viernes, 6 de marzo de 2009

Lo que me dicen los dados....


El jueves de la semana Blanca, osea, hace 8 días, en un burger por la tarde estábamos sentados Alicia, algunos más, y yo, esperando a Martin. Mientras, jugábamos a un juego, bah, una tontería,  hacer una pregunta y tirar los dados, si salía número par, era que sí, y si no salía, pues que no. Por lo visto, yo no soy gay, ni soy heterosexual, ni soy bisexual, ni hermafrodita ni asexual, ni pansexual, osea, que no soy nada. Ah, y me cambiaré de sexo. Cosa también curiosa, porque el fin de semana pasado, eGeo y yo soñamos exactamente lo mismo: que me cambiaba de sexo. En mi sueño, al final no lo hacía, porque me gustaba ser un chico, en el sueño de eGeo, sí que me operaba, convirtiéndose en una pesadilla para él. Al poco tiempo llegó Martin, que había estado de vacaciones en Francia, y me sorprendió al regalarme un disco de Edith Piaf, que compró allí al acordarse de mí. ¡Pero qué buenos son, que se acuerdan de este chico tan tímido y poco interesante! Es toda una suerte haberlos conocido. El caso es que los dados, en cierta pregunta, me dijeron que no. Que no iba a vivir solo, con eGeo, en Granada. Viendo las predicciones anteriores, no podía ser muy fiable, por lo que no le di mucha importancia. Pero algo ha ocurrido últimamente que me ha hecho ver que sí, es muy probable que así sea. 

Tranquilos, no os asustéis. Lo que quiero decir es que no viviré con eGeo... solamente, sino que habré de compartir piso. Durante la intensa conversación sobre el tema con mi padre en los días que estuve en Toledo, se trató mucho el asunto del trabajo de eGeo, de la situación económica y, por ende, la vivienda. Que eGeo encuentre un trabajo bien remunerado, o a secas remunerado, en Granada nada más que empezar es bien difícil, al ver cómo está el país y el mundo en general, por lo que por su parte no podríamos contar con una colaboración presupuestaria. En tal caso, mi padre habría de hacerse cargo de todos los gastos, y por él, no habría problema... de no ser que la crisis también le afecta a él. Nos podría dar dinero, pero no mucho, no lo suficiente para mantener a dos personas. La solución, entonces, planteada por él mismo, sería irse a vivir en compañía de otras personas, y de esta forma dividir los gastos. Sé que esto ya lo habéis leído en el blog de eGeo, pero tenía que decirlo yo aquí. Cuando se lo conté, creí que pondría alguna pega... pero no, lo entendió todo, fue un buen chico :P

Lo nuevo que hay que decir es... buscar compañeros de piso. Kitty, Marcos, Ariadna, Lola, Julián y algunos más van a ir a la Universidad de Granada, la mayoría para hacer también Arquitectura... y contando con que son mis amigos... ¿no sería ideal irnos a vivir juntos, o al menos, irme con ellos? Pues sí, aparentemente... pero ahora me surge la duda... ¿cuánto de amigos son? Sé que con Kitty no habría problemas, es una chica muy responsable, me gusta su manera de ser. Con Marcos, lo mismo, además, es un chico que no ladra nada, aunque eso pueda llegar a ser desesperante. La que sí que es desesperante las 24 horas del día es Ariadna (no recordaréis quién es, así que releed los posts del verano, resumo: chica repelente de mi clase, hipócrita, a veces buena gente, saca de quicio, cotilla, metida en la vida de todos), que, encima, se ha enterado de que quiero irme a vivir con eGeo en un piso compartido, y ya ha organizado las habitaciones e incluso los turnos de limpieza.  No, no me iría jamás con ella. Se metería en nuestra relación, sería un incordio permanente. No sabía yo la manera de decírselo... hasta que vino Kitty y me apartó de todos. Me dijo en voz baja que deberíamos organizar lo del piso bien, ya que segurísimo que se hace algo entre nosotros, pero que... ni tanto ella, ni Marcos querían que Ariadna estuviera en la casa. ¡Toma! ¡Ya no soy el único que piensa que es un incordio! Tras esto, la susodicha se picó con nosotros y no nos habló en todo el día... la verdad es que me da pena... pero que sí que me da es que voy a pensar solo en mí y en eGeo cuando vivamos allá, tomando las decisiones pertinentes para que todo salga perfecto, prescindiendo de ella o no.

Así que el futuro se presenta ya con total seguridad en Granada, estudiando para arquitecto. Viviendo con eGeo, también, aunque con menor seguridad (no se sabe qué puede pasar). Compartiendo piso con mis amigos (excepto Ariadna), eso también es probable, mucho. Y... siendo feliz, lo más seguro que pase. Y es que ya tengo ganas de ser feliz por una larga temporada... quiero probar a ver qué se siente.



¡¡Un besazo a todos!!

PD: Pasaré el finde fuera... os echaré de menos a totos, totos!

PD(2): foto que no viene a cuento, pero que hice en Aranjuez y me gustó...

2 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Está claro que teneis que impedir que Ariadna se apunte a vuestro piso.

Me parece que ya se lo comenté a eGeo, pero con riesgo de repetirme, también te lo digo a ti. Esos compañeros son amigos tuyos ¿Tienes claro que van a aceptar bien a eGeo?

Además, creo que ya te dije que no es lo mismo conocer a una persona que convivir con ella.

Un abrazo,

Josep

joac dijo...

Ohh, me encanta Edith Piaf. Sobre todo últimamente... il m'a dit des mots d'amour, des mots de tous les jours... XD

En cuanto a lo del piso, nosotros estamos en el mismo dilema. Por eso de qué amigos van a qué piso, encima la facultad suya y la mía están lejos, así que no sabemos qué hacer.