domingo, 12 de octubre de 2008

Manos a la obra.


Antes de nada, mil disculpas. 

Ayer estuve todo el día en casa del mijeño, como dije, pero me vine a las 7 y media de la tarde. Me aburrí allí, quizás porque de repente no hubo nadie interesante. Bueno, si... estuvieron Lea, el novio, Marcos, Azul, otro chico, y el mijeño, por supuesto. Con todos hablé... pero con quien me interesaba a mi, Lea, esa chica con la que tenía tanta relación... pues apenas cruzamos dos palabras. 

Estaba flipándolo... osea... ¿ella, que sabe TODO lo que me ha pasado, lo que he sufrido durante años, y que encontrado a un chico, me he enamorado, he ido a verlo a Logroño... joder, que he hecho 130 km sólo para verlo, me parece que eso no lo hace mucha gente, y el que lo haga es por un motivo muy fuerte como el mío... y ni me pregunta que cómo me ha ido con él, ni siquiera el viaje? Sigo fliplando. Al igual con Kitty... el jueves, después de un día agotador que ya os contaré, me llamó a la noche despertándome sólo para que la consolase durante 15 minutos, para luego soltarme un "¿Bueno, y tu que tal?", y colgarme a los pocos minutos. Vaya amigas... se supone que me conocen, que saben lo que he pasado y lo bien que puedo estar ahora... antes pensaba que no querían estar conmigo cuando yo estaba mal, porque se cansaban... pero es que ahora veo que ni en mi mejor momento quieren acercarse a mi, ni se alegran por mi felicidad. ¿Menuda amistad, no creéis?

Bueh, estoy un poquito cabreado por ello... y por varias cosas que pasaron ayer, sin importancia. Pobre eGeo, que tuvo que soportar mis borderías al teléfono... no te voy a pedir perdón, porque dirías que no hay nada que perdonar... así que te diré que lo lamento.

En casa del mijeño, guay con los demás. Hablé mucho, se me notaba que estaba feliz, por una vez me veía yo un poco más en el centro, íntegramente dentro del grupo. Hice el payaso, me reí, y se rieron conmigo... no estuvo tan mal si olvidamos el pasotismo de Lea respecto a lo que me pasó. Pero me aburrí, y me volví pronto, en el bus de las 7 y media, los demás se quedaron allí a dormir. Volví, hablé con el treinteañero, quedé con él a las 10, hablé con eGeo, Milú se enfadó conmigo porque no le hablaba... y mis padres también pusieron muchas pegas a lo de salir, pues no sabían ni con quién iba, ni nada... Me agobié muchísimo. Pero menos mal que el agobio se esfumó cuando entré en el Recinto Ferial... buscando a los otros, a Lara, a Chris y su novio, al rubito, a todos... ¡lo pasé realmente bien entre ellos!. Tuve que volver a las 12 y media, porque a mi padre se le metió entre ceja y ceja que así debía de ser... supongo que lo coaccionó mi madre, porque en todo el día no había estado con ellos y les quedó cierto resquemor... en fin, espero que se les pase pronto, porque quiero salir esta noche otra vez, más tarde. 

Y ahora, a escribir lo mío, lo que todos andaban esperando. Espero hacerlo lo mejor posible... me guiaré por lo escrito con eGeo, aunque corregiré algunas cosas y añadiré varias más...

¡¡¡¡Un besazo a todos!!!!!

PD: La imagen corresponde a los protagonistas de una serie española, Manos a la obra, de hace muuchos años... a mi la verdad es que nunca me gustó...

1 comentario:

bo tare dijo...

Tiene toda la pinta de ser envidia eso que hablas de tus amigas. Es normal que estes cabreado por ello, aún supongo que sean bastante incoscientes y hagan las cosas al tun tun, pensando en lo mejor que pueden hacer en el momento, sin complicaciones. Si pensasen en frio se darian cuenta de lo que hay, pero es dificil que haya un momento en el que paren a pensar en frio, así que amigo, a apaciguar te toca. Bueno, al menos acabaste bien la noche, cojonudo. Vengaaaaa, un abrazo!