lunes, 28 de junio de 2010

No, no, no, no llores.

Cats don't cry.

Cats don't cry.




Don't cry, please.





(Pony Bravo. En directo son geniales.)




Y yo soy una mierda. Mírame. Escribiendo palabras al vacío. En un piso olvidado en Sevilla, rodeado de papeles, pelusas, ropa, comida, suciedad, sociedad. Cargado de recuerdos. Añorando lo que fue y lo que no fue. Echando de menos lo que siempre quise tener.


Ojalá mañana me despertase y dejase de ser yo. Otra cara, otra casa, otra vida y otro color.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No voy a hacer un comentario: voy a darle la vuelta a todo lo que dices.

Llora si te hace falta, ¿por qué no?
Cats can cry.
Llora, por favor, hasta que te quedes sin lágrimas, hasta que te serenes.
No eres una mierda (y lo sabes). Te miro: veo a un chico de 19 años con problemas, como todo el mundo, un poco dado a exagerar, a ir de la autoexaltación a la autocompasión, a dejarse llevar por la grandilocuencia romántica, pero un buen chico al fin y al cabo. No escribes al vacío. Un piso "olvidado" en Sevilla es un lugar como otro cualquiera para ser feliz o infeliz: la vida no está en otra parte, está donde estamos nosotros. Con nuestros recuerdos, tristes unos, alegres otros. Pero SIEMPRE mirando adelante; lo que fue ya no es, lo que no fue nunca será, lo que siempre quisiste tener te está esperando, pero tienes que pelear por ello.
Ojalá mañana te despiertes y EMPIECES a ser tú, de una vez por todas. Con tu cara, tu casa, tu vida, tu color. Nadie puede hacerlo por ti, sólo tú. Sé de lo que hablo: te llevo muchos años. Perdí gran parte de mi juventud compadeciéndome y castigándome, y cuando al fin me di cuenta y cogí mi vida por las riendas pensé: qué estúpido fui. Ya no tiene remedio. Lo tuyo sí.

Un fuerte abrazo,
Nacho

alex dijo...

Algun día veras que de todo esto, solo tu puedes salir... de verdad...

Animo cielo