viernes, 18 de julio de 2008

Entre viñas - Parte 4

Y tranquilos, que será la última parte...

Sobre las 9 ya nos estaban levantando a bombo y platillo (va a ser que ese finde no dormí mucho...), y a las diez ya estábamos despiertos (juas xD). Durante unas horas rondamos por ahí sin saber qué hacer, somnolientos, poniéndonos el bañador y desayunando... y sobre las 12 y media, nos llevaron en coche a la piscina municipal de La Viñuela, que en realidad no es otra que la de un hotel de por allí.

La piscina era enorme, y estaba muy bien, la verdad... había gente, pero no molestaban. Lo pasé divinamente... y aunque yo seguía con mi carraspera de siempre, que parecía un capo italiano hablando a duras penas, me bañé con todos los otros. Hice fotos, retraté a la chica guapa, y a la inglesa con su novio, y todos en paz. Comimos allí, bajo el ardiente sol... y qué ardiente, estábamos asadítos!! Sobre las 5 y algo vino el padre de Sara y nos llevó de vuelta a la casa. Allí estuvimos merendando bollitos otra vez, nos pusimos nuestras ropas, y ya, finalmente y con tristeza, nos separamos todos... ellos volverían a Fuengirola en un coche, y mi hermana y yo en otro hasta Torre del Mar. Se les echaba de menos, sinceramente, a mi me daba pena separarme... porque eran gente increíble, espectacular. El chico, superinteligente, muy divertido, siempre contando chistes, y con mil y unas anéctotas que contar. La chica, tan curiosa, simpática, agradable, entretenida... difíciles ambos de olvidar. Y, por suerte, ahora mismo estoy hablando con ella por el msn... ojalá se convierta en una gran amiga!!

Así que dejando atrás el añorable pueblo, nos metimos en carretera entre montañas, llegando a nuestra otra casita. Allí estaban mis padres, donde habían pasado el fin de semana... mi padre bastante asqueado, porque estaba algo enfermo, tenía que montar el mueble él solo, y mucho trabajo por hacer en su portátil... ése es un laaargo tema del que tendré que hablar algún día... de mi padre y su trabajo. Volvimos al atardecer, y no hicimos nada especial... solo por la noche volví a hablar un poco con eGeo.

Al día siguiente, lunes, si hice mucho más. Estuve limpiando toda la casa, haciendo mi puzzle, que cuando lo termine, le haré una foto y os lo enseñaré... para que veáis lo precioso que es!! Por la tarde vino el novio de mi hermana, intentando darle una sorpresa... estuvo con nosotros pintando y limpiando el sótano, y luego al atardecer en la piscina... allí había dos chicos más pequeños que yo, uno de ellos bastante guapo e interesante... pero se me cortó el rollo. Fui a casa a por las cartas para jugar todos, y a la vuelta, vi que mi hermana y el novio estaban ahí comiéndose la boca... así que tuve que volverme de vuelta sin que me viesen... se me revolvió el estómago. No me sentó nada bien... y pasé una mala noche, sinceramente. Me volví a sentir solo... y empecé a decaer una vez más.

El martes vino sin mucho que contar, casi terminé el puzzle, y sobre la hora de comer mi madre nos llevó en coche, tranquiiiilamente... ya que claro, le tiene un miedo a los coches que poco a poco intenta superar...

Y fin, terminó apresuradamente mi "historia". Poco hay más que contar... que el miércoles salí con ellos otra vez, que lo pasé de PM... y listo, volveré a recorrerme Fuengirola con ellos alguna que otra noche más, eso seguro.

Un besazo a todos!!!! ^^

1 comentario:

* NeMO * dijo...

Así terminó Entre Viñas, con miedos, risas, sueños, llamadas, y todo!

Lo disfrutaste y ahora escapas de nuevo, jaaaa!!

Luego vere la pic del puzzle...

Besotes