domingo, 31 de agosto de 2008

Pendiendo de un hilo

Las cosas están un poco crudas en casa últimamente, al menos respecto a mi. Me estoy jugando el pellejo, lo sé, y a partir de ahora voy a intentar arreglarlo.

Anoche mi padre me dijo que me acostase pronto... le dije que lo haría, pero al final, con unas cosas y otras, a la 1 y 20 apareció en mi cuarto mandándome acostar. Me dijo que mañana hablaríamos. Así que me acosté... pero me costó dormirme Dios y ayuda, ya que no me encontraba muy bien. Ni física, pues me dolía el ojo y la cabeza, ni anímicamente, porque por alguna extraña razón, anoche me derrumbé. Volví a llorar como antes... lo que acrecentó mucho más el dolor de ojo... hasta que me dormí rendido de cansancio.

El día de hoy amaneció, y sorprendentemente me desperté temprano. A las 10 ya estaba en el salón con la familia, desayunando. Es de las pocas veces que he desayunado con todos, qué mal me siento por no hacerlo más a menudo. En una de las veces en que me dirigía a la cocina, vi la factura del móvil aún sin abrir. Temeroso, rasgué el sobre, y vi asustado con los ojos como platos (bueno, solo el izquierdo, el derecho sigue algo demacrado) a cuánto ascendía la suma de los gastos. Adivinad cuánto.... aunque mejor os lo digo, más fácil. Unos 56 euros... más el IVA, 16%... más de 60 me iba a cobrar mi padre. Es mucho... más de lo que yo esperaba... pero claro. He mantenido largas conversaciones, y no tan largas, con eGeo, llamándolo desde mi móvil. Y hay que tener en cuenta que yo soy Orange, y él es Vodafone...

Pero no es sólo eso... yo pensaba que mi padre me diría algo, y en efecto, me llamó al balcón, donde estaba abriendo todas las cartas acumuladas durante las dos semanas. Allí me dijo que el total a pagar eran 78 euros... a lo que le pregunté que mis cálculos habían sido distintos. Ya me explicó que le había sumado la factura del teléfono fijo... y es que en dos ocasiones llamé a eGeo durante más de dos horas. Juntando eso con la factura del móvil, salían los 78 euros, claro.

Yo no puse ninguna pena, le dije que lo entendía, y que era lógico. Sabía que tocaba charla, pero ésta vez estaba dispuesto a hablar yo también, así que me puse en posición amable, accesible y amigable, preparado para el diálogo. Me respondió diciendo que no pasaba nada, que era comprensible que todo el mundo tuviese fallos así, pero que tuviese cuidado para la próxima, pues es una pena que la mitad del salario se me vaya en las llamadas telefónicas. Entonces salió el tema que yo esperaba. El ordenador, yo, mi tiempo, y la familia. Dice que paso demasiado tiempo aquí encerrado entre estas cuatro paredes, y que estoy muy poco con ellos. Que mi vida familiar se reduce a la comida, pues en la cena también desaparezco. Éso no es del todo cierto, aunque sí hay excepciones en las que ceno en mi cuarto, normalmente cuando toca tomar bocadillos, como sucedió anoche.

Pero lleva razón, y se la di. Paso mucho tiempo aquí... no demasiado, porque en una cosa exageró. Dijo que me tiraba las noches enteras conectado, y eso es totalmente falso. Me acuesto relativamente pronto, si comparamos con la media de los demás. Más de las 2 nunca he estado, y no muchas veces después de la 1 y media. Pero es que es lo que yo digo.... qué más les da? Estoy de vacaciones, puedo aprovechar el tiempo como quiera... que ya tendré tiempo más adelante de joderme porque no pueda disfrutar todo lo que quiera. Además, tampoco estoy tanto tiempo! Mis amigos, todos, y vosotros, también os tiraréis hasta las tantas conectados, sin problemas... pero yo no, según mis apdres, me tiro una barbaridad de tiempo por las noches conectado. Deeelfin...

Volviendo al tema, lleva también su parte de razón. No paso mucho tiempo con ellos... pero es que prefiero aprovecharlo aquí, pues le saco también partido a las horas sentado en mi silla. Y qué coño, tampoco es tanto! Si tuviese obesidad mórbida (no sé el morbo que puede dar eso, pero bueh, así se llama), sí sería para preocuparse... pero de cuerpo estoy bien, y no se nota que pase tiempo aquí... así que nada. Que pierda cosas en familia, pues es muy importante... quizás, pero no tanto. Yo les quiero mucho... aunque me cuesta demostrarlo, y eso me ha pasado desde que tengo uso de razón. Me dicen que de pequeño, siempre siempre estaba solo, apartado de ellos. Jugaba con mis juguetes, y no les necesitaba para nada. Soy así, y no lo puedo cambiar... no es que no les tenga aprecio, todo lo contrario... pero yo les quiero a mi manera.

Y la cosa se solucionó. Tras unos diez o veinte minutos de apaciguado diálogo, me dejó seguir utilizando el ordenador con la condición de intentarlo cambiar. Y lo pienso hacer, porque en ésta ocasión si llevan razón.

Finalmente, todos en paz. Al menos por hoy, rezo por que continúe, aunque el ambiente sigue algo caldeado.

Ahora, me pondré a escribir sobre las semanas anteriores.

Un besazo a todos, y perdonad por el rollo de post... pero lo empecé, y ya que estoy lo acabo y lo pongo!

2 comentarios:

tbc dijo...

no pasa nada gato, tu vida no es ningun royo o pot lo menos yo no tengo esa vision, mm mi madre tambin me dice que paso muchas hora frente al ordenador o que me tiro noches enteras hay veces que es verdad, pero nunca en valde como dice ella yo creo que estas palabras que te estoy escribiendo en este momento tienen un significado un valor de apollo que anque sea muy leve te puede apoyar para contiuar para pensar que aqui estamos muchos o unos cuantos, que bueno ami no me han llegado facturas tan altas porque si tengo que hablar con la gente existe el fijo de.. para hablar y no lo pago yo, pero si ati te gusta hablar con el pc y por el movil es como el que le gusta fumar asi que no te preocupes a todos nos llegan broncas por eso, jop me sienta mal poque añoche estuviste hablando conmigo y no me comentaste que estavas tan mal jop gato tengo cargo de concienca... bueno pequeño, que aunque tu digas lo contrario ya sabes lo que pienso de ti, y haber si pronto te estabilizas y continuamos hablando como antes de tus vacaciones asi que un besito y un gran abrazo de amistad... bss gato

Oso dijo...

Pues mira Gatito,

A mi me pareces un hijo excelente. Ya quisiera yo tener un hijo como tú. Eso sí, reconozco que es importante pasar tiempo con la familia para mantener lazos de comunicación y afecto.

Cuando tenía tu edad y hasta muchos años más que tú, yo ODIABA la exigencia de mi padre de cenar juntos, y desayunar los domingos en familia. Con el tiempo me di cuenta de lo importante que es esa costumbre. Ahora que tengo a mis padres y hermanos a 7500 kilómetros, añoro los desayunos en familia de los domingos. Ellos lo siguen haciendo casi siempre, a pesar de que ya mis hermanos están mayores y tienen sus propias vidas.