lunes, 9 de marzo de 2009

Para qué negarlo.


Pues sí, ya es hora de que os diga a todos cómo estoy. Cómo estamos.

Mi niño y yo cada vez estamos peor. No entre nosotros, ¡que va!, la relación va tan fuerte como nunca, esto es fabuloso. Pero en nuestras respectivas vidas, cada uno tiene su problema. Él, con su madre, muchos más de los que parece, situaciones y circunstancias que ni ha escrito en su blog. No imagináis lo que está pasando. Al igual que no imagináis cómo lo estoy pasando yo. Porque él sufre, y porque sufro yo.

Últimamente estoy muy desanimado. Solo hay que ver el blog. Estos últimos posts han sido insustanciales, aburridos, y escasos. Y es que ya no tengo nada que contar. Siento como si me hubiera quedado sin palabras. Tengo el cerebro machacado, por algo que no sé muy bien qué es. No se me ocurre qué escribir, mis dedos ya no tienen esa rapidez, mi mente no puede crear frases suficientemente coherentes. Estoy mal.

Necesito un empuje. Que algo pase. Que eGeo venga y me recuerde cómo eran sus besos. Estoy harto de mi teléfono móvil, cada vez lo odio más. Odio sentir el auricular en mi oído aplastándose sobre la almohada durante una hora. Odio morirme de sueño y levantarme cada mañana con un dolor de cabeza insoportable por dormir poco. Odio hablar con él todos los días, lo odio.

Pero es lo único que tengo. Sin él, ya no soy nada. Dependo de él. No debería... pero es que es así. Estoy manteniendo una relación con una persona, pero he tenido la mala suerte de que esa persona está muy lejos de mí, demasiado. Sumémosle que ya de por sí siempre he sido muy dependiente, necesitaba estar con otra persona, aunque siempre haya sido un sueño y jamás haya tenido a nadie, mi experiencia en cualquier campo sea cero. También se le añade que aquí me siento solo, sin esa persona especial que me dé lo que necesita cualquier persona... Con esta mezcla, me encontraréis a mí. Un Gato cada vez más amargo. Más apesadumbrado, cabizbajo, de mirada hundida, triste, sin fuerzas, sin ánimos para afrontar un día más. Lo peor de todo es que tan solo me tiene vivo aquello que más odio. Una conversación de una hora colgado del teléfono.

Y yo soy culpable de que me sienta así, en parte. Porque no puedo evitarlo, y estrujo a mi corazón cada vez que veo a una pareja feliz. Vuelvo a lo de siempre. Yo me he ganado esta situación. Que esos besos que van dirigidos a otra persona nunca serán para mí. Tan sólo, como decía Andrés Lewin, me he de conformar con los besos que se dejan en los vasos.

Me siento solo. Y cansado. Quiero a eGeo, mucho, muchísimo. Lo peor es que los dos estamos así. Cada vez más desanimados. Nos cuesta ayudarnos mutuamente. Nos derrumbamos por nada. Necesitamos vernos... es muy urgente. Para que él reciba el cariño que no le da su madre, y para que yo pueda sentir que todo esto ha merecido la pena. Es lo único que necesito saber. Que se va a hacer justicia.

Lo que más me dolería sería que todo fuese en vano. Acabaría conmigo.


Besos a todos.



PD: Perdonad, durante un tiempo dejaré un poco de lado el blog... hasta que me encuentre mejor.

Ah, es una fotografía que hice ayer... la playa estaba completamente cubierta de niebla, pocas veces ocurre.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad, he leído vuestra relación desde el principio. Yo diré lo que mucha gente seguro que piensa pero no dice: es iluso pensar que vais a vivir juntos, siquiera que seguireis. El amor necesita alimentarse de cosas tangibles, es así de egoísta. Por ahora se puede vivir del recuerdo, de llamadas y de ilusiones pero pasado el tiempo eso se agota, sobre todo porque cada persona tiene un límite psicológico que se va agotando según las circunstancias desagradables que nos sucede, pero una vez agotado nos sentimos tal y como tu describes, entonces nos apartamos para poder "regenerarlo" con el aspecto negativo de que es cada vez menor.

Siento el rollo, mi consejo es que lo dejeis cuanto antes, no más planes ni falsas esperanzas. ¿No ves que es imposible todo? Sé maduro y razonable, tu eres más inteligente. Vas a empezar a vivir una época buenísima, la mejor que podamos vivir, entrarás en una edad en la que te partirán el corazón, te sentirás correspondido, encontrarás amistades inesperadas y sobre todo empezarás a definirte como persona. No seas dramático, que veo que todo se pega, ten huevos y no te quejes por cualquier cosa. Ánimo.

Tristán dijo...

Gola Gato,

Te iba a dejar un comentario y he leído el comentario de anónimo y me ha dejado ploff.

Si te soy sincero, veo lo vuestro DIFICIL pero no IMPOSIBLE.

Desde un punto de vista de adulto ( supongo que Oso y Josep opinarán igual que yo ) a veces os veo un poco perdidos y no tenéis en cuenta aspectos que un adulto sí que tendría, pero para eso estamos TODOS, adultos y adolescentes para dejaros comentarios o enviaros mails, a veces con ideas de perogrullo. Lo que tenéis que hacer es eso, coger nuestros comentarios ( los de los adultos y los de los adolescentes ) y tomar de cada uno de ellos lo que estimeis oportuno. Coge también los sabios consejos de tu padre y coge también el comentario de anónimo. Todo vale.

Yo apuesto porque todo va a salir bien.

Insisto en que a veces se os ve mas perdidos que un pulpo en un garage pero eso no quita para que vayais ultimando detalles tomando nuestros consejos y lo que os dicten vuestros corazones.

He visto historias de amor acojonantes e imposibles que no he contado por eso, porque fueron demasiado irreales al principio y te puedo asegurar que esas personas son superfelices y que siguen juntas a pesar de las piedras que les pusieron en el camino.

La historia mas parecida a la vuestra puede ser la de mi sobrino y Rubén. Estos dos descerebrados empezaron a planear todo con 16 y en Julio de este año se casarán. ! Quien lo iba a decir ! Nadie se lo puso fácil, creo que ni yo, pero su amor pudo con todo.

Si tú quieres a Egeo y él te quiere a tí, no hay nada que os impida estar juntos. El amor gana siempre a lo material.

Yo os deseo lo mejor, pero los deseos por si solos no son suficientes. Luchar por vuestros sueños.

Un beso

P.D. Sobre el post de los dados, fijaté. Veo mas a Egeo con una operación de cambio de sexo que a tí.

P.D. Te lo digo por meterme un poco con él. Se que leerá esto. Si no, pues se lo cuentas esta noche.

Anónimo dijo...

Nunca comento lo que otros comentan, pero en este caso haré una excepción. Es decir, que esto no va tanto para Gato como para el "anónimo" que me antecede.

Francamente, seas quien seas, has estado fatal. Por tu tono condescendiente y por algunas cosas que dices, intuyo que tienes más años que la media de los que visitan este blog, al igual que yo. Yo tengo 41 años (como ya sabe G.), es decir, que podría ser el padre de estos chicos; pero eso no me da derecho -ni a ti tampoco, seas quien seas, insisto- a ser paternalista con alguien que tiene los "huevos" (lo digo por tu consejo final) de abrirnos su corazón a los que pasamos por aquí (algunos con tan pocos "huevos" como para escudarse en el anonimato antes de machacar). Puede que mis experiencias y mis muchos años me hayan enseñado cosas de la vida que Gato y eGeo, por fuerza, aún no han descubierto; puede que a ti también. ¿Y qué? Precisamente eso es lo que están haciendo, con mucho más coraje del que tú presumes: descubrir. Descubrir hasta qué punto puede el amor resistir las pruebas de la distancia, del tiempo, de las dificultades cotidianas. Es posible que triunfen, es posible igualmente que fracasen. Y si sucede lo segundo, no pasa nada, como tantas veces les decimos; habrá merecido la pena intentarlo y habrá que volver a intentarlo. Pero eso aún no lo sabe nadie, ni siquiera ellos, y, claro, mucho menos tú. Porque ¿qué sabrás tú, qué sabremos nadie, la de cosas "tangibles" -palabras de amor, momentos de cariño, consuelo ante los problemas- que dos adolesecentes enamorados pueden darse, aunque sea en la distancia? Eso sólo lo atesoran y lo saben los dos interesados. Y ni tú ni nadie debería entrometerse, ni atreverse alegremente a decirles que lo dejen porque ya vendrán cosas mejores. ¿Qué sabrás tú?, insisto. Desde luego, por la pobreza de tus expresiones, llenas de tópicos, me parece que el papel de consejero te viene muy grande.

Un abrazo para Gato y eGeo,
Nacho

Kojie dijo...

Imposible, que lo dejeis marchar, que vas a entrar en una de tus mejores épocas...

Sí, palabras con algún sentido... Pero mirad:

- Tus padres te están ayudando, cosa que muchos ni se atreverian a pensarlo. Tus padres creen en vuestra relación. Y un padre siempre quiere lo mejor para sus hijos.

- ¿Distancia? ¡Con lo bonito que es ilusionarse! Te juro que la paciencia es la madre de la ciencia, esperas, y serás recompensado. No te abrumes pensando de que queda lejos: Todos hemos tenido una meta lejana, y la hemos encontrado. La mía: Empezar mi carrera, vivo FELIZ en Badajoz, con gente que le encanta la Química. Tu puedes ser feliz haciendo LO QUE TE GUSTE.

- Vive a tu manera. Todos queremos imponer la nuestra, pero si necesitas desahogarte, salte al balcón, y grita.

- Ponte una venda. Vive ilusionado. Si crees en eGeo, te estás creyendo a ti.

Por supuesto, tomate un descanso. Un mes justificado es un mes justificado. Tienes ahora la semana santa. No la desperdicies, suele ser normalmente la epoca para descansar de los examenes, y volver a ilusionarte.

¡Ah! Y una cosa... De ostias aprende uno en esta vida, recuerdalo

Un beso

L?rika dijo...

Esto no me lo habías dicho. Y bueno, no te voy a escribir nada más, ya sabes lo que opino y ¿qué te voy a decir que ya no sepas?. Nada.

Sé feliz. Es fácil.

Yours, Lírika.

eGeo dijo...

Lo bueno es que dentro de unos meses nos reiremos todos juntos del anónimo (que parece que no tiene ni idea de que llevamos así Gato y yo desde el verano pasado) :) jajajaaaaa!!!!!!!!
Mil besos a todos.
Te quiero, Gato :) mi vida.

Ángel dijo...

no egeo no, no llevais juntos desde verano, habeis estado juntos dos ratos en octubre y se acabó, sin perspectivas reales de volveros a ver.

Por cierto, señor cuarentón, usted acusa de condescendiente, pero acaso no ve la paja en el ojo propio?

Arminius Advocatus dijo...

Bueno... Yo no puedo opinar respecto de esto, primero que nada, porque no tuve el coraje de atreverme a algo semejante.

Lo reitero, amigos: Si son capaces de superar esta prueba, algo me dice que lo suyo viene en serio.

Lo que haga el resto de las personas, sólo incumbe a su agente. Cada cabeza es un mundo, y no hay nada mejor que perderla por amor :D Enhorabuena, chicos ;)

Saludos, un abrazo, dos besos, y mucha suerte ;)

--Arminius, el abogado de sí mismo...

PABLORE dijo...

Yo percibo que la intensidad de vuestra relación sobrevivirá el tiempo necesario.
Creo que nada en el mundo podrá impedirles desarrollarse.
No hay crisis no hay distancia que puedan vencerlos.
Un día, cuando como yo pisen los cuarenta, y sientan que son los mismos, que sienten igual, que piensan igual, que no han claudicado de sus ideas ni de sus sentimientos, se darán cuenta de que el tiempo es fugaz.
Dañino quizá hoy que parece no pasar nunca, pero cuando te das cuenta ha volado.
Toda mi fuerza, toda mi mejor onda como decimos aquí para vosotros!!!

Peace-for-ever dijo...

Acabo de pasar 4 meses separado de mi amor y sé lo duro que es, pero valió la pena. El que aguanta una separación como esta lo puede aguantar todo.

En mi caso el amor se ha reforzado con la separación y creo que en el vuestro también.

Yo te diría: lucha por aquello que quieres y por aquello en que crees. Todos estamos sujetos error, tanto tú como yo como el Anónimo del primer comentario podemos equivocarnos, pero aunque corras ese riesgo vale la pena intentarlo.

No te dejes vencer por tu bajón, todos tenemos bajones, es cuetión de dejarlo pasar.

Un abrazo,

Josep

Gato dijo...

Anónimo, aunque luego te descubres al fin y vemos que te llamas Ángel:
En mi blog, ya que soy una persona tolerante, voy a respetar todas las opiniones que se puedan pronunciar. Porque son solo eso, opiniones, de cada persona, y yo no soy quién para juzgarlas. Lo que no puedo permitir es que en esas opiniones entren imperativos: lo tuyo ha de ser un simple comentario, no un mandato. Me parece muy bien que pienses todo eso, lo que no me parece bien es que me lo digas de tal manera. Bien sabemos que es difícil. Bien sabemos que es casi imposible. Pero también sabemos algo muy importante, que me parece tu nunca has sentido. Nos queremos de verdad, y eso nos nubla la vista. Lo único que nos hace felices es soñar con ello. ¿Por qué lo vamos a impedir? Con altibajos o sin ellos, vamos a seguir. Será estúpido, será suicida, pero será lo que queremos. Nuestras pasiones mandan sobre nuestra razón, y no lo podemos evitar. Y nadie lo debe evitar. Puedes aconsejar, pero de ahí no te pases. Por favor, te exijo un mínimo de respeto y consideración, si no, no vuelvas a comentar aquí.

A los demás: Muchas, muchísimas gracias por vuestros comentarios. No esperaba esta acogida, esta protección ante ese... digamos... asaltante emocional cibernético. Os prometo que lo superaremos todo, y que estaremos juntos. Aunque sea tan sólo por el hecho de demostraros que todo es posible, seguiremos luchando para conseguirlo. Un beso todos vosotros. Se os quiere.