jueves, 6 de marzo de 2008

Y bien, es por la noche, y no sigo igual que antes, sino que he llegado a límites insospechados, a la oscuridad extrema donde no se dislumbra ya ni un ápice de esperanza. Si la cosa no mejora de aquí a un tiempo, temo decirlo, pero... mi final estará escrito.
Espero arrepentirme después de lo que digo, pero tengo tal certeza de lo que va a pasar, que me da miedo.
Pronto acabará mi estúpida historia interminable, pronto se solucionará todo, pronto acabará el dolor, pronto... muy pronto.

Hasta Siempre, querido silencio.

3 comentarios:

Tiz dijo...

animate.

no me puedes volver a decir que no sabs escribir....

saludos!

betulo dijo...

¡HOLA! ¿CÓMO ESTÁS? ayer no pude seguir leyendo y hoy ya me he puesto al día, por eso sólo paso a decirte hola. Digamos que ya hay alguien que se preocupa de lo que pasa por tu mente para plasmarlo en este medio, sigue. Ahora pienso que parece una contradicción el bien que genera el quitar presión interior, por un "desaguadero", cuando precisamente uno está depresivo.

joac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.