miércoles, 16 de julio de 2008

Entre viñas - Parte 3

Bueno, antes de seguir, lo titulo Entre viñas a éste pequeño relato de mis días pasados porque el pueblito "La Viñuela" se encuentra rodeado de campos de vides, viñas, de ahí su nombre.

Estaba anocheciendo, pero no teníamos sueño... estábamos cansados, demasiado como para querer hacer nada, y sin ganas de cenar cenar. Estuvimos sentados en el sofá viendo la tele... ni recuerdo qué, estábamos apamplaos, como decimos aquí! La madre de Sarita insistía en que comiésemos algo... y al final, sobre las 11, accedimos a cenar... pero cereales con leche. En frente del portón, en la calurosa noche, cada uno con nuestro tazón de Choco Krispies y leche, y hablando de cosas intrascendentales. Al poco rato terminamos, y nos bajamos al parque del pueblo. El parque era diminuto, con tres cacharrillos por ahí donde jugar... pero estuvimos hasta casi la 1 allí hablando, nos volvimos porque al chico le estaba empezando a dar demasiada reacción en la piel el ambiente rodeado de plantas. Pobrecito, una vez más!

Subimos de nuevo a la casa, y estuvimos discutiendo dónde dormir. Al final, decidimos coger todos los colchones y ponerlos en el gran salón, desalojándolo primero. Los padres dormirían en el piso superior... así que no habría problema, estaríamos a nuestras anchas. Y justo cuando estaba en el baño poniéndome el pijama... volvió a sonar el móvil. Haciendo malabarismos, con la camiseta a medio poner y descalzo, lo cogí... era eGeo, qué sorpresa! Terminé de hacer el payaso yo solo, dando gracias al cielo por que aún las videollamadas no sean frecuentes y él no me viese, salí del cuarto y me fui al balcón.

Allí, en el balcón abierto al pueblo, desde el que se divisaban todas las casitas y el empedrado de la calle, y el amplio cielo iluminado de estrellas, le pregunté qué le pasaba... y lo vi. Estaba mal, dolido... llorando. Me quebró el corazón... escuché todo lo que me tenía que contar, intenté hacerle ver por qué era así, que no era para tanto, y qué era lo que podía hacer... durante unas tres o cuatro horas estuvimos hablando, yo a duras penas... porque recordad que en todo el tiempo no había podido pronunciar palabra... cuando estaba con los otros, ellos hablaban, yo casi nada... Pues con eGeo, pobre de él, tuve que hablar flojo flojo, susurrándole... así que de esas tres o cuatro horas, en realidad hablamos una y media, ya que tuve que repetirlo todo dos veces... Pero no me importaba, estaba hablando con un chico estupendo al que he cogido mucho cariño, en una noche oscura, viendo las casas antiguas y el inmenso cielo plagado de estrellas... yo me sentía bien, y estaba dispuesto a quedarme sin voz, a resfriarme (porque hacía algo de frío) y a no dormir, con tal de que él se animase y se le pasase todo.

Y la cosa acabó bien. Al poco tiempo de llamarme ya se le había olvidado todo, y nos contábamos tonterías sobre lo que fuera, hablando de todo un poco, ya riéndonos despreocupados. Me sentía orgulloso, porque había conseguido animar al gran eGeo... pero mucho más, porque me había llamado él a mi cuando más lo necesitaba. Eso significa mucho para mi... significa confianza, seguridad, amistad, fidelidad... así que hice lo posible por distraerle y que se le pasase el mal rollo. No sé si realmente lo conseguí, yo espero que sí, porque además es lo que parecía... sin duda otros podrían haberlo hecho mejor, darle más palabras de ánimo... pero bueno, yo hice lo que pude. (Ahora bien, si has quedado satisfecho, llámame cuando quieras eGeíto, que aquí estoy para escucharte!! ^^)

Volví adentro, y ya estaban todos frititos. Sólo Sarita y mi hermana seguían despiertas... y sólo eran las 4 de la mañana! Me estuvieron preguntando que con quién hablaba... les dije que con un amigo, y empezaron a sospechar, insinuando que si en realidad era una novia o algo... je je je, cómo me gusta esto! Cuando también salí el martes anterior, y decia que hablaba con un amigo... muchos creían que en verdad era una chica... y bien, que piensen lo que quieran!! Aunque en parte me molesta... jope, yo doy pistas, y nadie cae... quiero que lo sepan mis más cercanos... pero antes que tengan alguna idea, que lo sospechen, para no darles el batacazo de pronto y dejarlos impresionados. Eso no es bueno...

Así que me acosté, en un rincón, pegadito al otro chico... pero pensando en cómo estaría uno mucho más lejos.Todos se acostaron demasiado temprano... no entiendo bien por qué, porque yo no tenía nada de sueño. Estaba despejadísimo, y con ganas de hablar, de hacer algo... pero no me iba a quedar solo... así que me dormí con ellos enseguida, la verdad es que estaba muerto de cansancio, y con la garganta a reventar!


Y amaneció un nuevo día...


PD: ése es mi móvil... solo que en gris, con más de un año de antiguedad, y muy desgastado... hay que cambiarlo ya!

1 comentario:

* NeMO * dijo...

Lindo tu movil!!! ... A eso no iba!

Ya, que bien que hayas animado y dado un poco de vida a eGeo, no se ni tengo claro que pásó y como ustedes dos andan en tanto contacto, me alegro demasiado porque puedan estar así juntos intercambiando cosas y apoyandose por encima de todo.

Nada es importante cuando de ayudar y de arriesgarlo todo por un amigo se trata.

Besos Gatito