sábado, 28 de febrero de 2009

Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones...

Me encanta.

Vedlo. Es obligatorio.





Y ahora, me voy. A casa de Chris, a ver La vie en rose, sobre la biografía de Edith Piaf, con Alicia y toda la trupe. Lo pasaré bien, sin duda.

¡Un besazo a todos!


PD: Esta canción no va para nadie, ni para mi novio ni nada. No ocurre nada. Simplemente es, cómo no, amor al arte.

2 comentarios:

bo tare dijo...

Menuda joyita CatY. No la conocia. Diamante en oro si señor. Gracias. Pasalo bien, querubin. Un besito.

Arminius Advocatus dijo...

Creo que es un rumor, pero en realidad se la dedicó a Augusto Pinochet... :S En tal contexto, es políticamente muy fuerte el sentido que llega a tomar, jaja.

Saludos, un abrazo y dos besos jurídicos desde Puebla ;)

--Arminius.