sábado, 21 de marzo de 2009

Encontrando mi lugar.



(Es la segunda vez que escribo este post... ¡con lo bien que me había quedado el primero, y por cosas de la vida se me borra!)

Anoche fue uno de las mejores que he tenido. No hicimos nada especial, simplemente salir a la calle un rato con mis amigos. El hecho de que fuese tan especial es ese, que estaba con personas a las que podía considerar amigas. Anoche me acordé que no estoy solo, al fin. He encontrado mi lugar, que es junto a ellos.

¡Quién lo iba a decir! Todo empezó la noche del 15 de Agosto, en la playa, cuando me encontré con el rubito gay cuyo nombre desconocía, que conocí a través de Sally y Sarita. Con él, y entre el rugido de las olas del mar, otra chica se acercó para afirmarme que era muy parecido a un amigo suyo, y para asestarme una fulminante pregunta que cambiaría el transcurso de mi historia, un "¿Eres gay?" de inocente mirada. En ese momento, todo empezó. Llegué a conocer con mucha más profundidad a esa chica, que no es ni más ni menos que Lara, Alicia... LÍRIKA (es su nombre verdadero, ella misma se ha querido delatar al comentar con su nombre), una persona maravillosa. Más tarde pude poner nombre al rubito, que pasó a ser Rober; también conocí a mi doble en Fuengirola, Chris, y a su novio, Martin, ambos encantadores. Conocí también a Luca, el chico treinteañero, al novio de Rober, y a algunas que otras personas más a las que no he puesto nombre pero que en mi mente se han hecho un lugar.

Todos son geniales. Cada uno de ellos es una joya de incalculable valor. Me di cuenta de cuánta suerte tengo al haberlos conocido. Son un grupo perfecto, muy compenetrado, "todos para uno, y uno para todos". Son una piña, una sola entidad, siempre piensan en los demás, pero no por ello han de atosigarse mutuamente: cada uno tiene su vida particular, solo que la une con los demás durante los fines de semana. Y, sorprendentemente, yo soy soy parte de ellos. Soy del grupo, uno más. Y como tal, me tratan bien. De eso es de lo que más me maravillo. De cómo se comportan conmigo. Por primera vez en mi vida, sé que hay un abrazo guardado para darme calor si lo necesito. Sé que me prestan atención, me siento protegido entre ellos. Saben dar un poco de cariño a los demás, a pesar de tener a sus novios, cosa que en muchos casos, como con mis compañeros de clase, no hacen: por ejemplo, Kitty se olvida de mi existencia cuando está con su novio, al igual que Lea o Lola, comportamiento que me parece bien, pero que es mejor si las pareja no les eclipsan del todo.

Ayer estuvimos los anteriormente citados, menos Luca, en el parque. Más tarde llegó él, acompañado de otra persona: era su novio, un chico guapo y divertido de Barcelona. Causó mucha sorpresa porque en raras ocasiones había venido aquí, casualmente, la anterior fue el primer día en el que me reuní con ellos en el parque, alrededor de Septiembre, y aun así se acordaba de mí. Luca, cómo no, estaba radiante, al tener a su novio cerca después de meses y meses separados, a pesar de que estaría solo varios días. Esa circunstancia, en otro momento, me habría hecho sentirme mal, al estar rodeado de parejas, pero no, no ocurrió. No ocurrió porque de verdad me alegro por ellos, me encantó ver a Luca feliz al poder demostrar su cariño con su novio. Y, es más, esa felicidad era contagiosa, compartía el cariño con todo el mundo. Por ejemplo, conmigo, mientras cenábamos tacos sentados en un banco, me acariciaba el cuello con los dedos mientras yo me apretujaba contra Lírika, pues yo tenía frío y ella siempre está muy calentita. Ese simple hecho, el de una caricia, significó mucho para mí. Ya véis, una tontería, pero que me ayudó mucho. Me hizo ver que no estoy solo, pues también habría caricias para mí, caricias que eGeo me dió y me dará. Tan solo he de esperar, para estar igual de feliz que Luca. Ser paciente, y aprovechar el tiempo. 

Lírika, para mí como para muchos, es especial. Tan sólo basta tenderle una mirada para que perciba cómo me siento. Entonces me abraza y me llama "estúpido", cosa que, paradójicamente, me reconforta. Porque sí, porque soy un estúpido que se amarga por estupideces. No sirve de nada lamentarse por no tener al novio aquí. En cambio, sí que sirve de mucho disfrutar todo el tiempo que pueda con mis verdaderos amigos, tiempo que de otra forma perdería amargándome. Se me olvidó que hay más cosas aparte de eGeo en el mundo, y anoche lo recordé. Por supuesto, no renunciaré a él, simplemente he de mantener mi mente en otras cosas, aprovechar lo que me da la vida ahora. Tengo amigos, así que le voy a sacar el máximo partido a ello. Durante muchos meses, serán muy importantes para mí, luego, en Septiembre, cuando esté con eGeo, pasarán, lógicamente, a un segundo plano; pero algo es seguro: nunca, nunca los olvidaré. 

Son especiales. Son únicos. Son diferentes. ¡Son como yo! Y por ello mismo, cuando estoy entre ellos estoy cómodo, puedo permitirme ser como verdaderamente soy, sin adivitos. Algo callado, vale, eso siempre, pero ya sin ese miedo a hacer el ridículo, ese "qué dirán o pensarán", esa actuación para aparentar mejor o distinto. Soy yo. Por eso son tan valiosos para mí. Porque, más que haberlos buscado, ellos me han encontrado a mí, se han interesado por este pobre chico que no pinta en ningún sitio, le han dado importancia, me han dado una oportunidad de ser yo. Algo así nunca lo había sentido antes. Qué afortunado soy, qué afortunado.

Esa caricia me demostró que todo llega. Los amigos que de pequeño había añorado, que necesitaba, aquí están, han aparecido sin comerlo ni beberlo. Ya llegará mi amor también. O, lo más seguro, iré directamente a buscarlo: ya vendrá el momento de actuar.

¡Un besazo a todos!


PD: En la foto, los protagonistas de Friends, una de las mejores series de la historia.

13 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
alben dijo...

Espero que no te hayas molestado en leer enteros los comentarios anteriores, ni caso.

Te entiendo perfectamente, yo cuando voy a Madrid me siento genial con mis amigos(también ayuda que sean gays jajaja), pero reconozco esa sensación de casi miedo a hablar delante de la gente, o aparentar el tener otra personalidad... Todos llegamos tarde o temprano a sentirnos a gusto y encontrar a los nuestros ^^ Hace un año no habría creído posible tener amigos en Madrid como los tengo, y poder ser como soy. Afortunadamente, al hacernos mayores podemos elegir cómo y con quiénes queremos estar!

Un beso! Adiós!

Arminius Advocatus dijo...

Muchas opciones tenemos, amigo Gato, amigo Alben y estimados Anónimos Logroñeses:

La decisión de dos chicos, en dos extremos de un país, de enamorarse, corresponde a ellos, y a nadie más.

La relación se alimenta de besos, caricias, te-amos, noches y días de pasión sexual desmedida, y mucha comunicación. Ha habido besos, caricias y pasión como para nueve meses de ausencia, cientos de horas de comunicación, y un sinfín de te-amos. Me puedo jugar la cabellera que ha sido así.

La distancia mata una relación de simple pasión. Esto va un poco más allá: Cada minuto que pasa, la Vida presenta una prueba a eGeo y a Gato, la cual, una vez superada, revelará cuán felices son en realidad.

Gato no hace a eGeo feliz, como tampoco eGeo hace feliz a Gato: Ellos no pueden dar algo que no poseen. Son felices, y comparten esa felicidad, aunque sea a varios cientos de kilómetros. Al momento de unirse de nuevo, sinceramente espero que unos fuegos artificiales también les aparezcan en el cielo, jeje.

Del mismo modo que no hay un camino para la paz, el amor es el camino, y poco a poco ellos lo han ido entendiendo.

Puede ser que ocurran cien mil cosas a partir de este momento; pero eso depende tan solo de las decisiones que ellos tomen, de los riesgos que se atrevan a correr, y de la firmeza de su determinación para concluir lo que iniciaron. Eso se llama disciplina.

Quien espera el amor sentadito en la puerta, ahí se va a quedar mirando a todas las parejitas felices al pasar, incluyendo a este estulticio jurisconsulto y al Ángel de su Camino. Si deseas el amor, no lo busques: Encuéntralo... Y sobre todo, no te lamentes, ni codicies la felicidad de los demás. Aprende a ser feliz, siendo feliz tú mismo, amándote a ti mismo, y reflejando esos sentimientos hacia el resto del mundo... Puede que entonces la Vida haga aparecer de la nada a ese chico/chica tan especial, con quien compartirás tus días.

Desear el mal a otros, nada beneficioso te traerá. Deséales lo mejor, y que ellos mismos se encarguen de afirmar el edificio en los cimientos, o destruir lo que juntos han creado.

¡De verdad hay gente envidiosa! Y sinceramente, lamento haber escrito tanto. Pero valgan estas líneas para desearles a ustedes, eGeo y Gato, éxito en la empresa que están realizando, que es bastante poco usual, como le dije al homónimo marino hace algunas horas.

¡Ya con esta me despido, compadre! Un abrazo y dos besos virtuales, y mucha suerte, desde Puebla de los Ángeles al otro lado del mar ;)

--Arminius.

damian dijo...

muy de acuerod ocn arminius el pinguino mayor, es cosa de ustedes no hagas caso, suerte gato

eGeo dijo...

Jajajaaaaaa! qué bueno lo del anónimo :) Cada mes viene uno diferente (o igual es el mismo)!!!!!!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gato dijo...

Ya sí, me he visto obligado a borrarlo los comentarios agresivos.
A parte de los tres primeros, el gilipollas de turno se ha pasado de la raya. Creo ya saber quién es, alguien sin escrúpulos y con una vida tan aburrida como para ir juzgando a los demás y metiéndose donde no le llaman, simplemente por el afán de joder bajo una apariencia que aparenta ser amable y bienintencionado.

A los demás comentarios, gracias por todo, en especial a Arminius, me ha servido de mucho lo que dices.

Sobre los primeros comentarios, ya sabía yo que eGeo tenía una cuenta ahí, pero si alguien se entretiene en leer bien, verá que lo hizo cuando tenía 15 años. Hasta yo tengo cuentas en Chueca, y en Badoo, y en algunos sitios más, y no por ello significa nada. Simplemente son, como dije, ganas de meterse en una relación para fastidiarla.

Jimbito dijo...

holaa!!
OMG! me parece flipande que despues de leer tanto y tanto sobre ti sea la primera vez que me paso por tu blog xD

me gustaria decirte que te entiendo y que a mi me pasa lo mismo... pero no es asi yo nunca he tenido problemas para socializar ni para encajar pero es verdad, los pequeños gestos son los que mas demuestran el cariño :D

que ganas de estar con eGeo noo? xDD

MUACK!
LOL
XOXO

Verónica (peke) dijo...

Coincido contigo que la serie FRIENDS es la mejor serie de la historia de comedia.
Respecto al post esta genial y no te preocupes por los comentarios ajenos ofensivos, debe ser que su vida es tan sumamente vacia que no tiene otra cosa que hacer que jorobar a los demas... uno de esos lo tube en mi blog, pero era una...

besotes de esta peke.

pd: te espero por mi rincon con una buena taza de cafe caliente, si gustas...

Peace-for-ever dijo...

Està claro que el mundo no se acaba en la pareja de uno. El grupo que has descrito me parece fantástico y me parece que a partir de setiembre, cuando tengas cerca a tu eGeo, serás tú el que podrás aportar a él (al grupo, se entiende) tanto cariño como has recibido.

Un abrazo,

Josep

Gato dijo...

Jimbito: Pues sí, yo también había oído hablar mucho de ti, y pocas veces me he pasado por tu blog :P Espero que vuelvas por aquí, yo lo haré por el tuyo ^^

Verónika: Bienvenida a este blog, me he pasado por tu rincón, y es muy reconfortante!. Un beso!

Peace-for-ever: Eso seguro... voy a devolver a cada persona cada gramito de felicidad que me han aportado, pero multiplicado por mil. En parte, es una suerte que no sean muchas personas las que me hayan querido hacer feliz, porque así tengo menos que devolver! :P Otro abrazo.