciembre de 2008

Esta noche es Nochebuena, y mañana es Navidad (2ª Parte)

... deja la bota, María, que yo ya no puedo más...


Dadle al Play, señores, para amenizaros la lectura. Va dedicado al Oso, que seguro que le gusta. ¡Un beso enorme para él!



Se me olvidó decir una cosa en el post anterior. ¡¡Esa Nochebuena nos dieron regalitos!!. En realidad, fue lo que esperábamos, lo típico. Dinero. 5o € por parte de mi abuelo, 30 € por parte de mis tíos, mis abuelitos nos dieron un regalo común para toda la familia, una hermosa cafetera Nespresso, la de George Clooney, capricho más que nada, ya que poco futuro le veo en casa. Le vendí dos cajas de bombones de mi abuelo y a mi primo, por 15 euros cada una, aunque como me dieron 20 para no andar con el trapicheo de devuelta de dinero... pues me quedé con 10 euritos que fueron directos a mi bolsillo. Tengo actualmente 495 euros en billetes, y unos 50 más en monedas. Y eso sin contar que 150 euros del viaje de fin de curso son de mi bolsillo... entonces tendría alrededor de 700 euros!!! Está muy bien, si cuento que ahorraré unos 100 euros al mes... al final, en Agosto, tendré unos 1500 euros ahorrados, tirando alto... cosa que no está nada mal para el futuro que planteo

El día siguiente me desperté tarde, sobre las 12, así que no hice nada en toda la mañana. Creo que ni desayuné, y eso que me encanta hacerlo allí, porque las tostadas en esa cocina y con esa mantequilla no saben lo mismo en otros sitios. Ese día estaba más soleado, así que salí un poco a hacer fotos. Pronto llegaron mis tíos con mi primita y nos dispusimos a comer en la larga mesa del comedor. Mi prima es una chiquita de ojos azules bajo un pelo de tirabuzones rubios a punto de cumplir los 2 años, muy graciosa, que no para de hablar y de hacer payasadas. Para lo pequeña que es, es muy avispada y aprende muy rápido. Tras la comida, al atardecer, en la casa de mis tíos (que recuerdo, o para muchos anuncio, se construyeron en la mitad del solar que le compraron a mis abuelos, osea, sólo a unos pasos) pasó algo curioso.

Antes he de decir que yo nunca había tenido trato con niños. Cuando nació, y todo el mundo le hacía ñoñerías, yo me negaba a participar, lo veía ridículo, pues una niña tan pequeña no comprende nada de lo que le dices, simplemente vive como espectador, pero no entiende lo que ve. Así que yo no le hacía ni caso, no me acercaba, tampoco sabía bien qué decirle, me sentía ridículo. Ahora, la cosa ha cambiado. Ella ha crecido y entiende mis palabras. Y aunque yo tampco le preste mucha atención... por alguna extraña razón, ella ha centrado la suya en mí. Por donde voy, me sigue por detrás, llamándome, me pide cosas, que le de pan, o que juegue con ella. A diferencia de los demás, que a cada uno llama por su nombre, hasta a sus padres a veces, a mi me llama primo. Más exactamente, "pimo",  ya que no pronuncia aún bien.

Pues bien, en el día de Navidad estábamos allí viendo la nueva chimenea de obra que se habían instalado mis tíos, escuchando de fondo música para niños, unos cuentos en vídeo con cancioncillas fáciles, cuando se acercó a mí con su vestidillo rosa y su andar patoso y me agarró del pantalón. "Pimo, baila". ¡Quería que bailase con ella canciones de niños pequeños! Pues... con toda mi valentía y mi vergüenza, me puse de rodillas (para estar a su altura, je), y bailé con ella un poco. Ella me imitaba, movía los brazos como yo, le hacía reir, saltaba si yo se lo decía... me gustó ese momento. Otro pedacito del recuerdo que hay que archivar para siempre. Yo teniendo mi primer contacto con la niñez, me volví infantil, me sentía cómodo con ella, haciendo el payaso. Entonces empecé a pensar.

¿Seré yo padre algún día? ¿Sería capaz de hacer siempre reir a una niña o a un niño pequeño? ¿Podré aguantar que a veces tenga rabietas, que se haga pipí y caca, que me irrite? Sin duda, lo que sería es un buen padre. Le enseñaría el mundo tal y como es, pero en su cara más positiva. Le enseñaría arte, literatura, historia, para que viese que de toda la mierda del mundo se puede sacar siempre algo bueno. Por supuesto, ésto no lo haría con un niño de 2 años, sino algo mayor, pero sí que le haría un chico culto y de provecho. En fin... estos días he descubierto que también tengo una sensibilidad paterna antes oculta. El tiempo dirá si puedo darle rienda suelta o no... quién sabe.

Después de bailar con ella, volvimos a casa de los abuelitos. Allí entonces comenzaron a despotricar contra sus hijos... que si uno se había ido demasiado lejos, y que si otro estaba todo el rato pegado. Con nosotros no se meten, nos salvamos, y eso es casi peor... porque las críticas de los demás caen con nosotros. A los otros no les dicen nada, al revés, se nos quejan de todo lo que no se atreven a quejarse a ellos. Y os puedo asegurar que, repitiéndolo año tras año, acaba cansando mucho. Mis abuelitos... más exactamente, mi abuelita, ya que mi abuelito es un santo, es muy rara, caprichosa, y siempre nos mueve a todos a su merced. Pero menos mal que el tiempo pasa y que la cena despeja sus humos. Volvimos a cenar con mis tíos, y volvimos a escuchar a María Dolores Praderas, a Antonio Machín y a Miguel Bosé, y volvimos a bailar con ellos. Ésta vez, yo, por supuesto, con mi primita, que no paraba de llamarme "pimo, pimo, a bailá" para que la acompañase. 

Ese día poco pude hablar con mi chico, varios minutos al atardecer... lo echaba de menos muchísimo. Uno de mis sueños es que él algún día venga a esa casa... sé que es bien difícil... pero me hace muchísima ilusión enseñarle la casa, los gatos, y todas las curiosidades antiguas que tienen allí mis abuelitos. Es casi imposible... ya que ellos además están muy chapados a la antigua, no lo comprenderían. Tienen unas ganas de que me eche novia ya... aunque ahora que lo pienso... eGeo con el pelo largo dentro de un año, puede parecer perfectamente una chica de espaldas... ya le compraré algún modelito ajustado y unos sujetadores con relleno si hace falta, pero vaya, yo lo llevo a esa casa seguro. (Juas, me parto con solo imaginarlo xD, perdona nene, no me odies xD).

Me dormí escuchando la canción que hay arribita del todo... Danza Española nº5, llamada "Andaluza", de Enrique Granados. Mi versión era del magnífico Andrés Segovia, he puesto al tipo del vídeo porque me gusta su interpretación. Espero que la hayáis escuchado, y sobre todo, que a alguien le haya gustado.

Al día siguente me desperté temprano para volver a Fuengirola antes de comer. La temperatura exterior era de 0 grados, las estalactitas pendían de los cristales del coche. Después de echarle alcohol y agua caliente y conseguir arrancarlo, ya sí, pudimos partir a nuestro hogar, dulce hogar...

¡¡Un besazo a todos!!

2 comentarios:

Adolescente18 dijo...

Tus primos parecen graciosos, los mios dan una tabarra que.....

Besitosssssssssssssssss

Arminius Advocatus dijo...

Es curioso el nivel que la relación entre primos mayores y menores puede llegar a tener en un corto periodo de tiempo... Ya verás en unos tres o cuatro años las preguntas que te surgirán, jeje.

Saludos desde Puebla ;)

--Arminius, inocente palomita...